domingo, 3 de julio de 2016

Corriente y normal



Me llama Jaime desde el hospital para anular una cita que teníamos pendiente:
—Me han internado en La Paz porque tengo una neumonía de caballo. Ahora estoy mejor, pero lo he pasado muy mal.
—¿Y qué dice el médico?
—Que, con tanto aire acondicionado es normal 
Estoy seguro de que el neumólogo en cuestión no piensa que tener pulmonía sea normal. Corriente, sí; sobre todo si uno se enchufa en los pulmones un vendaval refrigerado.
Normal y corriente ¿son lo mismo? A primera vista diría que sí. Hay una normalidad estadística a la que habitualmente recurrimos para calificar todo aquello que es habitual, por muy extraño o anormal que nos parezca. El diccionario de la Academia avala este significado.
Hace treinta años mi amiga Chus estrelló su cochecito recién estrenado en una conocida fuente pública. Eran las tres de la madrugada y salía de la disco bien cargada de vodka con tónica. El agente de tráfico que acudió al incidente explicó a la audaz conductora:
—Con la cantidad de combustible que llevas en tus venas es normal que tu coche vuele.
Lo reconozco, soy un maniático de las palabras. En este caso yo habría dicho "es lógico" o incluso "es inevitable",  pero me resisto a llamar "normal" a lo que sólo es corriente. 
Si (Dios no lo quiera) se declarara una epidemia de gripe en Madrid y el ochenta por ciento de la población cayese enferma, entiendo que lo normal sería estar sano y lo corriente, tener fiebre alta y dolores por todo el organismo. Esto no es sólo el juego de palabras de un viejo chiflado. El problema radica en que nuestra cultura dominante supone que la normalidad de un hecho, de unas ideas o de una conducta depende exclusivamente del número de veces que se repita ese hecho o de la cantidad de personas que defiendan esas ideas o se comporten de ese modo.
Vayamos al grano. Os aviso: ya os podéis ir rasgando las vestiduras. Con el calor que hace hoy en Madrid no corréis el menor riesgo de resfriaros.
Ayer por la tarde tuve que acercarme al centro y logré circundar a duras penas la manifestación del "orgullo gay",  que se había hecho fuerte en la Castellana. No pude evitar, sin embargo, ver el espectáculo festivo, carnavalesco, peleón, abigarrado, estrambótico, sudoroso y un tanto hortera, del cortejo reivindicativo.
Mientras lo contemplaba en silencio desde el interior del coche me pregunté si todo aquello era "normal". Kloster, que, como siempre, viaja a mi lado de copiloto me respondió:
—Es sólo corriente, colega; pero cada día más corriente. Y no sólo porque están saliendo del armario de mil en mil, sino sobre todo porque hay un proselitismo gay agobiante y subvencionado. Quieren convencernos de que el sexo se elige como el color de una camiseta o el modelo de un automóvil; que lo natural se identifica con lo que a uno le apetece, y como no es difícil cambiar "el apetito" de chicos y chicas, sobre todo en la primera adolescencia, están fabricando armarios en serie para que entren jovencitos y jovencitas en busca de experiencias nuevas. Antes a esto se le llamaba "corrupción de menores" y se contemplaba en el código penal. Ahora se incluye en los planes de educación.
Recordé entonces a un chaval de primero de bachillerato que vino a la capellanía para contarme que era gay, que estaba muy contento porque había comprendido que era normal.
—Ya he tenido seis parejas —añadió—.
—¿Y de verdad te parece normal —respondí—? ¿A los dieciséis años, seis parejas? En mi opinión tienes un problema serio, una obsesión sexual, y deberías hacértela mirar cuanto antes. Quizá todavía estés a tiempo.
Me temo que éste es el verdadero problema de muchos,



35 comentarios:

Juanma Suárez dijo...

Don Enrique, el que su entrada de hoy acabe con una coma... ¿es porque piensa seguir hablando sobre esto?

Llevo dándole vueltas a una idea (en realidad son muchas, pero esta sobresale de alguna forma) sobre esto que ahora nos están queriendo colar a la fuerza en la sociedad: ¿por qué alguien tiene que alardear públicamente de algo tan íntimo y personal como el sexo? ¿Por qué debe importarme a mí con quién se acuesta uno u otro (lo de "ser normal" y "ser habitual" es algo en lo que estoy completamente de acuerdo con usted)? ¿Por qué se hacen cabalgatas, se ondean banderas, se montan fiestas, se alardea de algo tan íntimo como esto y, sin embargo, a mí me dicen que tengo que vivir mi fe de forma escondida, solo en mi casa, encerrándola para que nadie se ofenda?

