jueves, 7 de julio de 2011

La boutique de Bastian

 Cuento basado en la puritita realidad. Palabra.


Gemelos de plata con base redonda en piel de pitón.190€

Bastian Moore (en el siglo, Sebastián Morales, natural de Grajera de los Terrones) tiene una tienda de ropa para caballeros en un bienoliente barrio de la capital donde solo compra la gente guay. Se trata de una boutique la mar de exclusiva. Todo carísimo, of course
Comprar unos gemelos, pongamos por caso, en el establecimiento de Bastian es emocionante y peligroso: nada más traspasar la puerta uno siente ya el aroma noblemente masculino de la esencia de Paco Rabanne. La música de un discreto violonchelo invita a hablar en voz baja y, a ser posible, con leve acento francés. Bastian y dos empleados te reciben con una sonrisa y un apretón de manos. Luego te invitan a tomar asiento y te presentan una bandeja aterciopelada en rojo con un muestrario de gemelos de todos los tipos. En aquel regio azafate unas simples mancuernillas de esparto adquieren nobleza y precio.
La crisis no cuenta para Bastian. Sus clientes habituales están por encima de esas angustias financieras. Además no necesita vender mucho: con un par de trajes y unos trapitos cada día tiene suficiente para cubrir gastos. A Bastian le molestan las multitudes, los gritos desaforados y el olor a colonia Álvarez Gómez. Por eso, en la boutique de Bastian nunca hay descuentos.
Este año, con las rebajas de julio, ha tomado una decisión provocadora: ha subido todos los precios y lo anuncia sin el menor empacho en el escaparate: “camisa de caballero. Antes, 150 €; ahora, 240.” ¡Últimos días!
―¿Y cómo va el negocio?
―Divino, Kloster; divino. Hoy he vendido diez bañadores, un par de tebas de Cachemir y algún complemento más que no recuerdo. Mis clientes se agolpan en la entrada. Han venido más de quince. Mis subidas de julio son irresistibles.
Y Bastian se ríe con esa carcajada “divina” un pelín repugnante.

15 comentarios:

yomisma dijo...

No se si reirme o echarme a llorar.... Qué país!

Heteroayuda dijo...

Me gustan las cosas hermosas que se pueden tocar y utilizar. Brocados antiguos, bronces con cardenillo, objetos lacados, marfiles tallados, ambientes exquisitos, lujo, pompa: es mucho lo que se puede disfrutar con todas esas cosas. Pero el temperamento artístico que crean, o que al menos revelan, tiene todavía más importancia para mí. Convertirse en el espectador de la propia vida, es escapar a sus sufrimientos. Ya sé que le sorprende que le hable de esta manera. No se ha dado cuenta de cómo he madurado. No era más que un universitario cuando me conoció. Soy un hombre ya. Tengo nuevas pasiones, nuevos pensamientos, nuevas ideas...

Cordelia dijo...

Yo no he tenido la duda de yomisma. No lloro porque es de nenas, pero ganas no me faltan. Qué pena, a qué grado de imbecilidad hemos llegado. ¿Tebas es una errata o una cosa aparte de una ciudad griega?

Mercedes dijo...

Bueno, bueno, seguro que sus ganancias las reparte con Caritas...
¿Lo de las palabras clave es una cinta sinfin, que vuelve al principio cuando termina? Lo digo porque a veces salen algunas que me suena haberlas visto antes.

yomisma dijo...

Cordelia, la misma duda tuve yo hace unos años.... hasta que mis hijos heredaron unas tebas...que en realidad son chaquetas de punto muy muy pijas.

Relicary dijo...

¡Argh! Son esas tiendas. Esas tiendas existen, donde además alguien se compra un bolso por 600€ y que sólo usará la primavera del 2012, o simplemente no usará porque no sacará tiempo. Esto no es cinismo, es experiencia vista por mis propios ojos.

La élite es lo que tiene, hay Ricos entre los ricos y Bastian trabaja para que sigan mostrando galones de su estatus.

Como dejo la presentadora de "21 días..." viviendo la experiencia: Te sientes como un dios, vives en un mundo aparte habitado por unas pocas personas más.

Experiencia, en esas tiendas nunca ponen los precios en los escaparates.

Es lo que hay, el extremo de un grupo.

Carlos García dijo...

Me parece que Kolster se puesto provocador (agent provocateur, si Bastian lo prefiere). Necesita unas vacaciones; pronto. Los calores matritenses no son buenos. Y menos enlas aceras de Serrano, tan amplias ellas, tras las reformas. Aléjese de la 'milla de oro'.

Vila dijo...

Me he reido mucho. Gracias.
Y genial lo de "una carcajada divina", me ha parecido oir incluso el tono de voz asociado a la frase. Total, total.

c3po dijo...

Pues a mí, que me espere sentado el Sr. Morales. Con la chupa de hojalata que me pusieron de fábrica, voy a tirar un par de años estelare smás :-)
Nos vemos en la Puerta de Tannhäuser :-)

Macarena dijo...

Jajajajaja!!!! y yo que acabo de comprar en el "cortinglé" 4 camisas de caballero, 4, por 100 leuritos, y me parecía caro! Aunque lo mío debe ser "deformación profesional" de madre de familia numerosa...

Relicary dijo...

Ahí estamos Macarena. Seguro que mi armario entero vale tanto como un traje de esa tienda.

Somos gente sencilla XD

Anónimo dijo...

"Divina carcajada", excentricidades, todo suena a querer ser...especialmente glamuroso y distinto. Podían pensar en el diseño, diferente, excéntrico, de su pijama de madera. Ah! no, ahí no hay distinciones...Perdón por ser tan malilla.

Papathoma dijo...

Recuerdo haber tenido que consolar a una amiga mia cuyo bolso nuevo le habia salido malo. Habia invertido en el exactamente el sueldo que yo le daba a mi canguro ("daba", porque con el ultimo recorte a los funcionetas tuve que prescindir de ella).

No lloraba por el dinero sino por el fraude, la humillacion de que semejante marca hiciera eso a una cliente. Y supongo que tenia razon, no?

Si alguien sabe el truco de como hacer que personas inmersas en ese ambiente tengan sensibilidad hacia las carencias de los menos afortunados y arrimen el hombro, porfaplis agradeceria alguna idea divina.

Clara dijo...

Pues Álvarez Gómez es la única colonia que uso después de que los embarazos agudizaran mi pituitaria convirtiéndome en un pointer. Las demás se quedan pegadas a mi nariz durante veinticuatro horas, y es molesto comerse unas alubias al Paco Rabanne o a la Carolina Herrera.

maria dijo...

EXISTE UNA " ECONOMIA "EN CRISIS, QUE ES LA QUE NORMALMENTE SOBREVIVIMOS DIARIAMENTE, Y OTRA QUE EN EPOCAS DE CRISIS ESTA EN AUGE : ARTICULOS DE LUJO.

ESE MERCADO ES EL QUE MÁS CRECE CUANDO HAY RESTRICCION ECONOMICA; ACA LOS RESTAURANTES QUE SON CARISMOS PASAN LLENOS DE GENTE: ES EL EFECTO PSICOLOGICO DE LA CRISIS PUES QUIENES SE "APRIETAN" LOS BOLSILLOS SIENTEN LA NECESIDAD DE ACCEDER AL CONSUMO DE PRODUCTOS DE LUJO Y COMPRAN : ESO LOS TRANQUILIZA AL MENOS POR UN TIEMPO .

ES UNA VIA DE ESPAPE QUE GENERA SENSACIÓN DE RECOMPENSA.