lunes, 12 de noviembre de 2012

En el año de la fe (20)


...en tiempo de Poncio Pilato


Tampoco está nada mal este comentario que me envía Fernando Querol. No me resisto a ponerlo, ya que se trata de otro punto de vista sobre la presencia de Pilato en el Credo.


Y fue entonces, justo entonces, ni antes ni después, cuando Dios envió a su Hijo para salvar al mundo.
Parecería un detalle menor el incluir una  referencia al gobernador de Roma en Judea, pero en absoluto lo es. Afirmando que creemos que Dios Hijo fue muerto y sepultado "en tiempos de Poncio Pilato", encuadramos la Historia del Hijo de Dios en un determinado periodo de nuestra historia, y en un concreto lugar. Dios viene al mundo a diario. Ya estaba aquí antes de nacer en Belén. Sigue aquí después de ascender y sentarse a la derecha del padre. Pero, en tiempos de Poncio Pilato, se encarnó de María la Virgen. En tiempos de Poncio Pilato se hizo hombre, y por nuestra causa fue crucificado, padeció y fue sepultado. Y resucitó al tercer día, en tiempos de Poncio Pilato.
Aquello fue real, cierto, concreto, certero, temporal, desgarrador, hermoso, esperanzador, necesario, único. Lo que afirmamos en el Credo ocurrió donde y cuando tenía que ocurrir, justo donde Dios Padre había previsto que ocurriera, y en el preciso momento que Dios Padre decidió que ocurriera: en tiempos de Poncio Pilato.

 

7 comentarios:

Rocio dijo...

!Qué bien escribe todo el mundo! yo, de Pilatos lo único que sé decir es que me cae "fatal",no me gusta la gente que se lava las manos y pasa de los problemas que hay a su alrededor.

Cordelia dijo...

Buenísimo.

Relicary dijo...

A mi con Pilatos me pasa que le tengo una cierta lástima/simpatía. Quizás os sorprenda, pero me lo imagino luego ante la vivencia de que no supo tomar una decisión que debía tomar.

Hace años me decían que lo contrario de un creyente no es un ateo, sino un agnóstico, porque los dos primeros han dado una respuesta, mientras que el tercero no.

Pilatos quizá pasó mucho tiempo preguntándose por qué no pudo dar una respuestas, pues vería lo que pasó con los Apóstoles.

¿Qué pensáis?

Anónimo dijo...

Pues yo tengo tentaciones "a otro nivel" parecidas a ls de Pilato cuando: me quiero quitar de un problema, lo niego para no tener que solucionarlo,le echo la culpa al otro,le paso el "marrón" al de al lado, no miro a la gente con problemas para no pensar que a lo mejor tengo que hacer algo por ellos,me mimetizo con el ambiente poco cristiano para no tener que soportar críticas, pienso que no es para tanto, critico las situaciones sin poner ningún remedio..... y doy gracias a Dios por ayudarme a decirle que sí tantas otras veces.
Lucía

Anónimo dijo...

Desgraciadamente hoy sigue existiendo muchos Pilatos,que frefieren lavarse las manos y no defender claramente a Jesús,
Estupendo el comentario,bien escrito y muy claro en sus ideas.P

Asumpta dijo...

Claro que si Fernando,tú comentarío es inteligente,y nuestro Credo tambíen hay que ubicarse historicamente para entender más y mejor,y poder acercarnos a la realidad .

Luisa dijo...

Me están gustando muchisimo la que está subiendo en este Año de la Fe y con tan fausto motivo.

El de hoy me gusta especialmente por aquello de que Jesús es un hombre que se encuadra en la historia.

Mis felicitaciones a todos y en concreto al autor de hoy.

Como se descuide D.Enrique le van a echar el globo a volar lejos, lejos...

Un cordial salu2