miércoles, 2 de julio de 2014

Las mil caras del Serantes





Ya había decidido no escribir nada hoy o, si acaso, explicar que mi viaje a Bilbao había transcurrido sin novedad, cuando he subido a Gaztelueta como todas las tardes en el momento de la puesta de sol, y de nuevo me he sentido prisionero de  la visión del Serantes, el monte de mi infancia, con el que tanto he soñado desde que dejé esta tierra.
¡Cuántas caras tienes, amigo! A veces te pones melancólico y te maquillas con pinceles violeta o te dejas bañar por una bruma húmeda, gris azulada. Luego quizá te desnudas, te arrancas los harapos de la calima y despiertas brillante, como recién bañado en el Océano. En ocasiones me cantas una canción irresistible, como la de aquellas sirenas que querían seducir a Homero en su vuelta a la Patria, y entonces yo no puedo dejar de mirarte por más que trate de apartar la vista de tus encantos.
Hoy me has sorprendido con una explosión de luz cegadora. Anochecía. El cielo estaba encapotado. Todo el Cielo, salvo la última franja, allá donde tu ladera occidental se sumerge en el mar. Por allí ha aparecido el fogonazo de luz. He tratado de fotografiarlo con el IPad. El resultado ha sido tan pobre…
Ha sido tu saludo de bienvenida. Lo sé con toda seguridad. Y sé también, porque lo dice el Evangelio, que si tuviera fe como un grano de mostaza, te arrancaría del mar para llevarte conmigo. Te plantaría cerca de Molinoviejo, junto a la “Mujer muerta”. Seguro que conseguirías resucitarla y vestirla con nubes de mil colores.

12 comentarios:

Cordelia dijo...

Qué bonito. Poesía en prosa...

Anónimo dijo...

Muy bonito, sí señor!

Fernando Q. dijo...

pues si la foto no refleja realmente el momento, con lo bonita que es, no alcanzo a imaginarme el espectáculo...
Feliz estancia en casa, don Enrique.

yankee dijo...

Pedazo de foto. En directo debe de ser impresionante.

Antuán dijo...

Yo también tengo en la memoria bonitas puestas de sol que he pintado en tabla más de una vez. Adiosle

Teresa dijo...

¡Precioso! ¡Como le inspira su tierra! Y eso que no tenía intención de escribir...

Anónimo dijo...

Ayer pase por Getxo,y en la belleza inmensa del paisaje, me acorde de Dña Marita ,es que Dña Marita me emociona por muchos motivos, rece por ella y por toda su familia y por su hijo que va de negro y nos da tantas alegrias, gracias Dña Marita, por su generosidad, Dios nos pone personas como usted en el camino para decirnos una vez mas " oye que existo, mirar lo que soy capaz de hacer"

Caminando dijo...

Hace poco fui a la sagrada familia, y Gaudi decía que tenía todos los instrumentos y la inspiración en la creación, cada día compruebo q es verdad, como esta puesta de sol... Gracias

Caminando dijo...

Hace poco fui a la sagrada familia, y Gaudi decía que tenía todos los instrumentos y la inspiración en la creación, cada día compruebo q es verdad, como esta puesta de sol... Gracias

Anónimo dijo...

De todas formas D.Enrique lo de la fe pienso que es mejor tener la justa, ya que segun estamos de locos estariamos todo el dia moviendo montañas, imaginese el teide en singapur el Everest en canarias,la codillera cantabrica en Noruega, Dios sabe como nos las gastamos, la fe justa para creer en el y maravillarse en el sagrario, pero las cosas que el ha colocado en su sitio. Lo digo por mi mujer que siempre la gusta mover toda la casa, imaginese si pudiese mover las montañas. Grcais Señor, por darnos la fe necesaria para no mover cordilleras

Vila dijo...

Que maravilla de puesta de sol, no me extraña que se quede "atrapado" en ella.

Disfrute de su escapada

Adaldrida dijo...

Este texto es buenísimo, Don Henry.