sábado, 19 de mayo de 2012

Tempus fugit


Me dice Kloster que debo recuperar el tiempo perdido después de una semana de fiebres y sudores.
No tiene razón mi colega. El tiempo no se pierde cuando se detiene sino cuando se malgasta. En estos últimos días he descubierto hasta qué punto tenían razón los clásicos cuando pensaban que el tiempo de ocio puede ser más fecundo que el del negocio. No he podido leer casi nada por culpa de mis ojos resecos, pero he descubierto una fantástica emisora que emite desde suiza piezas de música clásica 24 horas al día. No he predicado, para descanso de mis sufridos oyentes, pero ya casi he terminado el cuento de “Takito”, que publicaré en dos o tres partes, antes de la Primera Comunión de Ignacio. He dormido demasiado, supongo, pero he tenido sueños realistas, emocionantes y hasta divertidos, que no contaré, por si Freud asomara la oreja.
No iré en busca del tiempo perdido. Ya se encargó de eso el bueno de Proust y le salió un novelón demasiado gordo. Prefiero recordar lo que escribió Muñoz Rojas, maestro de poetas:  
Es otra de las cosas que decimos
sin saber muy bien lo que decimos,
eso de perder el tiempo. No es tan sencillo.
Por lo pronto habría que hallar la alacena
donde guardarlo y cerciorarnos
que sigue. No está claro eso
de que el tiempo se pierde, ni dónde
va si se pierde el tiempo. Se pierde
el aire o la noche? Dónde se pierde
el tiempo que dicen que se pierde?
Llevo tanto tiempo perdiendo el tiempo,
sin saber cómo lo pierdo, ni dónde
como no sea en tu regazo. Me gustaría
guardarlo para necesidades urgentes,
como ésta de tu regazo donde
dejar para siempre y nunca el tiempo,
que dicen que se pierde.

En este mes de mayo, que ya vuela hacia el verano, encontraré el tiempo perdido en el regazo de María

11 comentarios:

rafaela dijo...

Me alegro que esté mejor.

Rosario dijo...

Sencillamente genial. Ha merecido la pena el "parón". Gracias!

Cordelia dijo...

Para mí, el único tiempo perdido es el que se emplea en lamentarse.
Dormir, escribir, oír música, se encuentran entre las mejores formas de aprovechar el tiempo. Yo incluiría zampar, pero es que una es así y está todo tan rico...
Me alegro muchísimo de que esté mejor. Un abrazo

José Antonio Casamian Bueso dijo...

Tiene usted la buena costumbre de convertir lo cotidiano en interesante... Resaltar el valor de la vida y sus emociones.

Un abrazo.

pacia dijo...

Hombreeee que alegría encontrarle ! yo creo que lo que nos pasa es que nos faltan momentos para perder el tiempo vamos demasiado acelerados

Vila dijo...

Solo puedo decir que es usted la caña!!

Me alegro que al fin ya esté algo mas recuperado, menudo se ha cogido esta vez...

Y por aquí, descuide, que estaremos bien atentos a "Takito".

Altea dijo...

¿Dónde se coge esa emisora? Mi madre se lo agradecerá.

Enrique Monasterio dijo...

Radio Svizzera Classica es una de las millares de cadenas que se sintonizan en Internet. Con un Iphone o un IPad se puede instalar una aplicación gratuita llamada Tunein. Ese programa la reproduce con gran fidelidad

Ignacio Sevillano dijo...

Espero que estes mejor,y gracias por el cuento.Seguro que me gusta.

Antuán dijo...

¿No hay un libro que dice:cuentos del tiempo perdido?. Alguien decia tambien como recuperar el tiempo perdido de esa manera a traves de Maria. Me aprovecho de la coincidencia. ¡Gracias! por la idea. Adiosle

GAZTELU dijo...

Que barbaridad, me cuesta creer que ha estado usted tan malísimo!!!

Su actividad frenética no cesa ni en los momentos de enfermedad.

Gracias por su vuelta