lunes, 30 de abril de 2012

El anuncio de los lunes


Este anuncio tiene dos partes bien diferenciadas. En la primera, un perro que hace de todo para poder volver a ver el nuevo estilo del Escarabajo de Volkswagen. La segunda, nos recuerda al anuncio, de la misma marca, en el que un niño se convertía en Darth Vader.  

domingo, 29 de abril de 2012

Roberto Martínez


Había decidido no escribir nada hoy en el blog cuando he abierto el correo. Iñaki, el director de Gaztelueta me comunica “con profunda tristeza que esta noche después de la cena ha fallecido Roberto Martínez de un fulminante ataque al corazón".
Sé pocas cosas de Roberto; sólo he convivido algunas horas con él cada vez que voy a mi tierra para visitar a mi madre. Era uno de los profesores jóvenes del colegio, hombre silencioso y discreto. Hoy todos los asistentes al curso de retiro lo hemos encomendado al Señor.

sábado, 28 de abril de 2012

Nieva




A punto de empezar el mes de mayo, nieva con intensidad sobre Riaza y las flores se apagan.
La nieve invita al silencio. Los pájaros han dejado de cantar y se esconden sin hacer ruido; la brisa desaparece; toda la naturaleza calla.
Ojalá Dios ponga en mis labios palabras nacidas del silencio. Ojalá caigan mansamente, como la nieve, y cuajen sin alboroto en el alma de cada uno. También en la mía.

Los mártires de Nigeria


José Antonio García-Prieto me envía esta terrible fotografía y me pide que la difunda. Es el testimonio gráfico del exterminio de cristianos que está teniendo lugar ahora mismo en Nigeria.
Como sabéis, he comenzado a predicar un curso de retiro en Riaza y me he propuesto dedicar pocos minutos al blog.
Comentar esta foto y el silencio clamoroso de los grandes medios de comunicación me llevaría la mañana entera. En este caso sí que es cierto que una imagen vale más que mil palabras.
Al parecer facebook ha rechazado esta fotografía por inadecuada y pornográfica. Recemos por los asesinos y a sus encubridores, encomendémonos a los mártires y luchemos por dar a conocer este escalofriante genocidio.



viernes, 27 de abril de 2012

Vuelvo a Riaza



La operación salida me afecta de lleno. Dentro de una hora salgo de Madrid camino de Riaza. Tengo que predicar un curso de retiro: una forma estupenda de pasar el puente, dicho sea sin la menor ironía.

El cerdo y las galletas

Y luego dicen que las galletas engordan...



jueves, 26 de abril de 2012

Día mundial del desodorante



Recuerdo haber escrito algo sobre los “días mundiales” dedicados al libro, a la nefritis, a la mujer trabajadora o a la caspa seborreica. Pregunté entonces a Google, nuestro oráculo en la red, cuántas jornadas se dedican al año a diversas causas más o menos nobles, y descubrí que hay más días con etiqueta que fechas del calendario.
Sin embargo, esta mañana, al salir del abarrotado ascensor del parking, he comprendido que aún no está completa la lista. Habría que establecer, por lo menos, un día mundial del desodorante o incluso una semana.  Se lo he comentado a Kloster (que, por cierto, está feliz con la victoria del Bayer de Munich) y me ha mirado con gesto de reproche. 
─Te recuerdo, colega, que los desodorantes  en espray dañan la capa de ozono. Por eso los españoles no los usan. Gracias a la altísima conciencia ecológica que de los hispanos los pingüinos de la Antártida se conservan sanos y lustrosos.
─Ya. Eso me tranquiliza una barbaridad. Oye, ¿y un día mundial sin chandal?
 
 

La maldición de la décima




Beethoven, Bruckner, Dvorak, Schubert y otros grandes compositores murieron después de concluir su 9ª sinfonía. Nunca lograron escribir la décima. 
Mahler intento burlar esta maldición y a su 9ª sinfonía la llamó "La canción de la tierra". A continuación se dispuso a componer otra 9ª. Al poco de terminarla, pensó que la superstición estaba vencida y se lanzó a por la décima. No pudo concluirla.
La orquesta sinfónica del real Madrid sigue buscando en vano su décima copa de Europa. 

miércoles, 25 de abril de 2012

El presidente de Chile defiende la vida




De acuerdo, esto es muy largo y he estado a punto de hacer unos pocos recortes; pero, al fin, me he decidido a reproducirlo entero. Se trata de una intervención del Sebastián Piñera, Presidente de la República de Chile, en defensa de la vida humana y en contra de la legalización del aborto. Vale la pena leerlo y aplaudirlo.

No es corriente, por desgracia, que un jefe de Estado hable con tanta claridad sobre este asunto.


