sábado, 3 de noviembre de 2012

Belén ha muerto


Regreso a mi habitación a la una del mediodía y encuentro cuatro mensajes en el correo. Los cuatro dicen lo mismo con distintas palabras: Belén ha muerto, ha fallecido, se nos ha ido al Cielo.
Todos lo sabíais ya. Internet es instantáneo. Mañana lo leeremos en la prensa de papel, cuando la noticia sea ya vieja. Hubo un tiempo, ¿recordáis? en que los periódicos contaban cosas que no sabíamos.
Rezo un responso por las cuatro fallecidas y, al acabar, trato de contenerme para no escribir algo, por ahora, sobre el fenómeno de las macrofiestas basura, el alcohol, los gritos neardentales, la histeria masiva, el sudor, la percusión desatada, la violencia... y la manipulación de los niños. ¿De verdad tiene esto algo que ver con la música?
Que nadie me hable de mi edad, porfa. Soy alérgico a los tópicos y estornudo.
Seguiremos rezando por el eterno descanso de Belén y sus amigas.

27 comentarios:

Vila dijo...

Descanse en Paz

Rocio dijo...

Impresionada por el título del post,no me había enterado.Totalmente de acuerdo con todo lo que dice.Descanse en paz.

Antuán dijo...

Yo digo lo mismo. Hemos podido escuchar el testimonio de su hermano sacerdote y desde luego removera a mucha gente. Adiosle-pido

manuela dijo...

Rezo por Belén también le pido para que ayude a un familiar que ha fallecido de forma inesperada.
Totalmente de acuerdo con usted, ami estas fiestas me parecen contra natura opino que fomentan otras cosas mas que la música

manuela dijo...

Ah y rezo también por las otras chicas.

Miguel Navarro dijo...

No. Esas macrofiestas poco tienen que ver con la música. Son un montaje económico donde se mezclan diversas sustancias poco vinculadas a la creatividad artística. Para mí los jóvenes que acuden a estos eventos son carne de cañón en manos de unos desalmados que los manipulan.

Londinense dijo...

Educar en el tiempo libre es tan necesario como educar otras parcelas de la vida. Y rezar por los hijos, siempre rezar por ellos mucho.

Cordelia dijo...

No sé qué decir. Es una cosa tan triste, no sólo la avalancha y la muerte de esas chiquillas, sino esas fiestas de alcohol, pastillas y ritmos frenéticos.
Sigo ofreciendo, no se me ocurre otra cosa

yomisma dijo...

No sabía lo que había pasado bien, en parte por vivir en otro país y en parte porque últimamente no he tenido acceso a noticias de ningún tipo. Pero cuando me he enterado de los específicos del evento solo me ha salido decir:¿qué hace una chica como tu en un sitio como este? Será la edad...¡Jesús!

Rocky Balboa dijo...

mis rezos por las cinco... pero si llega es porque Dios lo quiere, y ahora Belén es más feliz que todos nosotros (digo ahora porque para Dios no hay tiempo)...
y, yomisma, por qué has dicho lo de "¿qué hace una chica como tu en un sitio como este?"??
porque, será la casualidad, pero justo hoy he comprado un libro con ese mismo título... parece que es muy conocido!
un abrazo

Papathoma dijo...

