lunes, 7 de diciembre de 2020

Casi un cuento de Navidad

 Basado en hechos reales



Fue antes de la pandemia; supongo que hace un año o dos. Quizá era otoño, como ahora, cuando salí a dar un paseo por el Madrid de los Austrias y me detuve ante el escaparate de una pequeña librería de viejo. Me demoré un buen rato curioseando aquellas maravillas cubiertas de polvo. Estaba a punto de seguir mi camino cuando descubrí un libro que me resultó más que familiar porque lo escribí yo mismo hace casi veinticinco años. Verlo allí, arrinconado entre cientos de viejas glorias, me provocó una cierta melancolía; pero lo que más me molestó es que parecía nuevo, como recién salido de la imprenta.

Acudí al librero, a Matías, que resultó ser el dueño del negocio, y me contó que pertenecía a un lote del difunto marido de doña Lola, que, al quedarse viuda, había puesto a la venta la biblioteca de su esposo. Me aseguró que el libro estaba sin estrenar y que era "muy famoso".

—¿Usted lo ha leído?

—Pues no; pero tiene muchas ediciones.

Le pregunté el precio y la respuesta me deprimió aún más:

—Por cinco euros es suyo.

—No, amigo; es mío, porque yo soy el autor y, francamente, no me parece bien que me venda tan barato.  

—Entonces podemos hacer una cosa —respondió Matías—. Usted se lo dedica al que quiera comprarlo. Lo firma y yo lo coloco en el centro del escaparate con un letrero que diga: "dedicado para usted por el autor".

Así lo hicimos y subió el preció a 12 euros.

Ahora que llega la Navidad debería volver a la librería (tal vez sea capaz de encontrarla) para comprobar si el libro sigue aún en el escaparate. Aunque lo más probable es que el dichoso virus coronado haya dado al traste con el negocio.

¿Y si hubiera ocurrido otra cosa?

Creo que me arriesgaré a completar esta verídica anécdota dejándome llevar por la fantasía.

*     *     *

Matías estaba a punto de clausurar definitivamente su establecimiento, y, mientras guardaba los libros en grandes cajas, vio llegar a Joaquín, el dueño de la Pensión "La Estrella".

—¿Tú también cierras, Matías?

—Sí; son malos tiempos…

Joaquín había decidido hacer lo mismo con su pensión. Los clientes huían y ya solo quedaban dos: Ana, una anciana con muy mal genio, y su nieto Seve, un chiquillo de 12 años con síndrome de Down.

—A estos no puedo echarlos; llevan mucho  conmigo y son de la familia. Pero no quiero  ni uno más.

Mientras hablaba, Joaquín iba hojeando los libros de Matías. Uno le llamó la atención de forma especial.

—"El belén que puso Dios". ¿Es sobre la Navidad?

—Sí. Además te lo ha dedicado su autor.

—¿A mí?

—Bueno; la dedicatoria dice que es "para el primero que lo compre", y yo te lo cambio por una caña y una tapa de boquerones. Es un buen libro; te gustará. Acabo de leerlo. Habla de un posadero que se llama Joaquín, como tú, de un niño-Down como Seve y de una estrella, como la de tu pensión.

Joaquín, ya en casa, decidió leerlo en voz alta para entretener a sus dos huéspedes.

En el primer capítulo se habla de "un matrimonio joven de inmigrantes que acaban de llegar a la ciudad. No traen el borrico, porque la especie está en peligro de extinción, sino una moto desvencijada que sabe Dios cómo sigue funcionando todavía. No encontrarán sitio en los hoteles, y ella deberá dar a luz en el Metro…"

En ese momento sonó la aldaba de la puerta. Joaquín iba a gritar que la pensión estaba cerrada, pero no se atrevió. Descorrió el cerrojo, y allí estaban: él era muy joven, apenas cuatro pelos en la barba. Ella, casi una niña, con unos ojos verdes enormes y una sonrisa serena. La moto era una ruina.

—Pasad, chicos, pasad, que no se nos enfríe la sopa —dijo Joaquín—.

XII/2020

 

 

 

17 comentarios:

Romualdo dijo...

Extrañaba sus publicaciones y hoy me encuentro con esta historia preciosa! Casualmente (un diosidencia diría un amigo), ayer desempolve mi copia del Belén que puso Dios -- sin autografiar ;-) -- que cada año, según se acerca el día de Navidad, voy releyendo con la ilusión de un niño pequeño que espera la llegada del Niño Dios.

María Emilia dijo...

Que bonito que se encuentre en las librerías. Yo desde el año pasado intente comprarlo para mis nietos y sobrinos nietos como regalo de navidad pero en México no se consigue
Me ha alegrado tanto las meditaciones de la Inmaculada, mi ciudad se llama Tampico de la Inmaculada Concepción

Cordelia dijo...

Gracias

Bita dijo...

Me chifla “el Belen que puso Dios”.. pues estas navidades lo leo de nuevo!

Charo dijo...

Vaya, yo también lo tengo dedicado. ¿Será el de la librería de la historia?

Charo dijo...

Vaya, yo también lo tengo dedicado. ¿Será el de la librería de la historia?

Papathoma dijo...

Qué bonita historia.. y cuánto da que pensar. ¡Gracias!

Gema Valldecabres dijo...

Llevo 5 navidades releyendolo. En Valencia es muy famoso. Y siempre digo orgullosa que conocí al autor hace 30 años en Somosierra. Enhorabuena !

Mercedes dijo...

Muchas gracias, don Enrique.
Y por sus meditaciones de la Novena de la Inmaculada.
Un abrazo también para todos los pasajeros de este globo.
Mercedes

Rosa M Valles Alventosa dijo...

Gracias, don Enrique, no sabe el bien que nos hace. Las meditaciones de la Inmaculada tan llenas de paz y ternura, las he mandado a mis amigos y ellos a su vez a otros amigos como me decía uno de ellos han hecho furor, gracias, que Dios le bendiga

Rosa dijo...

Don Enrique,muchas gracias por todo lo que dice y por las meditaciones de la novena de la Inmaculada, las he mandado a mis amigos y ellos a su vez a más amigos, como uno de ellos me decía, esas meditaciones han hecho furor, gracias, no sabe cómo nos ayuda

Rosa dijo...

Don Enrique,muchas gracias por todo lo que dice y por las meditaciones de la novena de la Inmaculada, las he mandado a mis amigos y ellos a su vez a más amigos, como uno de ellos me decía, esas meditaciones han hecho furor, gracias, no sabe cómo nos ayuda

Elsa dijo...

En Monterrey hay una librería q se llama Beityala. Es posible q ahí lo encuentres. En internet buscas los datos de dicha librería.

Candelaria Blasco dijo...

Que lindo. Acabo de leerlo después de leer unos capitulos de ese gran libro. Mi mejor aliado para preparar mi corazon para la navidad. Y un libro que habla sobre todo del gran amor de Dios a los hombres, desde la creacion hasta ese pequeño pesebre.
Un saludo desde Argentina. (Estuve buscando el libro aca, para regalar, y no lo he conseguido, una pena)

Elsa dijo...

Y en Guadalajara en la librería de la iglesia de San Josémaría Escriva quizá tb lo puedes encontrar. Tel 3336521468

Carmen dijo...

Muchas gracias por su meditacion de Navidad,que me ha ayudado a hacer oración en el Portal

caminando dijo...

Precioso.... Ojalá llegue a escribir algo parecido.. así, sin más inspiración que lo que se tiene... Mil gracias Don Enrique, me da mucha alegría seguir encontrándole, está en Asturias? 🤩