He seguido con mucha atención el debate sobre el aborto, luego que la Comisión de Salud del Senado aprobara tres proyectos de ley, tendientes a despenalizarlo, bajo ciertas circunstancias.
Antes de expresar mi posición respecto del fondo, creo útil y necesario hacer dos consideraciones de forma.  La primera, es que este es un debate legítimo y necesario en una sociedad democrática y plural como la nuestra.  La segunda, es que no debemos plantear este debate presumiendo mala fe o descalificando al contendor, sino argumentando, con respeto y seriedad, en base a principios, convicciones y la búsqueda del bien común.
Respecto al fondo, como todo el país sabe, soy contrario a la legalización del aborto por múltiples razones y de diversa naturaleza.  Me asiste la tranquilidad de ser ésta una posición que he mantenido en público y en privado, durante toda mi vida, incluido el período en que fui Senador, dos veces candidato a la Presidencia, y así quedó consignado en los respectivos programas presidenciales, y que hoy ratifico como Presidente de la República.
Esta firme y clara posición se sustenta en argumentos de distinta naturaleza.  Primero, de carácter jurídico.  Nuestra Constitución Política asegura a todas las personas el derecho a la vida. Y tanto la Corte Suprema como el Tribunal Constitucional han fallado invariablemente que, de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, el niño por nacer (nasciturus) es también una persona, cuya vida debe ser protegida. Y por si esto fuera poco, la propia Constitución le encarga al legislador la adopción de las medidas necesarias para “proteger la vida del que está por nacer”.
La segunda razón es de orden práctico.  En la duda siempre es mejor optar por la vida.  Porque aún si no tuviéramos certeza respecto del tratamiento jurídico que ha de darse a una vida humana en gestación, lo correcto y sabio es asumir una posición humilde y optar por aquella que sea más favorable a la protección y desarrollo de esa vida. Tratándose de cuestiones que involucran la vida o la dignidad humana, en consecuencia, más vale ser prudentes que proceder de manera apresurada.
La tercera razón es que no se trata de una decisión que competa solamente a la madre o a los padres del niño que está por nacer.  Está involucrado también la vida de un ser nuevo, único, irrepetible y distinto a sus padres, cuya vida debe ser defendida con mayor fuerza, precisamente por su condición de plena inocencia e indefensión.
La cuarta razón es de orden religioso.  Como cristiano creo en la vida como un don de Dios.  Sólo él tiene el poder para dar la vida y el derecho a quitarla.  Por eso, soy partidario de proteger la vida y dignidad humana desde su concepción hasta la muerte natural.  Y, por lo mismo, soy también contrario a la eutanasia y la pena de muerte.
Sin perjuicio de ello, estoy consciente que este argumento de naturaleza religiosa, por sí solo, no es suficiente para justificar una prohibición estatal absoluta del aborto en nuestro país.  Entre otras razones, porque no tiene sentido debatir en la esfera pública desde convicciones puramente religiosas, que no son susceptibles de ser deliberadas, ni pueden ni deben quedar sujetas a las reglas de mayorías, propias de un sistema democrático.
Buena parte de la discusión de estos días se ha centrado en el que es, sin duda, el caso más dramático al que una madre embarazada puede verse enfrentada: tener que decidir si realizarse o no un tratamiento médico, que le permitiría salvar su vida, pero a costa de poner en riesgo la del hijo o hija que lleva en su vientre.  Afortunadamente, los avances de la ciencia y la medicina han hecho que la posibilidad de una colisión ineludible entre estas dos vidas sea altamente improbable. Pero aun así, no estamos en condiciones de descartar que situaciones como ésta puedan producirse. Para estos casos excepcionales y extremos, no cabe duda que tanto nuestro ordenamiento jurídico como los protocolos médicos autorizan a intervenir, quirúrgica o terapéuticamente, para salvar a la madre si así ella lo decide, aun cuando, como efecto no deseado ni buscado, dicha intervención pudiere poner en riesgo la vida del hijo. En pocas palabras, si la madre opta por realizarse el tratamiento que le salvará su vida pero no la de su hijo, no estaríamos frente a un caso de aborto.  De la misma manera que si decide optar por la vida de su hijo y arriesgar o sacrificar la suya propia, decisión que debe respetarse, no estaría cometiendo suicidio. Se trata de una decisión sin duda desgarradora, frente a la cual la sociedad puede y debe acompañar y dar apoyo a la familia afectada, pero en ningún caso juzgarla ni, menos aún, condenarla.
Por otra parte, los argumentos en favor del aborto eugenésico, que es el que se propugna para situaciones de inviabilidad o malformaciones del feto, y del que ha sido denominado aborto ético-social, que permitiría poner término a un embarazo que ha sido consecuencia de una violación, son incorrectos puesto que supondrían atribuirnos el derecho a clasificar a seres humanos en superiores –aquellos que merecen vivir- e inferiores –aquellos que no merecen vivir-, y además, condenar a muerte a seres absolutamente indefensos e inocentes de las circunstancias de su concepción.
Pero no basta simplemente con oponerse al aborto aunque sea con muy buenas razones.  No sabemos con certeza cuántos abortos provocados se realizan cada año en Chile, entre otras razones, porque se trata de una conducta ilícita, por lo que la inmensa mayoría de quienes lo realizan lo hacen de manera clandestina y secreta para evitar ser objetos de una sanción penal. Pero sí sabemos que, lamentablemente, no se trata de una práctica aislada en nuestro país, sino que su número se contaría, en el mejor de los casos, en decenas de miles cada año. Es decir, estamos frente a una situación dramática, no sólo para esos miles de niños que nunca llegarán a nacer, sino también para su madre, su familia y la sociedad toda.
En consecuencia, debemos intentar desentrañar sus causas profundas, comprender mejor sus consecuencias e implementar mejores políticas para prevenir los abortos y los embarazos no deseados.  Este ha sido un compromiso central de nuestro Gobierno, a través de múltiples políticas públicas, entre las que quisiera destacar:  primero, la ampliación del postnatal de tres a seis meses y la ampliación de su cobertura, de una de cada tres, a la totalidad de las mujeres trabajadoras en edad fértil, beneficiando así, potencialmente, a dos y medio millones de mujeres chilenas.  De esta forma pretendemos que la maternidad nunca sea un obstáculo para acceder a un trabajo, ni el trabajo un obstáculo para ser madre.
Segundo, el programa de maternidad vulnerable, que desarrolla el Sernam, y que ya ha beneficiado a más de 55 mil mujeres.  Este programa que incluye a sicólogos, abogados, sociólogos y asistentes sociales, presta atenciones presenciales y en línea a mujeres con problemas relacionados con el embarazo o la maternidad, tales como acceso al pre y post natal, depresión pre y post parto, embarazos no deseados, duelo por pérdida de un hijo, problemas de pensión de alimentos, tuiciones, etc.
Y tercero, el programa del Sernam orientado a las madres adolescentes, que atiende a miles de mujeres en materia de reinserción educacional y laboral, cuidado de niños, prevención de nuevos embarazos no deseados, etc.
Estos programas son especialmente útiles y necesarios porque estoy seguro que ninguna madre que recurre al aborto, lo hace sin un profundo desgarro interior y la mayoría de las veces impulsada por un sentimiento de angustia y abandono.  Detrás de esta acción muchas veces se esconde la desesperación, el desamparo y la incomprensión de la sociedad, y muchas veces también de su familia, lo que la hace sentirse incapaz o imposibilitada de llevar a feliz término su embarazo.
Algunos esgrimen que Chile sería un país menos moderno y civilizado por no imitar lo que han hecho otras naciones supuestamente más desarrolladas, donde el aborto no sólo es legal sino ampliamente aceptado. Pero están equivocados. Olvidan que Chile tiene una tradición más que centenaria de protección de derechos fundamentales. Que fuimos uno de los primeros países del mundo en establecer la libertad de vientres y prohibir la esclavitud.  Y que precisamente la forma como una sociedad trata a sus miembros más débiles -los adultos mayores, los enfermos, los más pobres, los que sufren alguna discapacidad y  los niños que están por nacer-  dice mucho más sobre el grado de su civilización que su riqueza material, o la altura de sus edificios, o la calidad de su infraestructura o su poderío militar.

