viernes, 19 de enero de 2018

A Tadeo Jones


Mi superhéroe


Querido Tadeo:
Ya eres mi superhéroe favorito. Hasta hace poco, en mi ranking personal de personajes en 3D figuraba en primer lugar Míster Increíble, aquel gordinflón bondadoso de fuerza descomunal que arrancó de cuajo un árbol enorme para recuperar al gatito de una anciana y cinco minutos después evitó una catástrofe ferroviaria deteniendo un tren en marcha. Mr. Increíble estaba casado con otra superheroína,  Elastigirl, de la que también soy fan desde que vi su película.
Pero lo tuyo es diferente.
Me caes bien porque naciste aquí. Eres un héroe made in Spain, dibujado, ideado, dirigido y producido por delirantes mentes carpetovetónicas. Vi tu primera peli hace un par de días. No es que me apeteciera mucho, pero mi amigo José Luis me había sugerido que te dedicara una de estas cartas mensuales, y lo hago ahora con mucho gusto.
Tadeo, me has convencido. Eres un gran tipo. Tú no necesitas volar como Superman ni trepar por las paredes como Spiderman. Tampoco manejas automóviles fantásticos ni recurres a sofisticadas armas de destrucción masiva como las de Batman. Eres un simple albañil que sueña con ser arqueólogo como Indiana Jones y descubrir tesoros luchando contra los malos.
¿Armas? En tu trabajo manejabas bastante bien la excavadora, pero la dejaste pronto porque técnicamente eras un pringao con sueños de superhombre, y el capataz de la obra nunca comprendió que tus meteduras de pata y tus despistes laborales eran consecuencia de la grandeza de tus ambiciones. Así que te puso de patitas en la calle. No te importó: tus sueños continuaron intactos y, con la ayuda de un loro mudo, un perro y un sombrero viejo como el de Indiana, perseveraste fiel a tu vocación, luchaste contra los malos, te aliaste con las momias, conquistaste a tu dama y salvaste el mundo.
En efecto, querido Tadeo: lo tuyo era ser héroe, aun siendo pequeñajo, no demasiado listo, torpe y sin poderes suplementarios. Desde muy pequeño sabías que ésa era tu verdadera vocación, tu identidad secreta. Y te cambiaste el nombre y pusiste tu vida entera al servicio de ese sueño.
Por eso te escribo. Quería decirte que no eres un tipo raro, ya que en el fondo todos tenemos vocación de héroes. Cuando los chicos y las chicas llegan a la adolescencia —esa edad tan denostada por muchos y tan llena de vida— quizá comienzan a intuir que no están en este mundo para vegetar confortable y plácidamente. Comprenden que su existencia debe tener un sentido heroico y fecundo. Se sienten llenos de fuerza, capaces de lograr cualquier meta. Y sueñan con dar fruto en el trabajo, en el amor y en mil batallas que su fantasía les sugiere.
Los adultos deberíamos comprender que nunca es lícito destruir esos sueños. No podemos sofocar impunemente el fuego que comienza a arder en el corazón de los chicos. Cortar las alas es una cirugía  triste y cobarde. Sin embargo es evidente que muchos padres y educadores están empeñados en esa lamentable tarea.
Jesús dijo en cierta ocasión: "el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la encontrará". Ésta es la cuestión y parece que no acabamos de enterarnos. Enseñamos a los adolescentes a "conservar" su vida, es decir, a no correr riesgos, a gozar —moderadamente, of course— de los placeres más elementales, a trabajar poco y a ganar pasta sin sobresaltos. Nadie les explica en cambio cómo pueden entregar la vida gastándola libremente por amor.
Dios, nuestro Señor necesita, ahora más que nunca, un millón de héroes como tú. Él quiere formar parte de esas fantasías "insensatas" que nacen muy pronto y van tomando cuerpo si el soñador sabe ser generoso. Jesús mismo aviva el fuego y se hace oír por quienes tengan el oído atento: "he aquí que estoy a la puerta y llamo —dice la Escritura—. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré y cenaré con él y él conmigo".

15 comentarios:

Papathoma dijo...

Ni se imagina lo bien que me viene está reflexión, ahora que estoy en pleno reto adolescente por partida triple. ¡Gracias!

Fernando Q. dijo...

“que a mi puerta, cubierto de rocío/pasas las noches del invierno a oscuras”
Y sólo hay que abrirle. Pero hoy, no mañana.

Jacinto dijo...

No se pierda la segunda parte "Tadeo Jones 2. El secreto del Rey Midas" hay un alma detrás de estas películas que quiere hacer cine que merezca la pena.

Cordelia dijo...

Ojalá más jóvenes tuvieran ideales en lugar de ambiciones. La pena es que muchos aspiran a ser influencers o yutubers o cosas igual de edificantes.

Anónimo dijo...

Suelo entrar en este globo, pero hoy prefiero permanecer en el anonimato, disculpadme. Mi 5º hermano fue hallado muerto el sábado pasado, dicen que es un suicidio, yo no me lo creo. Se llamaba Juan. Tenía una enfermedad mental muy mala, "Trastorno Límite de la Personalidad". Os pido que os acordéis de él y de sus hijos en la Misa. (A su ex que Dios la ampare, ya sé que esto no es políticamente correcto). Muchas gracias!.

Anónimo dijo...