Sí, los mismos que hacen alarde de su intimidad más animal a la vista de todos, me piden a mí que esconda y no publique lo único que distingue al hombre de cualquier simio: mi espiritualidad.

Es bastante, cada vez más, habitual. Pero jamás será normal, por más que nos lo repitan hasta la saciedad. Y, además, dice muy poco del respeto que tienen a los demás estos que tanto gritan por el suyo.

Elena Labrín dijo...

Don Enrique, usted no me conoce, soy de Piura, Perú y Don Antonio Ducay nos recomendó su blog a todos sus seguidores de Facebook, desde entonces lo leo frecuentemente.
Lo que me llama más la atención y el "arma" que más usan todos los partidarios de la ideología de género es su clásico "loveislove". Siento que la palabra amor está tan desgastada, tan mal utilizada, tan ligada a lo físico...
Cuando empiezo a conversar sobre el tema con amigos que están a favor de todo esto, al final siempre se alude a que así es el amor y que contra eso nadie puede hacer nada, pero yo digo ¿realmente el hombre es tan animal como para no poder decidir a quien amar? Me gustaría saber cómo poder enfrentar de mejor manera este argumento del "amor" sobre todo para cuando deba hablar del tema con mis niños.
Un abrazo

Anónimo dijo...

A mi siempre me explicaron que lo "normal" era aquello "ceñido a la norma". De así que no considere de ninguna manera iguales los términos" normal" y "habitual".
A partir de esa premisa, podríamos discutir normalmente, cosa poco habitual hoy en día.
Totalmente de acuerdo con usted, D. Enrique.

Marita

Pedro dijo...

Es una pregunta razonable, Juanma. Afortunadamente, tiene respuesta. La celebración es por finalmente poder defender su orientación. Tras cientos de años tratados como proscritos, es más cercano a una "celebración de la libertad" que a una "revelación de identidad".

Por otro lado, no entiendo la siguiente parte. ¿Cómo es eso de que tienes que vivir tu fe de forma escondida? ¿Cuándo has sido perseguido por ella? Más aún ¿Ha habido alguna ley que te prohíba disfrutar de tu fe en público?

Finalmente, si bien respeto que lo único que te diferencie a ti de un simio sea tu espiritualidad, te pediría que no tengas tanta prisa en extender ese razonamiento al resto de la humanidad. Personalmente no considero que la espiritualidad sea lo único separándome de los simios.

Pedro dijo...

Elena, si bien no soy Don Enrique, me pregunto qué te hace creer que el amor que tienen los homosexuales entre si está por algún motivo más ligado a lo físico que aquel de una pareja heterosexual.
"Loveislove" esencialmente intenta combatir eso. Argumenta que los gays, habiendo decidido o no a quién amar, AMAN, y su amor no es menos válido, real, profundo o duradero que el de una pareja heterosexual.
Por favor, dime, por qué exactamente sientes que en este caso en concreto la palabra amor está "desgastada" o "mal usada". ¿No ves posible que los homosexuales se enamoren?

Pedro dijo...

Personalmente, siento que el núcleo del tema reside en algo más importante que "normal" o "frecuente". Creo que a la hora de considerar una conducta, como puede ser que el sexo o la preferencia sexual se elijan como el color de camiseta, o que se experimente en la adolescencia, cuestiones como su normalidad, frecuencia relativa o naturalidad son mayoritariamente irrelevantes. La pregunta esencial al observar cualquier hecho es si es moral.

¿Qué más da si dos mujeres que se atraigan sexualmente ocurre una vez de cada tres, diez, cien o un millón? ¿Dañan a alguien expresando su atracción? ¿Lo que hagan en la cama afecta a el bienestar de sus vecinos, amigos, hermanos?

Dejemos de dar vueltas sobre si es o no es normal o natural o permitido por X ó Y gobierno o libro sagrado y empecemos a juzgarlo por si daña a alguien o no.

Fernando Q. dijo...

Lo que no es normal no lo será porque la mayoría lo acepte. Será algo fuera de lo normal aceptado mayoritariamente. Casos como este lo vemos a diario, a cada cual más hiriente. Porque no debemos olvidar que la mayoría del mundo civilizado encuentra “normal” arrancar a un bebé de tres meses de vida del vientre de su madre. Y lo justifican con la libertad de la madre a tener o no algo que ya tiene. De la misma manera, no se puede elegir el sexo. O se es hombre o se es mujer. Por mucho orgullo que se tenga.

yomisma dijo...

