domingo, 15 de junio de 2014

El Trisagio Angelico



Hoy, Solemnidad de la Santísima Trinidad, he vuelto a rezar en latín, en compañía de siete u ocho personas, el Trisagio Angélico, una antigua plegaria de alabanza y adoración a Dios uno y trino:
V. Tibi laus, Tibi gloria, Tibi gratiarum actio in saécula sempiterna, O Beata Trinitas.
R. Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus exercituum. Pleni sunt caeli et terra gloria tua.
Los versos se repiten nueve veces precedidos de un Paternóster y de una antífona. Se termina con el Gloria y se repite el canto dos veces más.
Todos los años, mientras vivo esta vieja costumbre litúrgica, me veo a mí mismo como un niño chico que canta a grito pelado una canción con palabras aprendidas de sus padres, pero cuyo significado sólo entenderá cuando sea mayor.
¿A quién no le ha ocurrido alguna vez? De pronto nos viene a la memoria una canción que cantábamos de niños; tratamos repetirla y, al hacerlo, la entendemos por primera vez. Quizá sonreímos pensando: “hay que ver qué cosas decía yo entonces sin enterarme…”
Yo, lo reconozco, tampoco entiendo el Trisagio. No soy capaz de penetrar con mi inteligencia en el Misterio de la Santísima Trinidad. Apenas comprendo qué es la Gloria, la alabanza, la Santidad de Dios y por qué debo repetirlo todo tres veces.
Pero un día, con la gracia de Dios, me haré mayor y despertaré en el Cielo. Allí veré al Padre, el Hijo y al Espíritu Santo, y tendré toda la eternidad para penetrar en el Misterio.
Entonces retomaré el canto:
Te Deum Patrem ingenítum, te Filium unigenitum, te Spiritum Sanctum Paraclitun, sanctam et individuam Tr¡nitatem, toto corde et ore confitemur, laudamus, atque benedicimus: Tibi gloria in saecula.

7 comentarios:

desde Granada dijo...

Me encanta que nos lo recuerde
Y es cierto que yo tampoco lo entiendo Pero que alegría este canto de alabanza No se si tiene musica pero su sonoridad es indiscutible
A mi me recuerda además cuando era pequeña y estábamos en el campo. A veces las tormentas eran terribles y mi bisabuela de casi 100 años lo rezaba con toda la familia y las personas que trabajaban en la casa ! un buen recuerdo!!

c3po dijo...

Pues cuentan las crónicas que fué un niño, precisamente, el que dio origen al Trisagio, durante un gran terremoto que asoló Constantinopla.

ALEJANDRA dijo...

Esa oración la rezaba yo de chica con mi abuela cuando caía una buen tormentón, (cosa que ahora hay que verlo en las películas, al menos en Murcia). Lo rezábamos en castellano con el Misal. Y desde luego que surtía efecto, se nos quitaba el miedo y la tormenta paraba.

pacita dijo...

Calle.calle!!!recelo en la tierra mucos años.q haremos si un dia no nos escribe????l

Papathoma dijo...

Amén.

Antuán dijo...

Algún dia me haré mayor! ... ¡Como queda eso! Es usted grande pero es cierto, delante de Dios somos bien chicos y un dia será verdad que podamos entender y contemplar. ¡Que super-guay! Adiosle

Paula Brito dijo...

gracias por su comentario tan humano, si a usted le cuesta, imaginese a mi!....lo rece aquel dia con mas cariño y empeño!