martes, 24 de abril de 2012

Aforismos ambiguos para el día del libro



  • No hay libro tan malo que no tenga algo bueno (Cervantes).
  • No hay libro tan bueno que no tenga algo malo (Kloster).
  • Era un escritor con una gran imaginación: Imaginaba que todos sus libros se venderían. (José O. Caldas)
  • Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros (Marco Tulio Cicerón).
  • Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros (René Descartes).
  • La enorme proliferación de libros, de todas las ramas del conocimiento, es uno de los mayores males de nuestra época. (Edgar Allan Poe)
  • Un libro hermosamente presentado es un frasco de perfume cargado de promesas. ¿Quién resistirá la tentación de destaparlo? (Hellen. K. Bristol)
  • Eso. Hagamos un “día del frasco” (Kloster).
  • Leyó un libro sobre la salud y falleció por culpa de una errata (Kloster).
  • La humanidad progresa. Hoy solamente quema mis libros; siglos atrás me hubieran quemado a mí. (Sigmund Freud).
  • Los libros nos dan consejos que no se atreverían a darnos nuestros amigos. (Numa Pompilio)
  • Los mejores libros son aquellos que quienes los leen creen que también ellos pudieron haberlos escrito. (Blaise Pascal)
  • Lee primero los buenos libros; lo más seguro es que no alcances a leerlos todos (Henry David Thoreau)


lunes, 23 de abril de 2012

Carta de José Manuel Machimbarrena



José Manuel tras su liberación


Dr. Jose Manuel Machimbarrena
Niger Foundation Hospital. 
Enugu, 21 de abril de 2012
 
Queridos amigos en España:
 
He conocido a mi regreso a la vida normal que el hecho de mi secuestro llegó no solo al conocimiento de mi familia, sino que apareció en las noticias de los periódicos. Hoy he recibido numerosos contactos para preguntarme cómo estoy, desde Madrid, San Sebastián, Cartagena, etc. Realmente los aprecio mucho, pero no me veo ahora mismo con la energía necesaria para contestar, ni siquiera a una entrevista corta. Lo siento. La verdad es que prefiero no hablar ahora de los días pasados, en los que siempre tuve paz, sostenido por la oración de tantos amigos y amigas. Sin embargo, pienso que unas letras mías hoy, confirmarán a todos los que me conocéis y estáis enterados de mi secuestro de la realidad de que, gracias a Dios, estoy vivo, como antes...y con la experiencia de no haberme cambiado de ropa en dos semanas.
Como sabéis me entusiasma mi profesión de médico. De hecho ante la posibilidad de venir a Nigeria para ejercitarla, me dí cuenta de que quizás podría echar una mano a mis colegas trabajando en este país, que realmente necesita mucha atención médica. A ésto me he dedicado por más de 30 años, trabajando en varios ambientes de esta nación y en distintos hospitales, donde he conocido a tanta gente valiosa, admirable y necesitada. Vale la pena tratar de hacer aquí la mejor medicina posible, dentro de los medios de que disponemos.
Estoy, al mismo tiempo, muy agradecido a todos mis amigos que han sufrido conmigo estos días, que han ayudado todo lo posible -según me dicen- para que hoy pueda escribir estas letras... La verdad es que -como aprendí de S. Josemaría Escrivá- considero a estos secuestradores como gente que ha crecido en un ambiente en el que no conocieron la fraternidad y caridad cristianas o, simplemente, que ha perdido una característica esencial de la cultura nigeriana: el respeto mutuo y la solidaridad. Es una pena. Me parece que, por ésta razón, hace falta trabajar mucho aquí para que estos valores crezcan. Me parece que la profesión médica puede seguir haciendo mucho.
No quiero alargarme más. Muchas gracias a todos por vuestro cariño y apoyo.
Joe


23 de abril, día del libro


El anuncio de los lunes

Y aquí, ¿de qué se hace publicidad? ¿De los juegos olímpicos de Londres o del oficio más rentable del mundo y menos remunerado? 
 


domingo, 22 de abril de 2012

La boda de Amalia




Las fotografías fueron de Pilar Alfonso 
Amalia Fontán y Santiago Bernal contrajeron matrimonio ayer sábado a las 12 del mediodía en la Parroquia de San Pablo de la Cruz. Al término de la ceremonia nos trasladamos al Palacio de Aldovea, en las afueras de Madrid, donde tuvo lugar...
―¿Qué te ocurre, colega? Pareces un redactor de sociedad del ABC. 
―¿Y tú qué dirías, inefable Kloster?
―Que nos lo pasamos en grande desde el principio hasta el final. Y eso que tú te fuiste antes con el burdo pretexto de que tenías un bautizo a media tarde. Asistieron cerca de 400 invitados, y, después de una sencilla ceremonia, en la que el predicador consiguió que se riera incluso el padre de la novia...
―...se nos mareó un poco la madrina…
―No te culpes, colega. No fue por el sermón. Fue un pequeño lunar que debe aparecer en toda ceremonia que se precie, para que resulte inolvidable.
―¿Y qué opinas de la novia, querido Kloster?
―Para que la descripción se aproxime ligeramente a la realidad, debería sacar de mi archivo todos los adjetivos encomiásticos que guardo y sacarles brillo. La mejor forma de verla era descubrirla en la mirada de Santi.
―Eres un cursi, Kloster. Nunca lo habría sospechado.