No hace tanto -estaba embarazada de la peque, que ahora tiene siete años- acudí a un concierto de soul. El lugar: León Arena. Venían grandes figuras, grupos que jamás habríamos soñado tener en esta pequeña ciudad...y menos, todos juntos. Hacía tiempo, mucho tiempo que no acudía a un evento así. Y no contaba con la cantidad de porros que se estaban fumando allí. Dejé a mis amigas bailando y subí a las gradas. Fue un concierto fantástico. Al día siguiente una amiga me contó que a su hijo -de la edad de Belen- le habian invitado a la zona VIP: allí no eran porros, los niños bien de esta ciudad se metieron unas cuantas rayitas. También me vino a la cabeza la pregunta de Yomisma pero...más bien me dije ¿por qué necesitan chutarse para disfrutar? ¿Se enterarían de lo que estaban escuchando? No recuerdo a gente bebiendo, seguramente estuviera prohibido por seguridad.
No sé qué pensar. Creo que se mezclan muchos tipos de personas en estas fiestas y que además, hay organizadores sin escrúpulos. No recuerdo que hubiera incidentes en el macroconcierto de Cadena 100 de este verano, y gente había mucha: eso sí, no cuadruplicaban el aforo ni se anunciaba como una fiesta para dar rienda suelta a todo tipo de perversiones, como fue el caso de esta.

Anónimo dijo...

Dejo a un lado la organización de la fiesta, los por qués y etc... El primer año que entré a trabajar en Aldeafuente fué con la promoción de Belén, y aunque luego no he tenido un seguimiento directo la he visto a diario por los pasillos, el patio, el comedor, el oratorio del colegio. Y solo sé una cosa que sí que es verdad: su alegría espontántea, de la que tanto tengo que aprender.

Fernando Q. dijo...

Que Dios acoga su alma y dé consuelo a sus padres.
Y nosotros, los otros padres que somos testigos de la tragedia, debemos, de una vez, poner límite a este sinsentido. Y hacerlo ya. Tenemos que plantarnos y decir NO cuando pensemos que algo no es conveniente. No importa si "todo el mundo va" o "otros padres si la dejan". Nuestros hijos son niños en formación y no debemos tratarlos como adultos. Un adulto se hubiera dado la vuelta nada más entrar en el recinto.
Es el mal de nuestro timepo: todo es a lo grande, demasiado pronto, demasiado deprisa. Y con demasiada gente...

Adaldrida dijo...

Qué duro.

elsillóndepapá dijo...

También me uno a la oración por Belén y por las otras chicas fallecidas. Un abrazo

Amalia dijo...

Cuando las palabras no salen y te deshaces por dentro, lo único que consuela es caer de rodillas y dejarte abrazar por la Virgen... Si alguien no cree en Dios que lo pruebe, aunque sea 1vez. Es infalible.

Pues si Don Enrique, hoy no nos sale nada mas. Pero he aprendido una cosa que usted me dijo hace mucho tiempo y hasta hoy no había entendido del todo: "lo bueno de ser del Cole (Aldeafuente) es que si algún dia te despistas, la Virgen te traerá de vuelta a casa". Y así seguimos Don Enrique, unos de ida y otras, como Belen, de vuelta a casa. El Cole sigue, y sí, Aldeafuente es una gran familia. La Virgen, la Madre de todos, y a las que mas quiere, se las lleva antes.

Un abrazo grande

Isabel dijo...

No sé vosotros, pero yo he ido a pubs y bares de copas donde probablemente haya gente que se chute, pero también vamos los que simplemente queremos bailar y reir un rato. Y los cristianos hemos de estar también "en los baños y en el circo" mientras no ofendamos a Dios con nuestra presencia en esos lugares ¿Es la mejor forma de pasar el rato? pues no, pero es la que hay.
A mí las multitudes no me gustan, pero veo que hay gente a la que sí. Y ese tipo de música no es la que prefiero, pero hay gente a la que le gusta. Lo que no es pasable es el alcohol, las drogas, la falta de sentido común para tirar bengalas en un lugar así y el incumplimiento de las normas de seguridad. Eso sí, podemos estar tranquilos porque no fumaban tabaco (ironías de la legislación).
Hasta que no ha ocurrido esto no hemos levantado la voz e incluso hay quienes se alarman pero lo único que echan de menos es seguridad, no les parece mal esta forma de pasarlo bien.
Cada generación joven se divierte con aquello que la sociedad les ofrece. Lo lamentable es que no hayamos sido capaces aún de ofrecerles nada mejor.
También es cierto que no son todos, hay jóvenes que rechazan esa forma de divertirse porque tienen una personalidad más fuerte, pero es difícil resistirse.
Tenemos que encontrar los puntos medios entre la ñoñería y el desenfreno, que son muchos.

