miércoles, 10 de noviembre de 2010

La recta final



Hace tres días estaba yo en Bilbao cuando recibí este e-mail: 
"Querido amigo: soy M. Mi enfermedad me lleva al final y me atrevo a pedirle una oración por mi alma. Dios se lo pague." 
Me ha impresionado la sobriedad y la concisión del mensaje. En efecto, este buen amigo ha enfilado ya la recta final de su vida. Sólo un milagro podría cambiar las cosas. Hoy, de regreso en Madrid, he ido a verle. Hemos hablado serenamente de mil asuntos: también de la muerte y de la Vida Eterna. Era sencillo dar gracias a Dios por todo. 
Tal vez otro día lo cuente, o tal vez no. Ayudadme a rezar por él.

19 comentarios:

GAZTELU dijo...

La verdad es que a mí también me ha impresionado este mensaje.

Yo me uno con devoción a su oración, los últimos momentos de un enfermo en esta vida suelen ser duros.
Hagale saber que tendrá seguro a mucha gente rezando por él, eso reconforta mucho, y que crea en los milagros porque ultimamente...

GRACIAS por este testimonio, a mí personalmente me ayuda a aprender que tengo que meditar más sobre la muerte aunque me cueste mucho.

Altea dijo...

Ojalá cuando toque todos lleguemos con esa serenidad.

Antuán dijo...

Una vez me dijeron que te mueres solo/a. Eso a mi madre xq no decirlo. Nos estabamos yendo. Y es cierto cuando llega el final eres tu quien se va, nadie puede seguirte. Cuando hablo con ella y me dice que está sola. - Dios y tu ángel están contigo, háblale. La muerte a veces llega sin avisar por eso hay que prepararse cada día. hay que vivir con Dios aqui ¡Ya! para q. no nos deslumbre tanta claridad. Me voy al tajo. Rezaré por este amigo nuestro. Adiosle

Anónimo dijo...

También me ha impresionado el mensaje,y también me uno a las oraciones.
Inma

Papathoma dijo...

Es cierto que humanamente se muere uno solo,por eso es tan duro. Pero este amigo suyo está muy cerca de Dios y lo sentirá muy cerca en el momento final.

Pero hasta ese momento...puede ser duro, tener algún momento de "soledad" que le haga tambalearse: ahí estaremos todos entonces, arropándole con el cariño de nuestra oración. Somos muchos a su lado, por si nos necesita.

Anónimo dijo...

La muerte es como un sueño del que uno no se despierta en este mundo. "Fe grande, muerte alegre". Seguro que su visita le ha ayudado mucho y nuestra oración también. AC

Diana Márquez Luna dijo...

D. Enrique: le queremos. A usted y a todos los sacerdotes que están con el ser humano y mortal, como seres humanos y mortales que ustedes también son. Su trabajo, entre comillas, es verdaderamente fabuloso.

Seguro que intercederá por él ante el Señor con éxito. Visítelo más si puede a este enfermo para transmitirle más paz en estos momentos cruciales que está viviendo el pobre.

Historias del Metro dijo...

Durante el tiempo que lleva este globo en el aire, no es la primera vez que nos cuenta alguna experiencia de la muerte, la cercanía a los moribundos, sus conversaciones con ellos... Hasta tal punto que me doy cuenta de que los sacerdotes saben más de la muerte que los mismos médicos. Al fin y al cabo, los médicos no tienen tiempo para sentarse y charlar de la vida de cada uno en los últimos momentos.
Daría cualquier cosa por saber qué se le pasa por la cabeza, qué cantidad de impresiones tiene usted sobre la muerte, ya que ha visto tantas de cerca (antes y después). Supongo que será una mezcla muy personal de creencias profundas con experiencias vividas...
por supuesto que le ayudaremos. Esta noche en la oración familiar, ambos estarán presentes ante nuestra Virgencita. Y lo notará.

Luis y Mª Jesús dijo...

Me uno a las oraciones. Pídale que se acuerde de nosotros cuando llegue a la meta.

