miércoles, 8 de junio de 2016

Un mes


Hoy se cumple un mes del fallecimiento de mi madre. Esta mañana, mientras celebraba la Santa Misa, la he recordado como todos los días, pero me ha venido a la memoria con gran claridad una conversación que tuvimos hace menos de un año. La reproduzco con un poco de vergüenza. 
—¿Ya rezas para que me muera pronto? —me soltó de sopetón—.
—No digas tonterías —le respondí—. ¿Cómo voy a pedir eso al Señor?
Sonrió y, sin la menor sombra de tristeza, como quien planea una travesura, añadió:
—Ya me imagino que no está bien que un hijo rece para que se muera su madre, pero se puede recurrir a un truco. Tú di que tu madre tiene muchas ganas de irse al Cielo y que ya va siendo hora. Así pedirás una cosa buena y Dios te hará caso seguro, porque eres sacerdote.


18 comentarios:

yomisma dijo...

Llega un momento en que solo quedan ganas para ver al señor de cerca y sin velos. Seguro que obedeció a su madre y ahora ella se lo rescuerda desde el Cielo. Un abrazo al hijo y un guiño a la madre.

Antuán dijo...

Es verdad que cuesta. La mia se murió el 17 de julio hace ya 4 años un poco antes de las doce, le estaba dando un poco de leche antes de que llegara mi hermana, se apoyó en mi hombro y me di cuenta que se me iba. Hice lo que me habían enseñado ella. Rezarle el Avemaría, lo que se me ocurrió. y a su lado recé el Ángelus. La Virgen se la llevó. Ella vela por nosotros. Especialmente por Carmelo, siempre estaba diciendo: ¡este hijo! ¿Dónde dormirá? ¿Qué comerá?. Mañana se va a Irlanda, con intención de cruzar luego el canal de la Mancha y encontrarse con un amigo en Bélgica que dice que tiene trabajo. Adiosle-pido

Pilar dijo...

Vaya manera simpática de rezar, para aprender de su sentido del humor. Gracias

Cristina.V dijo...

Su madre era una bendita y El Señor estará disfrutando con ella.

Tomate dijo...

Mire nada más, Marita salió teóloga de las buenas.

goyo dijo...

D Enrique muchisimas gracias por este tesoro, lo lei ayer en el coche, asegurandome antes que el pegasus de la guardia civil no estuviera encima de mi, una vez comprobado que nadie me escoltaba me emocionaba una vez mas con Dña Marita mire su recordatorio y me puse a hacer oracion.

en dos parrafos hay tanta miga, la esperanza el cielo el amor a su " hijito sacerdote"

Luego le preguntaba a Dña Marita ¿ como es el cielo ? y rapidamente me susurraba es como una inmensa pradera llena de arboles frondosos como no se han visto nunca en la tierra, puedes ir descalzo ya nada pincha nada hiere y encima vas de la mano de Dios....

Enrique Monasterio dijo...

Goyo, no leas en el coche, salvo que quieras irte de golpe y porrazo a esa pradera de la que me hablas

goyo dijo...

Hace años que a mi angel de la guarda lo llamo "Klaus" estaba convencido que conmigo tenia que trabajar mucho y le puse nombre aleman. Ayer le dije Klaus subo un momento al globo estate al loro del trafico¿ vale?. Klaus me dijo si es el globo estare al " buho" bueno da igual Klaus elige el pajaro que quieras tengo muchos en la mente.

ademas yo creo que Dios quiere que continue hablando unos años con todo el que me encuentro de el y su paraiso , creo que no tiene en sus planes mandarme de momento a la casa de la pradera, pero por si acaso siempre tengo la maleta hecha con una buena confesion semanal.

Benita Pérez-Pardo dijo...

:)

yomisma dijo...

Goyo, no leas en el coche. No pongas a tu ángel en esa tesitura. Y sobre todo no pongas tu vida y la de otros en peligro.

Blancanieves dijo...

Sí, yo me sé de otra que ya decía aquello de "muero porque no muero" mucho antes que su santa madre.
Yo (de momento) soy más de Joan Maragall, cuando decía:
Si el mundo ya es tan bello y se refleja,
oh Señor, con tu paz en nuestros ojos,
¿qué más nos puedes dar en otra vida?