Pedro, con todo respeto y con todo cariño a mis amigas lesbianas. Cuando una persona actúa en contra del designio natural a quien más daña es a sí misma.
La dignidad humana es cuerpo y espíritu dentro del parámetro natural que Dios, que no se equivoca, diseño para cada uno. El problema reside más en el mal entendimiento de la dignidad humana, masculina y femenina, que en la definición del amor.
Eso pienso yo. Y me apena ver que se "normaliza" un modo de vida que esconde consecuencias terribles tanto para la persona individual como para la familia y la sociedad.

Pedro dijo...

Yomisma, siento si puedo parecer algo ignorante, pero me puedes explicar qué es exáctamente ese "designio natural" del que hablas? No termino de comprender el concepto.
Por otro lado, también me gustaría que me explicases cómo puede exteriorizar tus sentimientos y disfrutar de ellos sin sentirse culpable esconder consecuencias más terribles que vivir escondiendo y reprimiendo el amor, y que perder un aspecto importantísimo de la psique humana como pueden ser las relaciones de pareja.

Finalmente, si no te parece demasiado pedir, me gustaría que respondieses tanto a mis preguntas originales como a tu vaga acusación. ¿Qué daño hace a alguien que dos mujeres se acuesten juntas? ¿Cómo puede ser eso "esconder consecuencias terribles para la sociedad"? Por favor, cuando estás condenando actos de una forma indiscriminada, lo mínimo que hay que hacer es especificar.

Cordelia dijo...

Pedro, te recuerdo que no hace mucho, la Junta de Andalucía ha prohibido a un médico tener un crucifijo en la mesa de su consulta. A ver si se atreven a prohibirle a un homosexual que tenga la banderita del arco iris. La que se lía... ¿Por qué los mismos que pretenden que las procesiones se escondan, o que simplemente las prohíben, financian con el dinero de todos (el mío, coño) el desfile del orgullo gay? En cuanto a disfrutar de la fe en público, hay "tolerantes" que irrumpen en las capillas universitarias al grito de "arderéis como en el 36", frase con gran mérito poético que por sí sola debería ser constitutiva de delito. Luego les hacen concejales y explican que lo que a ellos les joribia es que la fe en casa de cada uno, pero no en la universidad. El club de ajedrez puede tener un local en la facultad. Los cristianos, no.

Jordania Munelo dijo...

No termino de entender Pedro (quizás yo se mas ignorante) pero parece no estar ni a favor ni muy encontra con el contenido... Entiendo y respeto que cada cual puede opinar como quiere. De todas formas estuve revisando algo en una pagina web que quizás le ayude a aclarar sus dudas. En caso de no servirle, Rezaré para que se le aclaren en caso de que las tenga. Aquí lo dejo
http://encuentra.com/homosexualidad/mi-amigo-homosexual/
Y disculpe si soy yo la equivocada.

Jordania Munelo dijo...

D. Enrique, muy bueno. Muchas gracias

Enrique Monasterio dijo...

No pensaba yo que esta entrada mía estival y liviana generaría un debate tan intenso. Ahora mismo debería "moderar" 22 comentarios nuevos. Algunos son respetuosos y amables. Otros…, lo contrario. Como no estaría bien publicar solo los elogiosos, prefiero mandarlos todos a la papelera. Pido perdón a los partidarios y a los que no lo son, incluso a los que me descalifican con extraños adjetivos que, aunque estén de moda, nunca he entendido muy bien.
Este globo huye de las disputas acaloradas y de esa extraña manía que tenemos los hispanos de eludir el fondo de los argumentos para centrarnos en la persona que los propone.
Paso página por hoy.

Cordelia dijo...

Ya me quedo con las ganas de saber cuáles son los extraños adjetivos...

yomisma dijo...

Yo te expongo las razones que me parecen válidas para mi argumento. Tu expones las tuyas, que respeto entre otras cosas porque si no lo hiciera me montas un gran pollo. Así que solo te pido que respetes mi manera de ver las cosas. Con los gays hemos topado (lomas intransigente del momento)

Anónimo dijo...

Viva España retrasada,me marcho a Canada.

Pedro dijo...

Cachis. Con lo que me estaba entreteniendo.