Los goles del "Clásico"

Este vídeo debe ser visto con respeto y sin triunfalismos. La semana que viene el Real perderá en San Mamés y todo volverá a la normalidad.  
Ahora resulta que "mediapró" nos ha bloqueado el vídeo. Aquí tenéis otro mejor: es inútil tratar de poner puertas al campo.


Otra vez ha desaparecido. Tercer intento.


Cuarto y último. Con éste no podrán.








Se retrasa la edad de la jubilación...

 ...y claro, pasa lo que pasa:

sábado, 21 de abril de 2012

José Manuel ya está en casa


Al fin fue liberado. Gracias a Dios. No tengo más datos que los que podéis leer aquí

viernes, 20 de abril de 2012

Por si acaso


Pasado  mañana recibe el Sacramento de la Confirmación y está dispuesto a todo.
─¿A todo?
─Sí; a ser cristiano a tope.
Por un momento he estado a punto de decirle: “mira, no te hagas ilusiones, que te conozco…" Pero he contenido a tiempo el ataque de escepticismo.
─Estupendo. Lo importante es que empieces ahora mismo. No hace falta esperar dos días para cumplir esos propósitos.
Me mira con gesto de remordimiento preventivo.
─Es que esta noche salgo. 
─Ya.
─Pero el domingo puedo confesarme antes de la misa, ¿verdad?
Omito mi respuesta por razones obvias.

jueves, 19 de abril de 2012

El finde viene fino

Monasterio de las Descalzas reales 
Mañana celebraré el funeral de un viejo amigo que, al fin, ha muerto muy cerca de Dios. Él dejó escrito en su testamento que no quería funerales ni oraciones; pero desde que lo redactó hasta su muerte pasaron muchas cosas y todas buenas. Tendremos una Misa con la familia.
Una hora más tarde, he sido convocado en el Club Zayas para hablar sobre Jesucristo a un grupo de mujeres. La culpa es de María, a quien nunca he sabido decir que no. Sólo tengo dos problemas: cómo empezar y cómo terminar.
Pasado mañana, boda de Amalia y Santi. Conozco a Amalia desde que vino al cole con tres años y dos coletas a babor y estribor de una carita redonda como un flan. Ahora es una joven profesional de éxito, residente en Londres, a quien tampoco sé negar nada. A Santi lo conocí hace poco y me pareció un tipo de una pieza y con toda la barba.
Por la tarde, en la Iglesia de los Carmelitas de Ayala, bautizo de mi super sobrino-nieto Mateo. A lo mejor hacemos un bautizo bilingüe en honor de los padrinos, que llegan de América.
Y el domingo...: por la mañana visita a un enfermo que, según me dicen, no quiere saber nada de los curas. Me dice su hija que a lo mejor me tira algo a la cabeza. La experiencia demuestra que no suele ser necesario llevar casco. Con un buen abrazo se arregla casi todo. Rezádmelo, porfa.
Por la tarde, Misa de acción de gracias en el 25º aniversario de sor María Almudena, de la que hablé ayer. Hoy está de retiro (un retiro en el retiro de la clausura) para preparar mejor la fiesta.
Que sí, Jaime: es grande ser cura. Ya lo verás.



Jaime se ordena sacerdote


Esta es la invitación que nos manda a todos los pasajeros del globo. Se llama Jaime López Peñalba y se declara "fan" de esta página y especialmente de las entradas que llevan como etiqueta "es grande ser cura". Me pide oraciones y yo os traslado la petición a vosotros.
Recemos todos para que sea un gran cura: piadoso, alegre, trabajador, abnegado en su tarea, con sentido sobrenatural y sentido del humor.

miércoles, 18 de abril de 2012

Carta a una monja de clausura




 Si no me equivoco, Beatriz es la cuarta empezando por la izquierda
Querida sor María Almudena del Espíritu Santo:
Te llamo así, porque éste es el nombre que elegiste hace veintisiete o veintiocho años al ingresar como novicia en el Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. Antes de ese día eras simplemente Beatriz, “Bea” para los amigos.
Sabes muy bien que ya no se llevan nombres tan largos. Entre las de tu edad tampoco. Ahora las chicas tienden a acortárselo hasta el límite, quizá para que haga juego con la falda. En el centro de bachillerato donde trabajo proliferan las “Beas”, “Chuses”, “Matis” y “Pes”.  En tu monasterio, en cambio, no te llamarán “Almu”; tenéis tiempo de sobra para decir el nombre completo.
Por cierto, no sé por qué vía te llegará esta carta. Me parece que en la clausura no se recibe prensa escrita y tampoco estáis enganchadas a la red. Así que lo más probable es que te la lleve alguno de tus infinitos sobrinos.
Me viene ahora a la memoria una visita que hice al monasterio, poco después del primer viaje apostólico de Juan Pablo II a España. Me parece que tú aún no habías ingresado en la orden. 
Recuerdo que hablamos del encuentro que tuvo el Santo Padre en Ávila con monjas de clausura de toda la Península. La superiora nos dijo entonces que ellas no habían asistido a esa reunión. Les había costado mucho renunciar a ella, pero la comunidad en pleno decidió ofrecer al Señor el sacrificio de permanecer en el Monasterio para pedir por los frutos del viaje del Papa.
Pero volvamos a tu historia.
Cuando te conocí en el club Roca, un centro de bachilleres dirigido por el Opus Dei, eras una chiquilla morena con cara de lista. Tenías quince años y no te diferenciabas mucho de las demás salvo en una cosa: no querías llevar pendientes. Eras la pequeña de 10 hermanos, estudiabas 1º de BUP con buenas notas y acababa de fallecer tu padre.
Lo de los pendientes no me pareció un asunto grave; pero fue el punto de partida de una serie de conversaciones que ya ves hasta dónde nos llevó. Tú pensabas que Dios te llamaba a  una entrega singular. Querías apartarte del mundo e ingresar en una orden contemplativa de clausura.
Te tomé en serio desde el primer día. Eras una niña, desde luego, y debía asegurarme de que tu propósito no era una especie de chaladura de adolescente ni un simple impulso emotivo. Pronto me convencí de que aquello era sobrenatural.
Conocí a tu familia. Comprobé entonces que no sólo eras la pequeña: Rosalía, la penúltima hermana, ¡te llevaba 8 años! Eras la pequeñísima. Y cuando me reuní con ellos para hablar de tu vocación vi con toda claridad hasta qué punto eras la predilecta. Pilar, tu madre, ya tenía varios nietos, incluso mayores que tú. Entre otros, Begoña, que ahora anda por América rodeada de niños.
Yo me preparé muy bien aquella reunión. Supuse que tu madre y tus hermanos pondrían  objeciones a que ingresaran tan joven en una orden religiosa como las clarisas, y pensé varios argumentos más o menos convincentes para tratar de que entendieran el sentido de tu entrega a Dios. No hicieron falta. El mayor de tus hermanos me interrumpió e hizo una sola pregunta:
―¿Cree usted que nuestra hermana tiene vocación religiosa y que esa vocación viene de Dios?
Respondí que sí con una seguridad que en ese momento no sentía.
―Todos podemos equivocarnos ―añadí―; pero la mayor equivocación sería impedirle que dé ese paso.
―Entonces no tenemos más que hablar. Lo dejamos en sus manos. Asegúrese de que está en su sitio y rezaremos todos para que sea fiel.
Han pasado ya 25 años desde tu profesión solemne y me has pedido que participe en la celebración. No faltaré, desde luego.
Para terminar estas líneas se me ocurren muchas consideraciones sobre la generosidad de tus padres, sobre la formación que recibiste desde pequeña y sobre el ciento por uno que Dios te ha dado ya en esta vida como premio a tu fidelidad; pero soy egoísta y pienso sobre todo en que, desde hace 25 años, hay una monja con cara de lista que reza por mí. Y eso me hace fuerte, casi, casi invencible.

