domingo, 24 de agosto de 2014

Todos de los nuestros

Esta mañana, a las siete en punto, hora canaria, he recibido como siempre el artículo dominical de mi tocayo y amigo Enrique García-Máiquez. Hoy me sirve para la homilía.

James Foley, ruega por nosotros
La decapitación de James Foley ha levantado una ola de indignación en todo el mundo. Excepción hecha -hay que decirlo- del mundo musulmán, cuyas masivas manifestaciones de repulsa aún esperamos. Tras eso de las caricaturas, sabemos que ellos también saben manifestarse muy bien, si quieren. Que Occidente reaccione al horror resulta siempre positivo, y no pretendo criticar ninguna protesta, alarma social o disposición política a tomar medidas. (continúa aquí)

11 comentarios:

Fernando Q. dijo...

un mátir. Y son muchos.

me lo manda mi madre:



Poner la 1 TV
Poner la 1 TV
James Foley, el periodista americano cuya decapitación exhibieron los yihadistas del Estado Islámico este martes, era un hombre nacido en una familia católica de Boston que sabía rezar, y experimentó en momentos difíciles el bálsamo de la oración

En 2011 fue prisionero de las fuerzas partidarias del gobierno libio. Detenido en Trípoli y liberado tras 45 días de cárcel, escribió una carta para la revista de la universidad católica Marquette de Milwaukee, frecuentada por él.

“Como mi madre”

En ella, Foley relataba: “Mis colegas y yo fuimos capturados y detenidos en un centro militar de Trípoli”. Cada día, explicaba el periodista, “aumentaba la preocupación por el hecho de que nuestras madres se desesperaran”.

Aunque “no sabía a ciencia cierta que mi madre supiera lo que me había pasado”, Foley decía a sus colegas que “su madre tenía mucha fe” y que él mismo “rezaba para que supiese que estaba bien. Rezaba para poder comunicarme con ella”.

El periodista contaba que comenzó a rezar el rosario, porque “era como mi madre y mi abuela rezaban (…). Claire y yo [una colega, ndr], comenzamos a rezar en voz alta. Me sentía consolado al confesar mi debilidad y mi esperanza con ella y conversando con Dios, más que estando en silencio”.

La fuerza de los amigos

En aquel momento, los periodistas fueron trasladados a otra prisión donde se encontraban los presos políticos, “por los que fui acogido y tratado bien”.

Tras 18 días sucedió un hecho que Foley no se supo explicar: fue liberado de la celda por los guardias y llevado a una oficina “donde un hombre distinto y bien vestido me dijo: ‘Hemos pensado que quizás querías llamar a tu familia’”.

Dijo una oración y marcó el número. La línea funcionaba y la madre del periodista fue quien respondió: “Mamá, mamá, soy yo, Jim”, dijo el joven. “Estoy en Libia, mamá. Siento esto. Perdóname”.

La mujer, incrédula, respondió al hijo que no lo sintiera y que le dijese cómo estaba: “Le dije que me alimentaba, que tenía la mejor cama y que me trataban como a un huésped”.

Foley añadió: “Recé para que supieses que estaba bien ¿recibiste mis oraciones?”. La mujer respondió: ‘Jimmy, hay muchas personas rezando por ti. Todos tus amigos: Donnie, Michael Joyce, Dan Hanrahan, Suree, Tom Durkin, Sarah Fang, que ha llamado; tu hermano Michael, que te quiere mucho’. Después el guardia me hizo una seña y tuve que despedirme de ella”.

La familia del periodista, que informó del secuestro del joven en Siria el 22 de noviembre de 2012, ha pedido que, por respeto, se evite ver el vídeo en el que aparece la ejecución del joven estadounidense.

"Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim -escribió su madre, Diane Foley, en Facebook-. Dio su vida intentando mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio. Imploramos a los secuestradores que perdonen la vida del resto de rehenes. Como Jim, son inocentes y no tienen control sobre la política del Gobierno estadounidense en Iraq, Siria ni en ningún lugar del mundo”.

Anónimo dijo...