Diferencias aparte, sólo quería hacerte saber que admiro tu blog y tu aproximación a la mayoría de las cosas. Podemos disentir en muchas cosas, pero no negaré que siempre he respetado tu obra.

No hace falta que lo publiques, es mi forma cutre de enviar un privado.

Un saludo
Pedro

Antuán dijo...

Hola amigos. Ayer no pude entrar en la batalla porque no tenía Internet. Pero hoy no me resisto a participar. Primero de todo d. Enry ya se puede cuidar con estos cambios de temperatura. Lo del hospital ya me parece serio. Y de la manifestación me lo dijo mi hermana que vive muy cerca de Colón y después de recoger salió a dar un paseo por la Castellana y rezar un Rosario y acercarse a una Iglesia pequeña donde está el Santísimo expuesto y hacerle un ratito de compañía cuando se encontró con semejante espectáculo. La gente ya no tiene el menor reparo para manifestarse y ¿nosotros, vamos a ser menos? Adiosle

goyo dijo...

Animo Pedro estas muy cerca de la verdad a un pasito, piensa en silencio de donde venimos y hacia donde vamos. Los cuchillos sirven para cortar jamon y tambien para cortarse las venas y ambas son realidades verdaderas.Pero solo una no hiere y no empeora tu salud

Oye si se te ocurre rezar reza por mi estoy a punto de arruinarme, y a todos los deñ globo rezar por mi.

Anónimo dijo...

Animo Goyo,bienvenido al mundo de los arruinados,no se vive tan mal pasando penurias.Con un escapulario en el cuello y un rosario en la mano ¿para que queremos coche,casa,dinero?

Cordelia dijo...

Goyo, rezando

Enrique Monasterio dijo...

Goyo, no publico de momento tu último comentario; tienes la emotividad a flor de piel y no me parece razonable colgar en Internet, para que llegue a cualquier persona, todo lo que llevas en el corazón.
Rezamos todos por ti y por tu numerosa familia. Seguro que, de ahora en adelante, las cosas irán mucho mejor. Un abrazo muy fuerte

Jordania Munelo dijo...

Rezo desde Venezuela!!!

Merche dijo...

Oído Goyo. Estoy en ello. ¡Animo!

Merche dijo...

¡Muchas felicidades, don Enrique!
Goyo, ¿cómo va ese ánimo? Seguimos rezando.

goyo dijo...

Felicidades capitan ...Gracias Merche todo bien un abrazo a todos

Anónimo dijo...

Merche, andara jodido pero contento,como el resto de cientos de miles de españoles arruinados.

Pilar dijo...

Como no hay entradas nuevas me he puesto a curiosear en la Wikipedia. Nombre de varos reyes: el Santo -bueno, hoy es su día-, el Pajarero -uy, creo que es aficionado-; el Doliente, en su reinado se conquistaron las islas Canarias -ya decía yo-; el Cardenal -menudo lío-, o el Navegante ¡claro, así venga de viajes! Es un broma, pero ¡Muchas felicidades!

goyo dijo...

Mira Merche estoy viviendo en primera persona tres escenas de la vida de Jesus.

1 el mal ladron, cuando estas en la cruz quieres bajarte a nadie le gusta el dolor
2 el camino y las burlas de Jesus coronado de espinas " el otro dia me encontraba con uno al que ayude en su dia....Y me dijo como eres tan pardillo, no conteste ofreci el silencio ...
3 la oracion de Jesus en el huerto...Señor aparta de mi este caliz pero hagase tu voluntad.

Pero estoy mejorando mucho me siento mas cerca de Dios que nunca !

Anónimo dijo...

Lo dicho jodido pero siempre contento,Dios proveera.Pero que proveea pronto ¿verdad?

Blas de Lezo dijo...

Querido piloto y navegantes, A ver si podeis rezar hoy a la Virgen del Carmen por Natasha, una chica de 16 años que se ahorcó el jueves aqui donde vivo pero mantenía la respiración. Me puse a llorar después de informar el TC mientras rezaba por ella

Blas de Lezo dijo...

Querido Goyo rezo a la Virgen del Carmen por tus intenciones

Merche dijo...

Hijo, Anónimo, con todos los respetos, no sé si intentas dar ánimos a Goyo o meterle el dedo en el ojo. Cambia un poco tu comentario, anda. A mí me queda mal cuerpo después de leerte.

Fernando Q. dijo...

Y don Enrique, andeandará?

yomisma dijo...

Por ella y por la juventyd a la que se está engañando con la falta de valores firmes que sostienen la vida.