El borracho madrugador, Mourinho y el clero


7 de la mañana. En la esquina de mi calle hay un borrachín con una botella de ginebra en la mano.
―Padre, ¿me bendices el agua…?
―¿La que te has bebido ya o la de la botella?
El borrachín se ríe a carcajadas.
―Eres un tío legal. Te invito a una copa.
Uno de los misterios antropológicos aún sin resolver, es por qué la intoxicación etílica, en una primera fase, produce en quien la sufre un movimiento de acercamiento al clero. La particular sintonía que existe entre los borrachos y los curas es asunto que conviene estudiar con seriedad.
―Lo siento, voy a decir misa ahora. ¿Quieres que te encomiende?
No he entendido bien la respuesta. Me parece que ha dicho algo sobre que Mourinho va vestido de cura; pero no me hagáis caso.
 

martes, 17 de abril de 2012

Nuevo aspecto

No empecéis a insultarme tan pronto por el nuevo look del globo. A pesar de lo que opina ese presunto sobrino que dice llamarse Pablo,  creo que la rosa roja y el fondo negro quedan la mar de elegantes. Decidme qué os parece.
Poco a poco iré rectificando el color y tamaño de los textos para adecuarlos a la nueva imagen. También en esto admito sugerencias, incluso de Vila.

Nuevas tecnologías


lunes, 16 de abril de 2012

Absolutistas de lo relativo



Los artículos de Ignacio Sánchez Cámara son siempre certeros y brillantes; pero el que publicó hace un par de días en ABC es, en mi opinión, antológico. Vale la pena leerlo y conservarlo. Aquí lo tenéis.


