miércoles, 20 de noviembre de 2013

Ni Dios… (II)






No me esperaba una reacción tan masiva a mi breve entrada de ayer. Fue solo un desahogo mañanero ante la reiteración de una frase estúpida e irreverente que se ha puesto de moda.
Desde luego no se trata de una blasfemia. Si lo fuese, no me habría atrevido a escribirla aquí con todas las letras ni siquiera para repudiarla. Tampoco “mando al infierno”, como dice uno de mis más queridos odiadores, a todos los que la corean.
Ojalá fuese yo capaz de liderar una cruzada ―como ironiza ese mismo amigo― contra “el derecho a blasfemar” (sic). Si con este post de hoy evitase una sola blasfemia, me daría con un canto en los dientes; pero me temo que no es tan sencillo.
―Es que se me escapan ―me dijo hace años una niña encantadora de primero de bachillerato―.
La tranquilicé explicándole que es difícil desarraigar un hábito adquirido. Es natural que la fuerza de la costumbre a veces se imponga a la voluntad.
―Sin embargo, si tienes ese hábito es porque te lo has currao durante mucho tiempo. Por tanto, cada vez que “se te escape” una blasfemia o algo semejante, no estaría mal que dijeras por lo bajo una jaculatoria para desagraviar al Señor y para pedirle perdón por las veces que dijiste eso mismo con plena conciencia.  

16 comentarios:

Anónimo dijo...

El método de S. Ignacio para desterrar un vicio y adquirir una virtud ( aunque la virtud sea no tener el vicio) es sencillo y efectivo. Sólo hay que ir apuntando, si te acuerdas al final del día, si no, a lo largo del mismo, las veces que "yerras". Con el tiempo( eso depende de cada cuál), acabarás por desterrar ese vicio.
Yo uso algo aún más sencillo: cambiar la palabreja por otra inofensiva. Por ejemplo, "por mis santos bemoles",o "me importa un..." por "me es inverosímil". Saludos!. Juan(ex).

Luis y Mª Jesús dijo...

tendría que dejar algún comentario de sus queridos odiadores ...

Luis y Mª Jesús dijo...

.. lo cierto es que ni Dios se ha librado de nosotros (lo dejó bien claro).

pacita dijo...

Ahora en serio a mi me entra dolor de estómago cdo oigo una blasfemia.y si rezo una jaculatoria

Caminando dijo...

Creo que el mejor truco es el cariño, cuando amamos de verdad, cambiamos lo que haga falta por la otra persona, si es para bien claro,mas si es por una Persona tan importante como Jesús...puff un poco chapa...

Todoslosnombres dijo...

Aun sin ser una blasfemia, esas "frasecitas" son puñetazos sonoros para los creyentes. Si es que los creyentes tenemos derecho a sentirnos agraviados y a nuestra parcelita de libertad de expresión.

En caso de necesidad, y para sentirnos aliviados, existe una amplia gama de expresiones que ayudan a echar sapos y culebras sin ofender las creencias de los otros.

Gracias por sus letritas Padre, y ¡hala, con Dios!

(Cómo me ha gustado la forma en que tranquilizó a la niña de bachillerato...)

Tumismo dijo...

Yo tambien me pongo serio y le digo que aunque parezca muy burro jamas he usado el nombre de DIOS en vano.
He dicho.

Almudena dijo...

Muchas gracias

Anónimo dijo...

Peque:
En mi tierra nunca (sí, nunca) he oído una blasfemia, en el colegio (de religiosos españoles) nos hablaban del tema y no sabíamos a qué se referían... hasta que llegué a la "Madre Patria"...
Los ibéricos o son santos... o demonios, no conocen medias tintas. ¡Nunca he visto tanto odio! ¡Pobres!
Un abrazo
Juan Antonio

Todoslosnombres dijo...

Anónimo Juan Antonio:

como hablas de la "Madre Patria" imagino que serás americano de un país latino. Conozco algo esos países y te aseguro que he conocido de todo como en todo el mundo.

Me extraña que hables así de los "ibéricos", como nos llamas. Te aseguro que no odiamos de la forma que dices, no, no; de hecho yo que pinto canas, no he conocido nunca a nadie que odie nada ni a nadie. En cuando a ¡pobres!, bueno, la crisis nos ha tocado a casi todos, la verdad.

La inmensa mayoría de "ibéricos" somos buena gente, gracias a Dios. Muy parecidos a ti, y a la gente de tu tierra probablemente.

Cuando pensamos tenerlo todo tan claro y generalizamos solemos desviarnos mucho de la realidad.

Un saludo.

Tumismo dijo...

D,Enrique disculpeme,por mucho menos me ha censurado comentarios,me refiero al del anonimo Juan Antonio.
Querido anonimo con nombre,te has pasado tres pueblos.

Altea dijo...

Una buena forma de quitarse malos hábitos de encima es que cada vez que se "escape" se ponga 5 pavos en la colecta de misa, por ejemplo. Lo de rascarse el bolsillo es la mar de curativo.

Anónimo dijo...

En mi comentario me refería a tacos exclusivamente. Jamás blasfemo. Juan(ex).

Antonio dijo...

Me encanta el "método Altea", ajolá lo pusieran en la nueva reforma del Código Penal. Enhorabuena.

Patty dijo...

A mí muchas vces se me escapan tacos, que es verdad que me he trabajado, pero intento quitarme esa mala costumbre, porque es muy fea y además los niños te miran raro.

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años