Así estoy tan celoso de estos ojos
y el cuerpo que me diste, y su latido
de siempre, ¡y tengo tal miedo a la muerte!

Pues ¿con qué otros sentidos me harás ver
este azul que corona las montañas,
el ancho mar, y el sol que en todo luce?
Dame en estos sentidos paz eterna
y no querré más cielo que éste, azul.
Aquel que solamente grite «Párate»
al instante que venga a darle muerte,
no le entiendo, Señor, ¡yo, que quisiera
parar tantos instantes cada día
para hacerlos eternos en mi alma!
¿O es que este «hacer eterno» es ya la muerte?
Pero entonces, la vida ¿qué sería?
Sombra del tiempo huyente sólo fuera,
ilusión de lo cerca y de lo lejos,
cuenta del mucho, el poco, el demasiado
¡engañoso, pues todo ya lo es todo!

¡Es igual! Este mundo, como sea,
tan extenso, diverso y temporal,
esta tierra, con todo lo que engendra,
es mi patria, Señor, ¿y no podría
ser también una patria celestial?
Hombre soy y es humana mi medida
para todo lo que crea y espere:
si mi fe y mi esperanza aquí se quedan
¿me acusarás por eso más allá?
Más allá veo el cielo y las estrellas:
y aun allí, quiero un hombre seguir siendo:
si me has hecho las cosas tan hermosas
y para ellas mis ojos, al cerrarlos
¿por qué buscar entonces otro «cómo»?
¡Si para mí jamás lo habrá como éste!
Ya sé que eres, mas dónde ¿quién lo sabe?
Cuanto miro, se te parece en mí…
Déjame, pues, creer que eres aquí.
Y cuando venga la hora temerosa
en que estos ojos de hombre se me cierren,
ábreme tú, Señor, otros más grandes
para poder mirar tu rostro inmenso.
¡Nacimiento mayor sea mi muerte!

Perdón por la extensión, pero es que no sabría mutilarlo.

goyo dijo...

Gracias otra vez Yomisma, pero son pequeños atascos no soy un suicida, pero de todas formas gracias por tus consejos que agradezco y anoto

Cordelia dijo...

Gracias. Cuánto nos va a ayudar su madre desde el cielo...

Anónimo dijo...

Rezaré por su querida madre Marita. Había leído su twiter hace un mes de una frase de D.Antonio Fontán sobre "el fallecimiento de una madre", que me encantó. Ahora sé porqué la puso. Mis oraciones para madre e hijo desde las tierras de León

Sinretorno dijo...

qué suerte, un hijo sacerdote...qué honor..qué alegría!!!

Pacita dijo...

Un abrazo cariñoso D.Enrique!,,,una intercesora en el cielo

Fernando Q. dijo...

Qué dulzura de conversación, Dios la bendiga.

Algo parecida fue la última charla que tuve con mi padre. Cumpleaños de mi hija María, viene a la fiesta con cara de cansado (estaba malito, el pobre) y decía que tenía ganas de esta vida terminara ya. Me enfado un poco y cuando le animo me dice, entero, sereno y convencido: “Aquí os veo bien a todos y es que tengo unas ganas, una curiosidad de ver el Rostro de Señor y saber cómo es el Paraíso…”. A los dos días el buen Dios le concedió el deseo.

Si hubiera conocido a Goyo y le hubiera hablado de esa Pradera tan bonita, igual se le habría quitado la curiosidad. Y las prisas.

Caminando dijo...

Don enrique lo siento mucho llevo más de un mes fuera de este globo y mira con lo q me encuentro... Se ganó el cielo a lo vasco, asi q estará haciendo croquetas tan contenta, y seguirá en hilo directo con skype,escribí una cosa para sus 101,no es muy buena, pero me gusta

101
Una vida labrada
Trabajada de sol a sol.
Con lluvia del norte,
da fuerza a la raíz
De un árbol frondoso,
De fruto maduro
Quien en tus ojos encuentra
Remanso de paz
Para detenerse en ellos,
Son descanso en camino.
Tu brillo,
Se abre ante mi,
Reflejo de quien me enseño
A amar primero.
Y en el silencio,
De esa entrega escondida,
Mi vida alzó el vuelo,
Para no distinguir
Entre el cielo y la tierra