EL relativismo ejerce una profunda fascinación en nuestro tiempo, aunque tiene el pequeño inconveniente de que es falso. Pero no es posible negar sus aparentes encantos. El relativista, el verdadero, no su frecuente falsificación, es un buen tipo: no es dogmático (si bien tampoco tiene mérito, ya que niega los dogmas), no se siente en posesión de la verdad (tampoco es algo meritorio, ya que, para él, la verdad no existe), es tolerante (virtud de muy menguada jerarquía para él, ya que no la necesita, pues la tolerancia consiste en el respeto hacia quien consideramos que está en el error, y todos estamos en él), es demócrata (aunque deje a la democracia sin fundamento), es, en el buen sentido de la palabra, liberal (aunque deje al propio liberalismo sin justificación y en precario), es dialogante (aunque no sepamos muy bien para qué ha de servir el diálogo si cada quién tiene su propia verdad, eso sí, relativa). En definitiva, es alguien que exhibe virtudes tan recomendables como inútiles y poco meritorias. Pues ¿cómo va a imponer a los demás una verdad en la que no cree?
Su contrafigura es el absolutista. Alguien tan presuntuoso como para creer que es posible acercarse a la posesión de la verdad, que distingue entre el bien y el mal, que defiende, en su caso, la democracia o el liberalismo por los bienes que reportan o por los males que evitan, que entiende el diálogo como medio para alcanzar una verdad preexistente, y que, si es tolerante, renunciará a imponer por la fuerza. Por cierto, ¿por qué el relativista considera que la imposición de ideas por la fuerza es un mal y la democracia un bien? ¿No estará a un paso de dejar de ser relativista? ¿O es relativista ma non troppo?
En estas estamos, cuando llega el Papa y habla de la «dictadura del relativismo». ¿Cómo será posible una dictadura de algo tan inofensivo, amable y liberal? Y sin embargo… ¿No será posible también la dictadura de la mayoría? Mill, Tocqueville y otros advirtieron de esa posibilidad. ¿Tiene razón siempre la mayoría? La verdad no depende del voto. Hume, nada menos que Hume, no precisamente un católico, escribió lo siguiente: «Aun cuando todo el género humano concluyera de forma definitiva que el Sol se mueve y que la Tierra está en reposo, no por esos razonamientos el Sol se movería un ápice de su lugar, y esas conclusiones seguirían siendo falsas y erróneas para siempre». Y Condorcet, tampoco un ferviente católico: «La única fuente de la felicidad pública es conocer la verdad y conformar con ella el orden de la sociedad». En esto, y en muchas cosas más, el cristianismo y la ilustración coinciden. Pues ¿cómo va a ser ilustrado quien niega la existencia de la verdad? Hoy parece, sin embargo, que la negación del conocimiento es la más alta expresión de la sabiduría.
El relativismo es un pésimo remedio contra el fanatismo, la intolerancia y el fundamentalismo, porque no puede sostener, sin grave contradicción, que estos —el fanatismo, la intolerancia y el fundamentalismo— sean graves males. ¿Cómo se las arregla el relativista para condenar la tortura, la miseria o la tiranía? ¿Se tambalearán sus convicciones relativistas (valga la contradicción)? Si la democracia, como Kelsen pretende (y, por cierto, veinticinco siglos antes que él, Protágoras de Abdera), se fundamenta en el relativismo, ¿no quedará sin fundamento o, como mucho, con uno relativo? ¿Qué opondrá entonces el demócrata al antidemócrata sino la virtud, no relativa, de la democracia? Por lo demás, el relativista se contradice, ya que debería aceptar que su relativismo es también relativo y, entonces, el absolutismo tan verdadero (o falso) como el relativismo.
En realidad, la democracia no decide sobre la verdad, incluida (con permiso) la verdad moral. Solo decide sobre el Derecho, lo que no es poco, y, por cierto, tampoco algo enteramente ajeno a la moral. Pero si nadie tiene razón, la mayoría tampoco. En esto Kelsen es coherente. Y si la mayoría tiene razón, entonces la minoría estará para siempre en la sinrazón. ¿Qué quedaría entonces de la crítica al poder en la democracia? Si el relativismo es verdadero, entonces el auténtico intelectual, como el profeta de Israel y el filósofo griego, que se oponen a la opinión dominante, solo pueden ser impostores. No creo que la consideración de que una ley democrática sea injusta lo convierta a uno en antidemócrata.
Un ejemplo: el aborto. Tan relativa será la posición de sus defensores, que lo convierten en un derecho de la mujer, como la de sus detractores, que lo consideran un delito. La mayoría puede decidir tanto su consideración como un derecho como su tipificación delictiva. Y no se diga que el relativismo adopta necesariamente la primera posición, pues es tan poco relativista como la segunda. Debatamos, pues, aunque el debate con un relativista se antoja faena estéril y conducente a la melancolía. Y aquí entra, de repente, la noción de pecado. No se puede, nos dicen, imponer a todos que el aborto, la eutanasia o el matrimonio entre personas del mismo sexo sean pecados. Entonces, tampoco que sean derechos. La primera opción es tan poco relativista como la segunda. Los creyentes, nos dicen, no pueden imponer a los demás lo que ellos consideran pecado. Bien, ¿tampoco en el caso de la prohibición del robo, el homicidio o la tortura? Pues también son, para ellos, pecados. ¿Tendremos, entonces, que despenalizarlos? Parece más sensato considerar que la democracia consiste en legislar según el principio de la mayoría, y que eso no entraña la negación de que existan verdades en el orden moral. Tanto derecho tendrá a participar en el debate público el creyente como el que no lo es, el absolutista como el relativista. Incluso cabría pensar que la participación de un relativista en un debate democrático podría constituir una extravagancia.
Es cierto que el dogmatismo puede llevar al totalitarismo, pero también lo es que el relativismo, que entraña la negación de la verdad moral, conduce al nihilismo, y que este constituye una vía regia hacia el declive moral de una sociedad. Ni la raza ni la clase social habrían llegado a producir el terror totalitario sin la funesta labor realizada previamente por el nihilismo moral. La afirmación de la verdad moral puede o no ser totalitaria; su negación siempre lo es.
Sí. Tiene razón Benedicto XVI. Puede haber una dictadura del relativismo. Todo hombre tiene un dios, aquello que ocupa el lugar más alto en su jerarquía estimativa, en su ordo amoris. Lo que importa es si se trata de un ídolo, de un falso dios, o del Dios verdadero. Max Scheler afirmó que el relativista es un absolutista de lo relativo. Todos somos, en este sentido, absolutistas. Solo que unos somos absolutistas de lo absoluto, y otros absolutistas de lo relativo. Bien se ve cuando relativistas confesos condenan, al parecer absolutamente, guerras injustas, capitalismos o dictaduras (incluso con un peculiar criterio selectivo). El relativista es un absolutista de lo relativo, ya sea esto el bienestar, el placer, el poder o el dinero. No alcanzo a entender esta aversión contemporánea a la verdad. Sin ella no es posible una vida personal, es decir, humana.
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA
 

Sin noticias de José Manuel Machimbarrena


Hoy reproduzco un artículo de Antonio Olivié


En el verano de 2010 tuve la fortuna de coincidir con José Manuel, ‘Joe’, Machimbarrena, secuestrado este mes de abril en Enugu (Nigeria) y conocer de primera mano el Niger Foundation Hospital y el dispensario rural de Iwollo, dos instalaciones que él había contribuido a crear. Hay quien ha calificado a ‘Joe’ como un ‘cooperante’, pero creo que el término se queda corto para alguien que lleva desde 1978 en el país, como un ciudadano más.
Normalmente se entiende como ‘cooperante’ a alguien que pasa un tiempo en algún país del tercer mundo colaborando en alguna tarea social, pero con el objetivo de regresar a su lugar de origen. En el caso de Joe, un donostiarra licenciado en Medicina, su dedicación a Nigeria es total, está plenamente integrado en Enugu, la antigua Biafra, una zona necesitada de las infraestructuras más básicas.
El dispensario de Iwollo, a varios kilómetros de la capital del estado de Enugu, dispone de un generador para poder trabajar y mantener el frío de las vacunas cuando se corta la corriente eléctrica, algo que sucede a menudo a lo largo del día y de forma habitual por la noche. Apenas hay una carretera asfaltada, por lo que la mayoría de los pacientes se desplazan hasta allí andando, en bicicleta o en moto-taxis en las que pueden viajar hasta tres personas. Impresiona ver a las madres llevando a la espalda a sus niños, con una túnica que les enrolla y les permite tener las manos libres al caminar.
La labor de Machimbarrena no se ha limitado a construir (gracias a la ayuda española) y atender el dispensario, desde el que ha conseguido frenar una enfermedad letal para muchos niños como es la malaria. Es él quien gestiona que los vecinos de Iwollo tengan acceso a los medicamentos más básicos, recurriendo en muchas ocasiones a la ayuda de amigos o familiares españoles. Para darse cuenta del alcance de su labor, basta con ver las casas de la aldea o visitar el dispensario público que hay en el otro lado del pueblo. Un local con dos enfermeras voluntariosas, pero que cuando yo lo visité llevaban dos meses sin recibir medicinas. La corrupción forma parte del país y hace que, pese a que cuenten con dinero, los recursos no lleguen a su destino en ocasiones.
Es difícil valorar desde España lo que supone mantener una instalación profesional y un trabajo desinteresado, en una zona en la que la chapuza está a la orden del día. La profesionalidad de ‘doctor Joe’, como es conocido en la zona, marca un estándar de calidad que sirve de ejemplo para los médicos locales que trabajan con él en una iniciativa impulsada por miembros del Opus Dei en la zona.

