viernes, 26 de noviembre de 2010

La "segunda navegación" de Alejandro

El año pasado hice una breve referencia al primer tomo de las memorias de Alejandro Llano, "Olor a yerba seca", se titulaba. Destacaba yo entonces sus dotes de narrador, su instinto literario y su capacidad para contar historias. Reconozco que, para mí, fue una agradable sorpresa, porque no es lo mismo redactar un libro "de pensamiento", como los que habitualmente salen de la pluma del prof. Llano que "novelar", sin faltar a la verdad, la propia vida; aderezarla con anécdotas que divierten o conmueven, y llevar de la mano al lector, sin soltarlo ni un instante, a lo largo de 420 páginas.  
Esto es lo que hace Alejandro, mi buen amigo y admirado Alejandro, en  su Segunda navegación *, que acaba de salir a las librerías.  En esta nueva singladura lo encontramos en plena madurez, viviendo apasionadamente su doble vocación al Opus Dei y a la filósofía, "no como dos trayectorias distintas -escribe-, sino como una especie de cinta de Moebius, cuyos dos lados se intercambian y confunden en las vueltas y revueltas de la cinta.
Esta sencilla "unidad de vida" es probablemente lo primero que llama la atención al lector.
Alejandro, Rector de la Universidad de Navarra, Académico, profesor visitante de numerosas universidades, escritor y uno de los más prestigiosos filósofos del momento, aparece como un hombre de una pieza que no alardea de nada. Es más, relata su vida y sus enfermedades con una sencillez y una perspicacia que desarman.  
Sólo añadiré una cosa más. Al terminar la lectura, caigo en la cuenta de que no he detectado una sola frase de rencor o de menosprecio hacia nadie. La sonrisa de Alejandro, que aparece en la portada, está presente en cada una de las 42o páginas del libro.
 * Alejandro Llano, "Segunda Navegación". Ediciones Encuentro, Madrid 2010 

5 comentarios:

GAZTELU dijo...

Ojalá tenga suerte y pueda encontrar en la libreria el libro del Papa y el Alejandro llano al mismo tiempo.

Olor a yerba seca fué una lectura francamente gratificante,tierna y edificadora.

GRACIAS por su recomendación

Autoayuda dijo...

Segunda navegación es un concepto de los diálogos platónicos. La primera era a vela: dependía del viento -exterior a la nave-. La segunda incorporaba remos: tenía dentro de si la fuerza para moverse. Remite a la existencia del alma: aquella presencia en mí, desde la cual yo soy.

Antuán dijo...

Guau! no he leido nada de esto. reconozco que tiene muy buena pinta. Esto de segunda navegación nos pilla como si estuvieramos a mitad de nuestra existencia. todavia podemos hacer algo si queremos: "Existir... por tu capricho" -otra cosa sería el ser que nos hace participar de la Esencia de Dios. 0s dejo, no soy quien para dar lecciones. Alejandro sabía algo. mi madre Alejandra, por cierto despues de dos días que se cayó x cerrar la puerta sin andador esta mañana: tac y brazo roto, escayola 3 semanas en el derecho desde el hombro hasta la mano. les estaba escribiendo un foleo amarillo xq los mensajes y convesa son cortos, son 88, es un palo +. le digo q, es una prueba de confianza de Dios. Echarle alguna Avemaria paque lo lleve bien. Gracias! Adiosle.pido

Carlos García dijo...

¡Menudo libro! Lo he leído a la carrera, casi sin resuello, por no poderlo dejar. Mi conclusión es ésta: aprecio mucho a Alejandro (desde hace 40 años) pero mucho menos de lo que él ama (así, amar) la búsqueda de la verdad y a La Universidad (así, con Mayúsculas). Una lectura imprescindible para cualquier profesional de la enseñanza que quiera un poco de aire o recuperar los sueños convertidos en metas para la vida normal. También para cualquiera que mantenga (o quiera recuperar) la funesta manía de pensar.

Jorge Tejero dijo...

Muy buen libro. Me lo acabé hace poco y me gustó mucho.