viernes, 28 de marzo de 2014

Un chiste de desagravio,,,


...por no haber nada escrito ayer


12 comentarios:

yankee dijo...

Jajaja muy bueno!
Reconozco que yo también he hecho prácticas de camuflaje alguna vez.

Anónimo dijo...

Es como aquel que entro en una tienda y pregunta ¿ tiene trajes de camuflaje ? el tendero le dice si..Espere un momento..Al cabo de cinco minutos le dice, me va a tener que perdonar pero ahora mismo no los encuentro.

pacita dijo...

Oooh q malo Pater!!! hoy 27 aaños de casados Recomiéndenos !!!

Papathoma dijo...

Por favor, "desagravie" muchas veces así!! XD

Todoslosnombres dijo...

¿Qué tal, Padre? ¿Está quedando "estupendo", tal como pronosticó su dermatóloga?

Me he reído mucho con su desagravio.

Que sea un bonito fin de semana para todos. Por Madrid ha refrescado en serio...

Gracias por sus divertidísimas ocurrencias; por sus letritas, siempre.

Merche dijo...

Aviso en un cuartel:
Las maniobras programadas de supervivencia en condiciones extremas, se suspenden por la lluvia.

¿Cómo va su oído operado?

Pedazo de anónimo dijo...

Genial!jajaja!

Cordelia dijo...

Muy bueno!

Vila dijo...

jajaja está genial!!

Gracias de nuevo por todo ;)

ALEJANDRA dijo...

Bueno, creo que no viene muy a cuento pero me parece importante. Me ha llegado por Whatsapp:

Del Papa,es genial:
"Lo ordinario es lo más común, lo regular, lo que sucede habitualmente. Así es y así discurre la mayor parte del tiempo de nuestra vida, en ese rutinario y monótono día a día, que a veces hasta se nos hace mecánico y del que tantas veces sentimos la tentación de huir y escapar. En cambio, así de habitual, regular y común es también la acción de Dios en nuestra vida. Piensa que tu día a día es también el día a día de Dios, que tu vida ordinaria es también la vida ordinaria de Dios. Porque es ahí donde Dios se te da y es de esa manera, tan común y tan simple en sus formas, como Dios te va dando a conocer su voluntad.
Una llamada inesperada, un imprevisto, una conversación, el madrugón para ir al trabajo, el atasco correspondiente o el autobús que se me escapa, ese que se cuela en la cola del cajero cuando más prisa tengo, son ocasiones preciosas para un ofrecimiento o un momento de oración, un acto de amor o de acción de gracias, un acto de fe en Dios, una pequeña renuncia o mortificación. Tendemos naturalmente a buscar esa irresistible fascinación de lo espectacular y aparatoso, de lo extraordinario y fuera de lo común, haciendo del milagro o de la lotería casi un ideal. Nada más ajeno al estilo del Evangelio. Piensa que la encarnación es un Dios que se hace carne de niño, que la redención se realiza en el aparente y estrepitoso fracaso de una cruz o que el gran prodigio de la Eucaristía gravita sobre un poco de pan y un poco de vino.
Tu santidad será más real cuanto más crezca hundida y escondida, como grano fecundo, en la tierra árida y dura de tu vida cotidiana. Ahí estás llamado a impregnar todas las cosas, personas y circunstancias de una profunda visión de fe, capaz de atisbar en todo y en todos ese susurro de cielo que es Dios presente en tu vida. Descubre y renueva el valor de ese pequeño día a día de tu vida que resultará tanto más extraordinario cuanto más sepas llenarlo de Dios."
Papa Francisco.

El chiste muy bueno!Gracias por hacernos reír!.

amtuan dijo...

Muy bueno! VA se camuflado. Tam bien que no lo encuentra. Adiosle

Pedazo de anónimo dijo...

Gracias,Alejandra.Si,claro que es genial éste Papa!y tambien muy practico y muy humilde y muy humano.Es un gran Padre para todos nosotros.