Nuestra calle está tomada por los estorninos y yo me acuerdo de usted cada vez que contemplo sus idas y venidas, quizá por eso no me molestan tanto como a otros conciudadanos.

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=564010

Anónimo dijo...

por lo menos sabe que le queda poco,para sufrir en esta tierra,el sufrimiento resta purgatorio asi que no paro de rezar y algunos sacrificios por su amigo

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Cuando se me revento el apendice hace años creia que moriria y os cuento lo que a mi me ha parecido.
Para los que viven en la presencia de Dios la muerte es como decia San Francisco "la hermana muerte".
Lo mas importante -me parece a mi- es tener la gran oportunidad de desahogarse con alguien y dejarle el testimonio y el testamento personal y poder despedirse de los seres queridos dandoles las gracias por todo lo compartido y pidiendo perdon por lo que falta.

eligelavida dijo...

El pensamiento de la muerte, especialmente de los seres queridos, me hace perder la serenidad. Rezo por su amigo y por su familia.

Patricia

Almudena dijo...

Qué gusto mirar a la muerte cara a cara y poner el pensamiento en ver a Dios y poderlo compartir con alguien abiertamente. Bueno, algún dia nos encontraremos todos y nos conoceremos, por fin. Hasta entonces, unidos en la oración...

Anónimo dijo...

Esoty seguro que, si está en condiciones, visitará esta página... y junto a la presencia física de usted y de los suyos, -esas son las cosas que no se compran con dinero- estamos todos nosotros mediante con nuestra oraciones.... tiene que "sentir" esa cercanía y cariño de tanta gente él...y su familia. Déle realmente un abrazo fuerte y largo creo que de todos nosotros.
ROPEGRA.

Antuán dijo...

Hola: me paso x aqui otra vez, que ya habeis tenido vuestra oportunidad y no acaparo, antes de incorporarme al trabajo. Hoy hice las paces con Dios y ¡que bien! parece que esa más que conversación se serenael alma y hasta el cuerpo xq vamos de agitaos x la Vie. y hay tantos asuntos o cosas que importan tan poco en esos momentos. A veces solo tienes interes por saber algo más de Dios mismo, que no has tenido tiempo de conocerlo. Esta mañana salí a desfogarme un poco al jardín y canté como siempre
(estaba nublado): "Que importa q. no haya salido el sol/ eso me hace sentir que tu luz es más fuerte/ da igual que no utilices la razón/ porque nunca te ha faltado suerte/. Escucha: se que no debes pensar/ porque he tardado tanto en concerte/ sabes que no se aprende a volar tan facilmente/ y no volveré a pasar delante de tu mirada/ puedes hacerme temblar/ y no quiero ver tus ojos de hielo / llorar. / Sabes que los artistas no tiene pan/ sabes que hay tipos con mucha más suerte/ pero se me olvidó que somos Dos" Os la cantaria pero me es imposbl. es + me voy. hoy tengo albergue. y x supuesto pediré el milagro ya estoy pidiendo uno a d. Eduardo pues que sean dos, puestos a pedir. Burguer. ¡que pasada! se lo van a pasar, ¡viva el kepchup! No se q. pasa esto no cuela , lo siento si sale triple.Adiosle

Anónimo dijo...

El mensaje es de una gran confianza en Dios y la vida eterna. Si el ser hijos de Dios fue don vivido, brille su luz eternamente. Nos unimos a la oración que pide por su alma.
Diana

cristina.v dijo...

Es una suerte,tener a un sacerdote que te reconforte en los últimos momentos.
No entiendo, a las familias que no quieren llamar al sacerdote para que el enfermo no se impresione y la impresión se la llevan después.
Cuente con mis oraciones.
D.Enrique, hemos sido abuelos otra vez y estamos felices aunque se me acumula el trabajo.

Anónimo dijo...

Encomiendo también las intenciones de su blogo en lamisa diaria.

Isa dijo...

Cuente con mis oraciones, don Enrique.