jueves, 21 de noviembre de 2013

La plaza de los siete bares





La Plaza de la Iglesia, que está frente a Tajamar, no tiene nombre. El Ayuntamiento aún no ha decidido cómo llamarla a pesar de que está bien delimitada y es centro de reunión y de paseo para las gentes del barrio.
Cuando estoy en Madrid, salgo a caminar todas las mañanas y doy varias vueltas a la plaza. Así comprobé que tiene siete bares, a saber: La taberna, La Golondrina, El Pasaje, Casa Toni, San Isidro, El Rincón y Vianca.
“El Pasaje” es el local más moderno de todos; pero, como me dice un alcohólico nada anónimo de la zona, los mejores caracoles están en “Casa Toni”.
―Siéntate conmigo, cura. Te invito a unos caracoles.
―Otro día. Hoy ando con prisas.
La plaza de los siete bares tiene, además, dos peluquerías (de señoras y caballeros), una tienda de marcos, cristalería, farmacia, papelería, quiosco de prensa, un supermercado, un bazar chino, una academia de inglés, administración de lotería, clínica dental, frutería…
A las 11 de la mañana la plaza de los siete bares se llena de alumnos de Tajamar que vienen a comprar chuches en la papelería y a devorar unos bocadillos de metro y medio capaces de tumbar a un rinoceronte adulto.
Un chaval de dos metros discute apasionadamente con otro:
―Te lo digo yo, tío. Hay que estudiar chino, que es el idioma del futuro.
Me meto en la conversación (no tengo arreglo) y hasta me ofrecen una patata frita comprada en el chino.

5 comentarios:

Juanma Suárez dijo...

Jajaja, don Enrique, tal vez sea una "patata flita" esa...

Tumismo dijo...

Ese chaval sabe lo que dice,si señor.

forosacerdotal dijo...

Un día se cayó una señora por la escalera de la iglesia y llamamos al 112, y en dos minutos estaba la ambulancia subiendo y bajando por la Calle Pio Felipe y no había manera de que encontrara la puerta de la Parroquia. Tuve que acercarme corriendo a la calle Pio Felipe e indicarle donde estaba la accidentada.
Escribí varias veces al Alcalde para que pusiera nombre a la plaza y le sugerí que se llamara Plaza Jose Luis Saura, y le expliqué todo lo que había hecho, creando la cooperativa de viviendas.
No hubo manera. Lo siento. José Luis

Patty dijo...

Si no tiene nombre, póngaselo usted, es lo que hago yo, aunque creo que es para acordarme más que por otra cosa, pero bueno, da igual, sirve, ¿no?

Todoslosnombres dijo...

Parece una alegre plaza con una gran muestra gastronómica permanente.

El estudiante no va desencaminado; hace poco leí que los chinos están "comprando el mundo", y que son un "Imperio invisible"...

Yo, si fuera del Ayuntamiento no gastaría más sustancia gris y a la plaza le llamaría "Plaza de la Iglesia", así, tan bonito. Si no se dan prisa, por mandato imperial pueden imponer que se llame "Plaza de los Guerreros de Siam", o "Plaza de la Dinastía Ming", o...

Gracias por sus letritas Padre y las sugerencias para ir de tapas.