El anuncio del lunes

Hasta hace pocos años ofrecer un pitillo era un detalle de cortesía y una forma de tender puentes. Es evidente que los tiempos han cambiado, pero ¿quién no ha ofrecido alguna vez un pañuelo de papel? Yo tengo sobre la mesa del despacho una caja que ha servido como paño de lágrimas a más de una alumna atribulada.
¿Te acuerdas, Vila?
 

domingo, 15 de abril de 2012

El cumple del Papa


A la misa del fin del Retiro asisten las familias enteras. Al fondo, un grupo de niños de tres o cuatro años juegan con cierto estrépito. Sus gritos me suenan a música gregoriana. Delante de todo hay cinco o seis de los que ya han hecho la Primera Comunión.
Al comenzar les recuerdo que mañana el Papa cumplirá 85 años. E inmediatamente antes de acabar la ceremonia, compruebo si han estado atentos:
―A ver, ¿quién celebra su cumple mañana?
―El Papa.
―¿Y cuántos años cumplirá?
―Ochenta y cinco…
―¿O sea que tiene más años que yo o menos?
―¡Menos!
Ya decía yo que me encuentro muy desmejorado.
―Podéis ir en paz.

Las flores muertas



De pronto se levantó un vendaval y empezaron a caer flores de los cerezos. Eran unas flores diminutas, recién nacidas. La lluvia las lanzó contra el asfalto y todo se coloreó de un rosa triste. Yo acababa de salir del coche y cientos de pétalos me bombardearon el impermeable. Tuve que quitarlos uno a uno.
Mientras lo hacía, pensé en los niños que mueren sin saber que mueren, antes de abrir los ojos a la primavera. Acababa de predicar sobre la muerte al grupo de mujeres que hoy termina su curso de retiro en Los Olmos. 
Adaldrida habría hecho un poema, Enrique un haiku. Yo sólo supe ponerme melancólico.

sábado, 14 de abril de 2012

Una línea cada día

Escribe Enrique G-M en su último libro que la maldición del diarista "consiste en pensar que, cuando no se le ocurre nada, no ocurre nada. Confundir la falta de inspiración con la de respiración. Olvidar que el interés del día no depende del interés de su diario"
A mí suele pasarme lo contrario. Me planto frente al ordenador y trato de condensar en dos párrafos las docenas de historias y anécdotas vividas ese día. Es cierto, algunas veces no se me ocurre nada, pero no porque piense que la jornada haya carecido de interés, sino porque mi pequeño diario no se siente capaz de condensar tanto en veinte minutos o en quince líneas.
No es un vacío de ideas, sino un atasco.
 

viernes, 13 de abril de 2012

José Manuel está vivo, según la policía de Nigeria


Quizá lo hayáis leído en la prensa. Yo trataré de reproducir aquí lo que se vaya sabiendo del secuestro de José Manuel Machimbarrena. Hay que seguir rezando hasta que se vuelva a casa.
 José Manuel, en el Dispensario rural de Iwollo, donde trabaja como médico


La Policía de Nigeria ha confirmado este viernes que ha entablado contactos con los secuestradores del médico español José Manuel Machimbarrena Corcuera y los captores han confirmado que el rehén está vivo.

El portavoz policial, Ebere Amaraeze, ha explicado que el médico fue secuestrado en su vivienda de la ciudad de Enugu, en el sureste del país, el pasado 4 de abril. Aunque ha confirmado los primeros contactos entre las autoridades y los captores, a los que ha identificado como un grupo armado sin connotaciones políticas, Amaraeze no ha querido aclarar si han pedido algún tipo de rescate económico, móvil habitual de los secuestros en esa zona.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, atribuyó el miércoles el rapto a razones económicas y no políticas, ya que se produjo en la zona sur y no en el norte. El estado donde ha ocurrido el suceso se encuentra justo al norte de la conflictiva región del Delta del Níger, lejos de las zonas septentrionales donde en los últimos meses la secta islamista Boko Haram ha incrementado sus acciones y atentados.

La sonrisa de Adaldrida


Rocío Arana, una de mis poetas (¿habrá que decir "poetisas"?) de cabecera, me envía desde La Rioja sus últimos poemas. Al acabar de leerlos pensé colgar uno en el globo para que le diera el aire y nos alegrara la mañana, pero me entraron las dudas.
Con Rocío tengo un serio problema. Empiezo a conocerla demasiado y creo saber de dónde nacen y por qué ríen o lloran sus versos. Esto me provoca un pequeño conflicto interior: si publico un poema sin su permiso es como si revelara un secreto que compartimos ella, yo y pocas personas más.
Al fin me decido por éste que habla de la sonrisa. Es la sonrisa chispeante de Adaldrida.
 
