lunes, 23 de abril de 2012

Carta de José Manuel Machimbarrena



José Manuel tras su liberación


Dr. Jose Manuel Machimbarrena
Niger Foundation Hospital. 
Enugu, 21 de abril de 2012
 
Queridos amigos en España:
 
He conocido a mi regreso a la vida normal que el hecho de mi secuestro llegó no solo al conocimiento de mi familia, sino que apareció en las noticias de los periódicos. Hoy he recibido numerosos contactos para preguntarme cómo estoy, desde Madrid, San Sebastián, Cartagena, etc. Realmente los aprecio mucho, pero no me veo ahora mismo con la energía necesaria para contestar, ni siquiera a una entrevista corta. Lo siento. La verdad es que prefiero no hablar ahora de los días pasados, en los que siempre tuve paz, sostenido por la oración de tantos amigos y amigas. Sin embargo, pienso que unas letras mías hoy, confirmarán a todos los que me conocéis y estáis enterados de mi secuestro de la realidad de que, gracias a Dios, estoy vivo, como antes...y con la experiencia de no haberme cambiado de ropa en dos semanas.
Como sabéis me entusiasma mi profesión de médico. De hecho ante la posibilidad de venir a Nigeria para ejercitarla, me dí cuenta de que quizás podría echar una mano a mis colegas trabajando en este país, que realmente necesita mucha atención médica. A ésto me he dedicado por más de 30 años, trabajando en varios ambientes de esta nación y en distintos hospitales, donde he conocido a tanta gente valiosa, admirable y necesitada. Vale la pena tratar de hacer aquí la mejor medicina posible, dentro de los medios de que disponemos.
Estoy, al mismo tiempo, muy agradecido a todos mis amigos que han sufrido conmigo estos días, que han ayudado todo lo posible -según me dicen- para que hoy pueda escribir estas letras... La verdad es que -como aprendí de S. Josemaría Escrivá- considero a estos secuestradores como gente que ha crecido en un ambiente en el que no conocieron la fraternidad y caridad cristianas o, simplemente, que ha perdido una característica esencial de la cultura nigeriana: el respeto mutuo y la solidaridad. Es una pena. Me parece que, por ésta razón, hace falta trabajar mucho aquí para que estos valores crezcan. Me parece que la profesión médica puede seguir haciendo mucho.
No quiero alargarme más. Muchas gracias a todos por vuestro cariño y apoyo.
Joe


8 comentarios:

Vila dijo...

Se le lee muy cansado, pero también con mucha paz y con mucho cariño a esa tierra.

Gracias por compartirla.

Una lectora habitual dijo...

Sin duda, esta liberación ha sido la mejor noticia que he podido leer en el periódico en los últimos días. ¡Cuánto me alegré!

F.Q. dijo...

Rezamos pidiendo su liberación, y Dios nos la concedió. Es momento ahora de dar las gracias.
Gracias a Dios!!!

Assumpta dijo...

Bien por volver a tu libertad,que tan tuya es Jose Manuel !!!!!ygracias por hacer el mundo mas cercano a Dios.Saludos desde tu España,yque Dios te bendiga..

Relicary dijo...

Me quedo con el alivio de que está bien y con la siguiente reflexión: hay varios pilares que sostienen a una sociedad justa, digamos buena, y uno de ellos son los valores.

Si se pierde eso, llegan a menos gente y se producen situaciones terribles como ésta y peores.

pacita.. dijo...

Impresionante,capaz de perdonar y "comprender" a los secuestradores......solo de Dios viene esa fuerza interior.

Boo dijo...

Doy gracias a Dios y sigo rezando por su recuperación.
Lucía

Antuán dijo...

Noa da alegria saber que Jose Manuel se encuentra bien con ganas de seguir trabajando en Nigeria para bien y ayuda de todos. Que Dios se lo pague. Adiosle