domingo, 15 de abril de 2012

Las flores muertas



De pronto se levantó un vendaval y empezaron a caer flores de los cerezos. Eran unas flores diminutas, recién nacidas. La lluvia las lanzó contra el asfalto y todo se coloreó de un rosa triste. Yo acababa de salir del coche y cientos de pétalos me bombardearon el impermeable. Tuve que quitarlos uno a uno.
Mientras lo hacía, pensé en los niños que mueren sin saber que mueren, antes de abrir los ojos a la primavera. Acababa de predicar sobre la muerte al grupo de mujeres que hoy termina su curso de retiro en Los Olmos. 
Adaldrida habría hecho un poema, Enrique un haiku. Yo sólo supe ponerme melancólico.

11 comentarios:

pacita.. dijo...

perdone D:Enrique Hoy es Domingo de la Misericordia?

Enrique Monasterio dijo...

En efecto. Lo decidió Juan Pablo II

Vila dijo...

Gracias por recordarlo!
Ayer mismo se lo decía a mi chico: podremos ganar la indulgencia plenaria si cumplimos con las condiciones.
(Este año lo tenemos en la mano)

Assumpta dijo...

Así es ESTA vida,menos mal que queda OTRA,para los inocentes...

Papathoma dijo...

No me extraña que se pusiera melancólico. Quizá sea hoy un buen día para pedirle a Jesús que, por su Divina Misericordia, dejen de cometerse en el mundo crímenes tan atroces.

Rosario dijo...

Bueno, no es un poema ni un haiku pero ha escrito una bonita metáfora.

Antuán dijo...

A eso le llamo yo: nostalgia de la vida pero la foto que me ha salido no ha sido precisamente de flores muertas sino de un renacer de ellas de hecho para nacer hay que morir, eso dice una cancion sino me equivoco: en Sevilla hay que morir. Adiosle

pacita.. dijo...

Perdonen mi ignorancia pero que es un haiku?

Enrique Monasterio dijo...

Los japoneses llaman Haiku a una forma poética de tres versos sobre la naturaleza.
Por ejemplo éste:
¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?
(J.L. Borges)

Marisa dijo...

Como si por una ventana hubiese visto la secuencia de la película de mi vida, D. Enrique. En estos días VEO la brevedad de la vida. Se me va uno de mis dos tíos carnales más cercanos de toda la vida. ...
Sin embargo, creemos en la Vida Eterna. Un beso, señor sacerdote.

Miriam dijo...

En poema, haiku o entrada de blog, de todas maneras es triste