viernes, 26 de febrero de 2016

Romper el silencio




Eso es lo que me pide Kloster; que "rompa" este silencio con el que, según él, estoy castigando a mis secuaces desde hace casi un mes.
Yo no sé si el silencio es quebradizo o si lo que se rompe de verdad es el ruido que nos rodea cuando uno decide callar por un tiempo. Sí parece claro en cualquier caso que buena parte de los lectores del globo andan inquietos. Unos me preguntan si estoy bien de salud, otros suponen que ha ocurrido alguna desgracia en mi familia; hay incluso quien ya ha rezado un responso por mi eterno descanso. Y yo mismo, que sólo pretendía desintoxicarme un poco saliendo de esta red que nos posee a todos, he empezado a tomarme el pulso cada dos horas para comprobar  que, en efecto, sigo vivo y dispuesto a hacer volar el globo un par de años más.
Escribo desde Molinoviejo. Hasta hace una hora en la casa y el jardín reinaba un silencio confortable; pero, de pronto, se ha levantado un vendaval alborotador, que crece por momentos.
Dice el oráculo de la agencia de meteorología que esta tarde caerán bruscamente las temperaturas y, al fin, llegará la nieve. Pero la nieve cabalga en el silencio. Ojalá vuelvan aquellos copos enormes que descendían lentamente el año pasado como en un vuelo de mariposas y se posaban intactos al otro lado del cristal de la ventana, como de puntillas.
Que nadie rompa ese silencio. Este globo no lo hará; se elevará despacio, sin ruido.
 

24 comentarios:

Fernando M Díez Gallego dijo...

Gracias, Don Enrique, por escribir.
Desde casi Sierra Nevada, Granada.

Merche dijo...

Cuando usted quiera y como quiera, que para eso es el jefe... pero me alegro de que escriba.

Antuán dijo...

Bienvenido don Enry. Bonita foto. La nieve si que nos trae el silencio, que no queremos romper. Que esto se siga moviendo. ¡Aquí estamos! Queremos colaborar. Adiosle

Valentina Manrique dijo...

Menos mal don Enrique, que nos dice algo. Yo también estaba preocupada. Y por egoísmo ¡nos levantan tanto la moral sus páginas! Para mi son un descanso...

Anónimo dijo...

Yo aquí en Bélgica también seguía esperando cada día. No me quería preocupar, pero por poco.... Me alegro de que solamente haya sido una desintoxicación de ruido y de que el globo vuelva a volar.

yomisma dijo...

Lo que más me gusta de la nieve (bueno, probablemente lo único) es el silencio que genera. Es un silencio fecundo y apacible que lleva implícito los primeros signos de la primavera, los sonidos del deshielo y el revoloteo de los pájaros cuando sale el sol.
u en el silencio oímos a Dios.

bellotera dijo...

Que alegría, me asomee y ...vi ese globo rompiendo el silencio . gracias kloster por pensar en nosotros y animar al piloto de este querido globo.

Isabel Béjar Castán dijo...

¡Gracias a Dios!!
Si, si!! de todo hemos pensado..

Croque dijo...

Esta es su casa y entra y sale cuando quiere, y le esperamos muchos como siempre. El silencio es necesario. Le agradezco a Kloster le insistiera.

Alba BF dijo...

Gracias por las sonrisas que dibuja en nuestras caras cada vez que escribe. Un abrazo!

LLumla dijo...

Ala qué bonito!!

Enrique Monasterio dijo...

Un anónimo me pide que pidamos por un matrimonio que "están a punto de separarse". Como me dice sus nombres prefiero no publicar el mensaje. Rezaremos igualmente.

yomisma dijo...

Oído cocina

Rosa Jarillo dijo...

Gracias por volver. 👍🏼👍🏼👍🏼

Vila dijo...

Y sin que sirva de precedente, yo también esperaba en silencio este momento.

Rezaré por ese matrimonio también.

Esa foto es del año pasado verdad?

Papathoma dijo...

Gracias!

yomisma dijo...

Rosa Jarillo!!!!! Madre mía lo que hace internet. Devuelve tiempos pasados y personas asociadas con ellos.

chispa dijo...

No quisiera romper el silencio a nadie..... porque lo agradezco muuuuchas veces, pero sí estaba preocupada..... pensé que el "globo" subió alto....
Bienvenido a la competencia, y entiendo que se necesita levantar el dedo de la tecla....

Cristina.V dijo...

He llegado esta tarde de Riaza, y que alegría al abrir el blog y ver sus
entradas. La verdad, es que lo echábamos mucho de menos.
Allí ha nevado muchísimo, el paisaje era precioso, y ese silencio......más que confortable
Se estaba tan a gusto!!!
Rezo por el matrimonio, ojalá encuentren una solución.
Gracias Koster.

Blancanieves dijo...

Ah, pues yo me había tomado el silencio como algo cuaresmal. Como dice mi madre, de las malas noticias te enteras enseguida, así que si sólo había silencio no me preocupaba.
Pero me alegro de poder contar otra vez con estas entradas tan inspiradoras.
Y lo del matrimonio desajustado me viene al pelo, porque unos amigos andan en las mismas, así que si no le importa a los demás pasajeros, que metan a otro en el mismo saco, porfa. ¡Gracias!

Rosa Jarillo dijo...

Aunque sea en privado ¿quién eres, yomisma?

yomisma dijo...

No sé cómo mandarte un privado asin ir te diré que soy Begoña Garijo desde las Américas

Fernando Q. dijo...

Qué alegría volver a saber de usted!

CarmenL. molina dijo...

Gracias D. Enrique por volver a deleitarnos con sus palabras, son animantes siempre y me ayudan mucho.
Gracias de nuevo. Carmen.