jueves, 17 de julio de 2014

La ola

Si yo supiera fotografiar el calor... 
Aún faltaban dos horas para que llegase la ola de calor africano y en mi pueblo estábamos ya hartos de tanto sudar.
─¿Qué andas, Iñaki?
─Ya ves; con este calor…
─Veintiséis grados. No es para quejarse.
─A treinta y siete vamos a llegar. Lo ha dicho Euskalmet.
El tal Iñaki, que charlaba con una señora en la calle Mayor, exhalaba un sudor preventivo basado en la fe. Creía con todas sus fuerzas en la Agencia vasca de Meteorología.
─¡Y a la tarde dicen que habrá galerna!
─Lo que venga vendrá ─concluyó, escéptica, la señora─.
En la farmacia me tocó hacer cola detrás de una mujer joven llena de vitalidad.
─¿Nada más? ─preguntó la empleada─.
─Si no tienes nada para el calor…
─Todavía estamos fresquitos ─me atreví a sugerir─.
─Ya verás, ya. Han dicho en la radio que bebamos litro y medio de agua por lo menos.
─¿De un trago?
En “La Granja”, una tienda de alimentación muy conocida, oigo una voz a mis espaldas.
─¿Ya no saludas, o qué?
Era un anciano encorvado de rostro flaco y nariz aguileña.
─¿Nos conocemos?
─No creo; pero los curas tenéis que saludar a todo el mundo.
─A lo mejor a algunos no les gusta…
─Tú saluda, saluda.
─Bueno, pero es que con este calor…
En la Iglesia de las Mercedes volaban los abanicos de las féminas, como palomas mensajeras.
Al mediodía llegó por fin el calor, cuando ya estábamos todos escondidos en las trincheras, bebiendo galones de agua. A las 2 cambió el viento y volvimos a los 26 grados. La ola había estado con nosotros casi cuarenta minutos.
─Pero qué calor, ¿verdad?
─Eso sí.
 

9 comentarios:

Vila dijo...

Pues se está librando de la que cae en Madrid. Estamos en plena ola de calor y baja el estado de animo. Asi que casi mejor quedese por su tierra otro poquito mas.

Cuidese

yankee dijo...

¿26 graditos ola de calor?
Estais de broma... no?
Venid a Sevilla, os vais a enterar de lo que es bueno.

Cordelia dijo...

Qué envidia de temperatura... Aquí nos cocemos. Quédese por el norte un poquito más.

Caminando dijo...

Me imagino las conversaciones con ese acento cantarin vasco, y me hace mucha gracia... Pero, que son 26 grados para uno de Bilbao, chirimiri, pues... ;-)

Merche dijo...

Dicen que en Inglaterra también tienen una ola de calor, por el viento procedente de España. Ese que nos tenía tan contentos con 26-27 grados, antes de que apareciera el del Sáhara que nos ha puesto en los 40. Fiebre y todo tenemos en Madrid, pues.

AguascalientesBonaterra dijo...

Hermosillo, Sonora, México. 50 grados, así que no seáis quejicas

Anónimo dijo...

Muy bueno lo del señor y el saludo

Fernando Q. dijo...

insisto; bájese al sur una temporada. No, a Sevilla no, por Dios...

yomisma dijo...

Gafes todos. Y ahora quien le dice al verano que vuelva?