sábado, 29 de marzo de 2014

Manos de barro (*)

El reloj marca las 10,45 de la noche. Dentro de un rato se adelantará solo y tratará de robarme una hora de sueño. Quizá lo consiga. Yo, por si acaso, abro el misal y leo los textos litúrgicos de la Misa de mañana. Algo tendré que decir en la homilía.
El pasaje evangélico del “Ciego de nacimiento” siempre me ha impresionado. Habla de la fe como luz y de la ceguera de aquellos que se resisten a creer. Si lo comentara palabra por palabra me alargaría más de lo razonable.
Seguramente me quedaré en el comienzo de la escena: Jesús ve a un ciego que pide limosna junto al camino; toma un poco de tierra del suelo, escupe sobre ella y la aplica sobre los ojos del ciego.
¡Qué cosas tiene el Señor! ¿Quién se dejaría tratar con semejante colirio? Y, sin embargo, el Maestro sigue empleándolo cada día. Quiere sanar a los ciegos, a los sordos, a los leprosos de este mundo, con manos de barro, con las manos de este cura embarrado.
Recuerdo el poema de Miguel Hernández: “me llamo barro aunque Miguel me llame…” También yo me llamo así. Manos de barro que limpian las heridas, que dan luz a los ojos, que acarician el alma de los que se dejan tocar por ellas.
Pero es preciso que el barro tenga fe en su propio poder de sanar; que no olvide nunca que Jesús mismo escupió sobre esas manos y las endiosó con su saliva.
No puedo cansarme de confesar; es lo único útil que sé hacer con mis manos.

(*) Hace algún tiempo el autor de la espléndida fotografía que incluyo en este post me autorizó a publicarla, y lo hice no sé donde. También he olvidado el nombre del artista, y lo siento. Si se asoma por aquí, le ruego que me refresque la memoria.



10 comentarios:

Vila dijo...

Gracias!! Creo que eso lo dice todo.

Papathoma dijo...

Menudo broche de oro para terminar el día de hoy. Vengo de tocar un poco el Cielo en un homenaje que se ha hecho hoy a Dora del Hoyo en su pueblo natal. Fue todo tan...normal!!! No hubo elogios huecos que se prodigan tanto en los homenajes. Fue intenso, divertido, vibramos con la emoción de los testimonios sinceros que escuchamos, rezamos apiñados en la iglesia del pueblo, hablamos con los familiares -encantadores- y desde aquí me hago eco de la propuesta del Sr. Alcalde en su nada rebuscado discurso: "que algún día Boca de Huérgano se convierta en lugar de peregrinación para ver la casa de Dora". Me dieron ganas de convertir su discurso en Oración y decir en alto: Amén!

Vila again dijo...

Lo siento querido amigo, he buscado por el globo la fotografía en alguna otra entrada ayudada por el "indice personal" que confeccioné ya sabe cuando, pero... nada. No lo encuentro. El caso es que me suena haber visto la foto antes.

Es una pena, tal vez allí hubiera puesto el nombre del autor, aunque en usted sería raro poner esos datos (pensándolo despacio)

En fin, buenas noches y hasta mañana.

Feliz Domingo ya.

pacita dijo...

Ole Pater!!! Gracias Días mío !!!

Anónimo dijo...

por si le sirve para refrescar la memoria:

http://tinyurl.com/manosdbarro

j

Cordelia dijo...

Gracias

Todoslosnombres dijo...

Benditas manos de todos los alfareros que nos moldean de nuevo cuando perdemos la forma. Aunque Él sepa de qué barro estamos hechos.

Gracias por sus letritas y también al autor (perdido, de momento)de la fotografía.

Antuán dijo...

Hay una canción muy bonita de las que se cantan en Misa: " como el barro en manos del alfarero, toma mi vida, hazla de nuevo; yo quiero ser un vaso nuevo". La última vez que la oí en el entierro de mi padre, a él también le gustaba. Adiosle

PTY dijo...

También yo quiero ser de ese barro...

albertolamas dijo...

Gracias por citarme, Enrique.
Yo soy el autor de la fotografía y, encantado de que acompañe a tan bellas palabras, al margen de creencias o religiones.
Un saludo
Alberto Lamas

https://www.flickr.com/photos/albertolamas/6303254753/in/photostream/