Claro que era de los nuestros y le llevare siempre en el corazon, igual que son de los nuestros todos los cristianos aplastados en Iraq, Paquistan, la India y otros territorios del planeta.
El otro dia oia en una emisora de radio al mohamed de turno, de la mezquita de turno y de la ciudad española de turno decir que ellos no eran asi, Sr Mohamed no me tengo la menor duda, pero como biuen dice el articulo, se agradeceria que saliesen ustedes a la calle a decirlo, se echa mucho de menos sr mohamed.

Nuestros Dios es el mismo, lo que pasa es que ustedes han hecho de su dios lo que cualquier pirado quiera hacer en cada momento.

Sin embargo sr Mohamned, nuestro Dios es siermpre el mismo, Dios misericordioso que fue capaza de perdonar a los que le clavaban al madero y que le dijo al buen ladron ....Te aseguro quer hoy mismo estaras conmigo en el paraiso....¿ sabe una cosa ? todos tenemos tentaciones de hacer guerras Santas, pero los cristianos nos refugiamos en ese Dios perdon y nos reconfortamos y perdonamos. Asi que si ustedes son buenos por favor diganoslo en la calle.

Folley acuerdate de nosotros cuando entres en el paraiso

Merche dijo...

Es cierto, si los verdaderos musulmanes salieran a la calle a decir que están en contra de esas barbaridades y que esa gente no los representa para nada, sería un pequeño pasito hacia delante. ¡Que James Foley interceda para que podamos unirnos todos para trabajar por la paz! Como dice Antuan: A Dios le pido.

Pierre Nodoyuna dijo...

Querida Merche... Como decirlo... No será que los "verdaderos "musulmanes son los que hacen estas barbaridades? Y los que tu llamas "verdaderos", no serán musulmanes de supermercado, que se quedan con lo que les gusta y dejaban lo que no? Es sólo un pensamiento....

Anónimo dijo...

Si Nodoyuna,yo tambien tengo ese sentimiento. Es muy comodo callar y mirar a otro lado e incluso no cuesta ningun trabajo decir en la radio " nosotros no somos asi ".

Pero les diria que yo como cristiano siempre he recibido lecciones de perdon,de no odiar a nadie,sea quien sea y haga lo que haga. Y les pregunto ¿ enseñan usted algo asi en las mezquitas?

Tengo la impresion de que nuestras muertes salen gratis,yo me identifico con Foley, me podrian ejecutar, pero nunca borrarian de mi corazon y de mi alma al Dios verdadero, y nunca borrarian la semilla del cristianismo que inculco a mis hijos.

Tampoco oigo decir nada a esas feministas salvajes, que son muy valientes para atacar a Rouco Varela, con bragas y tortazos. Pero callan como tumbas ante la lapidacion de mujeres o la amputacion del clitoris a base de cuchilla sin anestesia.

Sras con perdon para las señoras,¿ donde estan ustedes? ¿donde esta su valentia ?

Goyo

Isa dijo...

No es cierto que todos callen, algunos pierden la vida:

El musulmán que se sacrificó por los cristianos de Mosul

Anónimo dijo...

Ya algun justo tendria que haber.....

yomisma dijo...

Isa, y fue asesinado por los musulmanes... Este hombre dio su vida por Cristo, es también un mártir...cristiano.

Merche dijo...

Querido Pierre Nodoyuna: No quiero pensar así. Prefiero pensar que los verdaderos son los que respetan la vida de todos, aunque no compartan sus creencias y los que son capaces de ver el bien y el amor de Dios y procuran vivir de acuerdo con ello.
Tengo que reconocer que nunca he leído el Corán, así que no sé lo que dice exactamente, pero prefiero pensar que también hay musulmanes con buena voluntad.
Un saludo.

Pierre Nodoyuna dijo...

Pues sí, eres libre de pensar lo que quieras... Pero eso no lo convierte en la realidad.

Antuán dijo...

Lo he leido desde mi movil y como el Papa habló con sus padres y estar así más cerca de ellos. Es muy bueno. Adiosle-pido por el.