sábado, 31 de agosto de 2013

Patxi


Nos encontramos en Pamplona hace poco más de un mes. Yo estaba a la espera de que me llamaran para una consulta médica en la Clínica Universitaria y me entretenía leyendo el periódico. De pronto noté que alguien se sentaba a mi lado y trataba de leer lo mismo que yo apoyando la barbilla en mi hombro.
―¡Patxi!
Tenía la misma cara de niño.
―¡Cuánto tiempo…!
―Cuatro días, no exageres ―me contestó―. Nos vimos hace…, no llega ni a diez años.
En tres minutos me puso al día. Se había jubilado, sin júbilo, como profesor de la Universidad y tenía más trabajo que nunca. Me dijo que estaba muy bien de salud, "como una rosa con cataratas" y que iba a visitar a don Carmelo, un sacerdote anciano e ilustre canonista, que estaba ingresado en la clínica.
―Dentro de unos días cumpliré 30 años de sacerdote.
―Eres un chiquillo ―le contesté―; yo cumplo 44 a fin de mes.
Me preguntó por mi madre; me recordó los años de Barcelona cuando jugábamos a ser periodistas en la revista “Diagonal”; me habló de cinco o seis amigos de aquella época y se fue a toda velocidad después de encadenar un par de chistes que ya he olvidado.
Hoy me entero de que Don Francisco Domingo Uriarte ―Patxi― acaba de fallecer repentinamente. Esta mañana se ha celebrado su Funeral en el Colegio Mayor Aralar.
Patxi y yo éramos de la misma edad, pero siempre pensé que él era más joven, y no sólo por su cara de niño. Me asombraba su carácter jovial, sus reflejos para gastar una broma al hilo de la conversación más solemne; su espíritu deportivo, su extraordinaria memoria que recordaba todo lo bueno y olvidaba lo malo. Y esa sorprenderse habilidad para crear la figura de papel que uno le pidiera con un pedazo de periódico.
Me resulta difícil pensar en Patxi sin sonreír. Fue un gran cura: “la alegría de la casa”. ¿Qué más puedo decir? ¿Qué más se puede pedir de un cura?

25 comentarios:

yomisma dijo...

Siento mucho su dolor por la pérdida de un amigo. Consuela mucho saber que al final del camino uno se vuelve a encontrar con ellos y que además tendrán un poco de "culpa" de nuestra entrada en el Cielo.

Anónimo dijo...

Que nos cuente, por favor, la receta para acordarnos de lo bueno y olvidar lo malo.

Cordelia dijo...

Qué hermosas las cosas que recuerda de Patxi. Efectivamente, ¿qué más se puede pedir?

pacita dijo...

Ostras q fuerte Pater!!! Cto duele q se muera alguien q quieres.q detalle ha tenido el Señor con usted al poderse reencontrar

Pedazo de anónimo dijo...

No se que decir.Parece que era un gran sacerdote y que dió calor de Dios en sus años de vida,despues una muerte repentina y allí estará junto a su Señor.No se puede pedir más

Caminando dijo...

Por estos detalles descubro un Dios - Padre, me ha emocionado que haya querido juntarles para poder despedirse..... Hasta pronto...

Papathoma dijo...

Ya tiene otro amigo en el Cielo. ¡Menuda panda, lo bien que se lo estarán pasando allí! Los grandes santos tenían mucho sentido del humor. Gracias a ellos he llegado a descubrir el gran sentido del humor que tiene Dios, así que me imagino un Cielo muy divertido.
Ofreceré la Misa de mañana, aunque no creo que le haga falta.

Anónimo dijo...

Que dolor perder a un ser querido. Impresiona cuando hasta hace poco se le había visto. Siempre nos queda esa vida santa . Aprovecho para rezar por el y de paso encomendar una convivencia de sacerdotes que empieza mañana en Airaga. Tenía las virtudes que todo sacerdote debe tener. Gracias a todos los sacerdotes.

Ana dijo...

ARRIBA ESE ANIMO !!!!!!!!!!!! Amigos... Preciosas éstas últimas Entradas...
LA VIDA CONTINUA y debemos vivirla plenamente, ya gozaremos todos juntos de la Vida Eterna...
DIOS YA LOS HA LLAMADO: DESCANSEN EN PAZ !!!!!!

MARISOL dijo...

Hoy rezaré por él en Misa y le pediré que me ayude con la solucíón de un problema que me agobia.

Pedazo de anónimo dijo...

Ana,eres especial.Siento,despues de muchos meses de leerte, que tus anímos siempre jubilosos y como de entrenadora de equipo americano de rugby,son álgo impasibles a las entradas.Siempre es la misma respuesta,un monton de animos y asesoramientos que no sé si te los pedimos.
DE TODAS FORMAS,HAZ LO QUE QUIERAS.A
MI NUNCA ME HAS MOLESTADO EN NADA.Y ME PARECES MUY BUENA TIA(COMO DICEN MIS AMIGAS).PERDON POR EL ATREVIMIENTO.

Enrique Monasterio dijo...

De todas formas, no llenéis esto de mayúsculas, por favor. Todos los comentarios son importantes y no hace falta gritarlos con letras más gordas.

Enrique Monasterio dijo...

Lo explicaré una vez más: escribir todo con mayúsculas en Internet significa que uno está gritando, y a mí me gustaría que en este globo no gritara nadie.
También puede querer expresar que lo que yo escribo es muy importante, más importante que lo que escriben los otros.
Algo parecido podría decirse de los signos de admiración (!!!!). Con uno basta y sobra. Supongo que un par de veces al año se puede añadir una segunda exclamación, pero con mesura.

pacita dijo...