Maroca dijo...

Buenísimo el comentario de Isabel. Ha dicho lo que yo pienso y no sé cómo expresar. Gracias a todos

Miriam dijo...

Rezando por las cinco y por sus familias

Cordelia dijo...

Pues yo creo que la gente a la que no le parece mal esta forma de divertirse son precisamente los que la promocionan, los que están interesados en que los jóvenes estén cada día más atocinados, sin intereses sanos, pensando únicamente en el sexo, la bebida y las drogas (sin tabaco, eso sí), el próximo botellón, de viernes en viernes. Sin ideales, sin ese afán propio de los jóvenes de cambiar la sociedad para mejor. Sin ilusiones de futuro, sin proyectos, sin planes. Vegetando.

Mercedes dijo...

Me enteré el sábado, que fui a comer a casa de mi suegra. El hermano de Belén había estado en su parroquia cuando era diácono.
Rezo por ella y por sus familias y las de las otras chicas.
También por el que lanzó la bengala.

Lulú dijo...

Qué lastima lo que ha ocurrido..la noticia llegó hasta Chile..¿Era una chica conocida Belén? Pues me acordaré de ella y sus amigas.
Saludos,

Relicary dijo...

Al leer este post me siento de forma parecida a usted, aunque a años-luz de distancia: no quiero decir nada. Solamente pensar...

madre de Aldeaduente dijo...

Ha habido un comentario que me ha llamado mucho la atención, el de "yo misma":
"Qué hace una chica como tú en un sitio como ese"?
Me ha parecido duro , y por otro lado me ha hecho reflexionar.
Somos capaces de reflexionar el grado de responsabilidad nuestro como padres, de los educadores, del colegio o nos vamos a conformar con las responsabilidades del Ayuntamiento?
Veo como las niñas mayores de mi colegio Aldeafuente están conviviendo con dos mensajes : sé moderna y ten valores .
Creo que ese grado de "modernidad" es incompatible con "valores". Creo que las niñas llaman ser moderna no es ser moderna . Con 17 años hace falta mucha personalidad para decir sí y no.
Y si reflexionamos todos en la importancia de fortalecer la personalidad?

Dani Morcillo dijo...

Me uno a las oraciones por Belén y las otras chicas. En el diario El Mundo han publicado esta emotiva carta escrita por las alumnas de Aldeafuente, compañeras de Belén: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/05/madrid/1352076873.html

Clara dijo...

Querida madre de Aldeafuente:
En esa lucha, fortalecer la personalidad, estamos muchos padres. Y es duro de narices para los adolescentes hoy en día. Y también es duro para los padres, que a veces no tenemos claro si nos pasamos o no llegamos, y otras veces (hemos de ser muy rectos de conciencia con nosotros mismos) queremos tener encendida una vela a Dios y otra, aunque se pequeña, al "mundo".

"Estar en el mundo pero no ser del mundo". Oración, oración, oración, y ayuno y sacrificio, nos dice la Iglesia. Y hablar con los hijos, y hablar, y pasar malos ratos cuando ves que el adolescente parece que no te entiende o está rebelde. Y otros ratos dar gracias a Dios, porque en el fondo los hijos son profundamente honrados y reconocen que sus padres les quieren y aconsejan bien.

Pero es una lucha, la de ellos con el mundo que les ha tocado vivir, y la nuestra.

Y luego confiar en Dios, en su Providencia. Y tener muy claro que los momentos de Dios no son los nuestros.

Romano dijo...

Gracias, Amalia. Por tu comentario y tu nobleza.
Gracias también a la familia Langdom por su ejemplo de fe y de entereza