 
LA DUDA
 
Sonreír es un acto natural:
un millón de sonrisas por minuto
recorren la ciudad. En un balcón
secreto hay un muchacho que sonríe
y en la calle la falda de lunares
de una mujer sonríe con su vuelo.
Los fruteros sonríen con sonrisa de fruta.
En la cafetería me sonríen
los chispeantes zumos de naranja.
 
Sonreír es un acto natural:
no sé por qué me pongo tan nerviosa
al ver tu risa relampagueando.
 
 

jueves, 12 de abril de 2012

Cáritas

 
El conocido publicista Alejandro Toledo caminaba por la calle cuando se encontró con un antiguo compañero de profesión de cierto prestigio. Cuando fue a saludarlo comprobó que aquel amigo se dirigía a un comedor social. Poco después lo vio salir, bien vestido, pero con una bolsa de comida de Cáritas.
Esta experiencia movió a Alejandro Toledo a hacer gratuitamente  un «spot» para dar a conocer la importancia del trabajo que realiza esta organización humanitaria de la Iglesia católica. El actor principal del anuncio es un chico que encontró en la calle haciendo malabares, y la coprotagonista es la hija del autor del spot.

miércoles, 11 de abril de 2012

Noticias heterogéneas (por orden de llegada)

 José Manuel Machimbarrena
La primera me llega del Monasterio de las Descalzas Reales. Beatriz, aquella niña morenita que iba por el Club Roca en 1982, cumple las bodas de plata de su profesión religiosa. Ahora se llama Sor María Almudena del Espíritu Santo y me escribe una carta muy cariñosa en la que me invita a asistir a la celebración. Iré con muchísimo gusto, y quizá escriba algo, si me deja, en el globo y en Mundo Cristiano.
El segundo correo viene de Puerto Real. Enrique García-Máiquez lanza otro libro: "el pábilo vacilante", un fruto más de su blog. De momento, sólo he podido hojearlo (con h) y comprobar que la edición tiene buena pinta. El ojeo (si h) empezará esta misma tarde.
La tercera noticia me deja fuera de combate: José Manuel Machimbarrena, médico español de 58 años y miembro del Opus Dei , ha sido secuestrado en Nigeria. José Manuel vivía en aquel país desde 1978 y compaginaba su trabajo como doctor con una labor social y humanitaria como integrante de la Niger Foundation Hospital, una iniciativa promovida por miembros del Opus Dei.  
Es cierto: cada una de las tres noticias merecerían mucho más que un párrafo en el globo, pero no tengo tiempo para más. Os invito a rezar por José Manuel y por Beatriz. Supongo que Enrique hoy pasa a tercer lugar.


martes, 10 de abril de 2012

Atención al 1 de mayo


 ¿Diez rosas son un rosario? No, sólo un misterio
Desde 2008, cada mes de mayo, Santiago Requejo lanza un video para promover el rezo del Rosario (May Feelings). Algunos de esos vídeos -espléndidos, por cierto- los hemos visto en este globo y todos han tenido gran repercusión en España y más allá de nuestras fronteras. Las visitas en YouTube se cuentan ya por centenares de miles.
Pues bien, este año, con motivo del 5º aniversario de May Feelings, el próximo uno de mayo Santiago estrena su vídeo, y algo más, en el cine Palafox de Madrid a las 11.30h de la mañana.
La hermana de Santiago, Puerto, que es quien me manda esta información, escribe que “la iniciativa está enfocada a los jóvenes”, y me pide que de publicidad a este acto entre los chicos y chicas de mi cole.
Al final se compadece de los ancianos y asegura que “pueden asistir gente de todas las edades y profesiones. ¡Incluso curas!
No me anticipa nada del acto, pero me promete que dejará huella en los asistentes.
Pinchad aquí, os enteraréis de algo más y podréis conseguir una entrada.


lunes, 9 de abril de 2012

Recursos extremos contra la crisis

Cordelia me envía esta terrible historieta. Lo que más me inquieta del asunto es que nuestra amiga es médico y su marido, traumatólogo. Como además me dice que la crisis no existe, que si no surgen las oportunidades hay que fabricarse una..., no sé.


Los lunes, publicidad

¿Os apetece un Martini?
 

domingo, 8 de abril de 2012

Riaza

Lo que va de ayer a hoy


viceversa


Informe final



Lo vimos todos de madrugada, en el momento mismo en que salía el sol. No hubo señales en el cielo, ni truenos ni relámpagos. La luna no se tiñó de sangre. Al contrario: la luz del alba la hizo palidecer antes de esfumarse en las alturas. Las estrellas ya habían desaparecido. Sólo brillaba el lucero del alba… Pero había muchas flores nuevas. Y pájaros, señor; una multitud increíble de jilgueros, pinzones, pardillos…, ya sabes, como todas las primaveras. Pero además estaba Jesús.
No, procurador. Digo que “estaba” realmente junto a mí, no que me pareció verlo entre las nieblas del sueño. El Galileo había atravesado la gran roca que cerraba el sepulcro como si ésta fuera una nube. ¿Un fantasma? Ni pensarlo. Sus manos y sus pies aún tenían las heridas abiertas, pero no sangraban. Le miré a los ojos con terror y él me devolvió una mirada de afecto.
Compréndelo, señor; teníamos que comprobar que lo que vimos era real. Por eso quitamos la piedra del sepulcro y entramos. Allí estaban la sábana, las vendas, el sudario… Cada cosa en su sitio. Quiero decir que no se las había quitado como se arranca un vestido: las había atravesado sin tocarlas, igual que la gran puerta de piedra.
¿Qué otra cosa podíamos hacer? Hemos venido corriendo para contar la verdad. Por supuesto, firmaremos el informe que se nos presente. Mis compañeros me han pedido además que te dé las gracias por enviarlos de vuelta a Roma. Tienes un gran corazón. Yo sin embargo solicito permiso para permanecer en la guarnición de Jerusalén. Necesito saber…
No, procurador. Mis labios están sellados. No diré nada que ponga en peligro… Una tumba…
De acuerdo; no volveré a pronunciar la palabra “tumba”. Ni siquiera sé lo que es eso.