El mismo anónimo:
Que ya que estáis, echadme por favor a mí también un rezao, que mi soberbia y mi culpa no me dejan en paz. He superado ¿? la muerte de varios seres queridos. En esas ocasiones, aunque hubo mucho dolor hubo también mucha paz. Ahora me repica como una gota torturante en mi cabeza, esa anécdota de uno que estaba en el tejado de su casa rodeado de agua por todas partes. Pasó una barca, le ofrecieron ayuda y la rechazó porque Dios le salvaría , así una lancha...hasta un helicóptero. Luego una vez muerto le pidió explicaciones al mismo Dios, que le contestó que le había mandado una barca, una lancha y hasta un helicóptero. A mí , cuando le pregunto cómo ha permitido esto, me contesta, " te mandé a ti"...y yo no fui. No es tan sencillo, daría para muchos muchos folios, pero así es como me siento. Otra vez gracias.

Blas de Lezo dijo...

Anónimo pido con confianza por el alma de tu hermano por sus hijos por su ex y por ti a la Divina Misericordia para que tengais paz y lleguéis a buen puerto. Aquí estamos todos en el mismo barco unos días con buena mar otros días calma chicha otros con tormenta, navegando, sin parar motores. Ya pasaran los malos momentos, seguro. Que la Virgen del Carmen nos acompañe como el día que falleció tu hermano que era Sábado acompaño a tu hermano.

Papathoma dijo...

El TLP es muy, muy complicado. No te tortures. Incluso estando al lado de la persona e intentando ayudar cada día, se acaba teniendo ese sentimiento de culpabilidad, cuando en realidad es impotencia. Déjalo en manos de Dios: puedo asegurarte que no se está completamente solo en esos momentos. Rezo por él y por todos vosotros.

Antuán dijo...

Cuantos héroes de distintas edades no habremos conocido el otro día estuve en casa de Guille antes de que abriera la librería, les dije que llegaría pronto que luego tenía que currar, pero tenía cosas que contarles en un café que yo ponía unos bollos, su mujer y su hija pusieron un mantelito y trajeron el bote de capuchino, le fastidié la siesta, se estaba durmiendo, pero tan bien arreglado con su jersey y su corbata roja: bendícenos la mesa. Bueno!
el nieto con tres años estaba en urgencias y la madre sin comer nada desde la mañana. Luego le llevo M. Eugenia un bocadillo y por la noche llamé a las diez ya estaban en casa. ¿Más héroes? Hay tantos! Mi sobrino ya tienen trabajo con su primo Ismael pasaron por aquí el año pasado de hacer entrevistas y les di de comer lo que teníamos ese día a ellos y mi hermano: salchichas con patatas. ahora está a una hora y pico del pueblo y quiere acabar el segundo grado. gente con iniciativa y un poco de cara. le dice a mi hermano: me das las llaves de mi coche. y el con el camión o la vespa. ¡Los padres! ¿Que? Adiosle

rafaela dijo...

Querido Anonimo.
siento en el alma lo de tu hermano. además de rezar si pudiera hacer algo más por tí!
un saludo y cuenta con toda mi oración y cercania.
Rafaela.

goyo dijo...

Si querido anónimo, me he acordado mucho de tu hermano y de tí, en mis largas horas de viajes rezo por vosotros,el sufrimiento y el dolor es tan real como misterioso e imposible de explicar y comprender.

Pero ten en cuenta que somos hijos de Dios que no somos " polvo de colacao" que Dios nos tenía presentes siglos y siglos antes de nuestra concepción y que nos espera el cielo, que nos espera el cielo querido anónimo. Dios permite tropiezos, caidas, heridas y adversidades, pero también ten en cuenta que esto se lo envia a los que más quiere para recibirlos en el cielo sin ninguna escala ni transbordo.

Rezo por ti pide ayuda a Dios ponte delante de el en el sacramento de la confesión y a volver a empezar, con alegria que Dios nos espera y cuando envia dolor es porque te va a dar muchisimo más de lo que en el mejor de tus sueños pudieses imaginar.

Un abrazo muy fuerte

Anónimo dijo...

Gracias a los tres que habéis contestado y a los demás que sin hacerlo me llegan vuestras oraciones. Finalmente encontré la paz, como es natural en la Confesión. Dios es la Misericordia, ¿qué más puedo pedir?. A mi hermano lo mató su enfermedad mental, la pena y lo que diga la autopsia. Sigo pensando que no se suicidó, esperemos encontrar algo de luz. ¡¡GRACIAS siempre a este magnífico globo, a sus ocupantes y a quien lo guía!!.

Anónimo dijo...

¡¡Gracias, Goyo!! ¡de corazón!. Mis padres hicieron cuanto pudieron mientras que estuvieron. Habrá quien le parezca una tontería...todos fuimos ofrecidos a la Virgen en nuestro Bautizo, todos bautizados antes de la semana de nacer, todos hicimos los 9 primeros viernes al Corazón de Jesús, todos llevamos impuesto el Escapulario de la Vírgen del Carmen...Y como he dicho antes, Dios es Misericordia, y ¿habrá más misericordia que la de un Padre con su hijo enfermo?.Aún sin merecerla, que no la merecemos, no la hay. ¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!.

Antuán dijo...

Caray! yo también he rezado. Lo hago cada día como me enseñaron en la Santa Misa en momento de vivos por todo lo que pide el sacerdote y más y en el de difuntos por todos los padres y hermanos, familiares y amigos y como decía mi padre por todos los que no tienen oración de nadie. Adiosle-pido

Anónimo dijo...

Gracias Antuán! Eres un cielo!. ;-)