No sabe la gracia q me hace cdo nos corrige.mira q es paciente!(sólo 1) pero Anita porfavor baja el ritmo q ya tenemos a D.Enrique para catequizarnos hija por Dios

Merche dijo...

Encomendaré a su amigo sacerdote, aunque, como dice Papathoma, no creo que le haga falta.

¡Y en español se pone un signo al principio y otro al final! (que no cuesta tanto, sólo es una tecla más)

Fernando Q. dijo...

Le acompaño en el sentimiento don Enrique.

Uno de los consuelos que convirtieron mi tristeza en esperanza cuando murió mi padre fue un comentario del sacerdote -su confesor- con el que nos recordaba que el Señor recogía las almas como el jardinero sus rosas: cuando están en su mejor momento. Así, su amigo Patxi estará seguro alegrando el Cielo.

Ana, un saludo con mayúsculas.

Antuán dijo...

No se puede pedir nada más a Patxi, estará sonriente en el cielo. Lo siento mucho, el nos quiere alegres. Adiosle

Patty dijo...

No se puede pedfir nada más de un cura D. Enrique, la verdad es que no. Lo siento mucho, pero ya tiene otro intercesor en el cielo.

Anónimo dijo...

prefiero mil veces el animo de Ana por la vida a lo contrario. Sigue con ese optimismo, que encima me parece que lo tienes bien fundado.

Ramón Aranda dijo...

Una gran pena y sorpresa. Fui alumno suyo y amigo antes de ordenarse sacerdote. Recuerdo su habilidad haciendo figuras con papel; era puro nervio, una cabeza rápida, mente ágil. Siempre sonriente. Seguro que allí arriba lo habrán recibido con los brazos abiertos.

Anónimo dijo...

No creo que haya que estar triste, sino alegres: está en el Cielo.

Además, sonrientes: pensar la que le estará liando a San Pedro nada más llegar.

Fernando . dijo...

Hola Don Enrique, hacía tiempo que no escribía en su blog. Y lo hago hoy porque yo conocí Don Francisco y le tenía mucho cariño. Nos habían dicho que había muerto un cura en Pamplona pero no me había enterado del nombre. Ha sido un mazazo. Un abrazo, seguro que ahora intercede por todos nosotros. Fernando.

Margarita del Valle dijo...

Mi queridísimo don Patxi ha saltado al cielo como debía ser; no había otra forma para él. Gran maestro, amigo, formador, de una gran simpatía y agilidad mental. Estar con él era reír a carcajadas todo el tiempo. Siempre preocupado, concentrado y ocupado por lo que pasaba en el mundo y con cada uno. Siempre que lo veía me cantaba canciones de mi tierra, México. Cuando vino a dar un seminario para formar profesores de religión a México hizo gran amistad con mis papás. Mi papá lo tenía como don Patxi en sus oraciones diarias. Hace tres meses le escribí un mail a don Patxi para avisarle que mi papá ya estaba en el cielo y ya no me contestó porque se lo escribí al de la Universidad. Sorpresa la que se llevó cuando su papá mexicano, por que así le decía a mi papá; le dio la bienvenida y un gran abrazo. Lo que se estarán diviertiendo. La penúltima vez que lo vi fui con mi esposo a comer con don Patxi; cómo nos reímos cuando en el elevador de salida le pedimos la bendición y nos la comenzó a dar y cuando entró alguien al elevador de inmediato cambió la conversación y empezó a hablar de otra cosa; cuando salió la persona; de inmediato siguió con la bendición.
Al enterarme de su brinco al cielo busque en mis mails y encontré 88 de su parte desde el año 2004 que lo traté con mayor intensidad. Que interceda por todos los que nos dedicamos a la formación de profesores de religión para que muchos niños y jóvenes se acerquen a Dios. Gracias don Patxi.

Anónimo dijo...

Desde Córdoba quiero mostras mis condolencias por el fallecimiento de Patxi. Fué profesor mio alla por los años 71 al 75 (tenia él treinta y pocos) solo tengo buenas palabras y muchisimo cariño por su recuerdo. Un gran profesor, deportista, inquieto,amante del montañismo (¡cuantas excursiones a Sierra Nevada!),
Mi mas sentido pésame y la seguridad de que aqui en Córdoba dejo huella. Un abrazo para la familia

Anónimo dijo...

Conocí a Patxi en el Colegio Guadalete, donde fui alumno suyo.
Creo recordar que él estuvo en el Colegio dos o tres años (finales de los setenta). Eran los primeros años de aquel centro, y siendo Ingeniero Industrial nos dio clases de todo...hasta de historia.
Le recuerdo siempre simpático, ingenioso y alegre, siempre con el mejor chiste o anécdota muy a mano, y su habilidad para hacer callar a toda una clase de fieras hablando muy bajito.
Estuvo con un grupo del Colegio asistiendo a un campamento que hicimos un verano en Barbate (playa del Mosquito) con D. Miguel Sibón, donde nos contaba montones de anécdotas en las charlas que tenía con nosotros...En una de ellas nos contó que su segundo apellido "Uriarte" significa "casa de campo".
Me llamaba la atención de él su elegancia vistiendo, y cómo cuidaba su exiguo pero lustroso vestuario.
En muy pocos años echó profundas raíces entre quienes aquí le tratamos, de forma que después a través de terceros siempre seguíamos su trayectoria.
Hoy domingo me he levantado acordándome de él, he buscado su nombre en google, y de ahí este comentario.
Un saludo.