sábado, 3 de diciembre de 2016

La travesía de Gelsomina IV


Primero fue sólo una melodía que parecía venir de alguna estrella muy lejana. Poco a poco el universo se cubrió con un manto de silencio y de quietud. Todos queríamos escuchar atentamente aquella música y dejarnos seducir por la magia de cada acorde. Los ángeles también callaron. Sólo yo continuaba mi travesía hacia Belén volando de puntillas para no despertar a las demás criaturas celestiales. 
De pronto, una voz de niña,  dulce como la de un serafín, puso letra a aquella canción. 
En un tiempo remoto fui formada
antes de comenzar la tierra.
Antes de los abismos fui engendrada,
antes de los manantiales de las aguas.
Todavía no estaban aplomados los montes,
no había hecho aún la tierra y la hierba,
ni los primeros terrones del orbe.
Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo;
cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo;
cuando sujetaba el cielo en la altura,
y fijaba las fuentes abismales.
cuando asentaba los cimientos de la tierra,
yo estaba junto a él, como aprendiz,
yo era su encanto cotidiano,
todo el tiempo jugaba en su presencia:
jugaba con el orbe de la tierra,
gozaba con los hijos de los hombres.

Yo no entendía casi nada de lo que decía la voz, pero el cielo entero estaba conmovido. Y, de pronto, la vi. Era una niña muy pequeña, como de cinco o seis años, que cantaba y reía, reía y cantaba, mientras jugaba al escondite con un puñado de ángeles.
Una vez más recurrí a Gabriel para que me explicara el misterio.
—¿Quién es?
—Pronto la conocerás y nunca podrás olvidarla, Gelsomina; es María, la Madre del Niño que nacerá en Belén.
—Pero aún faltan muchos siglos para que nazca Jesús.
Es verdad; pero ten presente que todas las criaturas viven en la mente y  en el corazón del Creador. Y los hombres, las mujeres y los niños, de una manera muy especial. Dios les da un nombre y los llama con una vocación singular antes de que existiera la primera partícula de polvo en el Universo. Y si eso ocurre con todos los hombres, imagínate con la que está destinada a ser Madre de Dios.
—Pero, entonces, María también es eterna…
—Su imagen sí que lo es, porque Yahvé sueña siempre con Ella. La Madre de Yahvé nació en la eternidad. No te extrañe si ahora podemos verla como la ve el Señor  y que oigamos el poema que pone en su boca el Espíritu Santo: "Yo era su encanto cotidiano; todo el tiempo jugaba en su presencia. Gozaba con los hijos de los hombres".
—Pero entonces…, ¿es verdad o no lo es que María existe desde antes de la Creación del mundo?
Gabriel me miró de reojo:
—Mira, Gelsomina; resulta que Jesús es el "primogénito" de la Creación. Así lo escribirá San Pablo dentro de mucho tiempo. Y dirá que todo, todo, ha sido creado en Él, por Él y para Él, que Jesús es anterior a todo. Por tanto, su Cuerpo y su alma son el modelo que Dios eligió para crear a Adán y a todos sus descendientes. Y ese Cuerpo y esa Alma no pueden existir sin su Madre.
Al llegar a este punto perdí definitivamente el hilo.
 

5 comentarios:

Antuán dijo...

Esto me gusta. No esperaba menos. ¡Antes de la Creación del Mundo! Si Dios había pensado en nosotros ya entonces... cuanto más en su ¡Madre! y encima gozaba con los hijos de los hombres.
¡Toma! y nosotros disfrutando con Ella. Faltaría más. Y eso, que continuará ¿o qué?--- Adiosle

Cordelia dijo...

Ohhhhhh. Gracias

Fernando Q. dijo...

Impresionante. Qué Novena más celestial, astronómica...

Y qué cuadro tan poco acorde don Enrique, con cariñoso respeto. Será que no lo entiendo, pero he visto cosas más bonitas...;-)

Feliz Quinto día de la Novena. LLoviendo a cántaros!

Galicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Pues reconozco que a mi me ha encantado tanto la travesía como el cuadro, porqué no?
Me ha transportado al principio de los tiempos y hasta me he metido en el misterio....