martes, 24 de junio de 2008

Bartolo



Esta noche ha llegado a mis manos este librito. Está tan deteriorado que casi no me atrevo a leerlo. Lo dejaré en la vitrina de mi casa con otros recuerdos de familia, Se trata de una antología de poemas de Bartolomé Llorens, publicada dos años después de su muerte y prologada por Carlos Bousoño, su íntimo amigo.

Quizá mañana u otro día escriba algo sobre Bartolo. Hoy ni siquiera voy a copiar un poema: lo fotografío directamente. Mis recuerdos también amarillean como esta inolvidable "Canción del agua viva":








5 comentarios:

c3po dijo...

Todavía recuerdo los paseos por el casco antiguo de Valencia con don Vicente Fontabella, me hablaba de Bartolo, de sus últimos días y de las visitas que le hacía nuestro Padre. Tambien recuerdo que don Vicente guardaba como oro en paño un ejemplar de ese libro.
Ahora estaran los dos juntos, hablando en bon valencia, y disfrutando de esa fuente clara.

El hijo del capitán dijo...

Conocí a Bartolomé Llorens hace cuatro o cinco años, y compartí con él un viaje nocturno de Valencia a Zaragoza cuando Teruel todavía no existía.
Me cautivó su historia, su poesía, su sedienta juventud… Cuando él se despidió, con apenas un soplo de voz, recuerdo que me emocioné y pensé con rabia en cómo acabamos conformándonos con vidas mediocres mientras permanecen en el trastero del olvido historias tan intensas como la suya.
Agradecí mucho el conocerle gracias a "Una sed de eternidades".
Y me alegra volvérmelo a encontrar al cabo de los años.

Ljudmila dijo...

Que maravilla poder escribir asi tan profunda y tan sencillamente. Gracias.

Jesús Beades dijo...

Nosotros publicamos una antología en Númenor, hace años. Hubo una emocionada presentación, con D. Jesús Arellano, y D. Aquilino Duque.
Tremendos los sonetos de Llorens, y su "Oda a una muchacha fea".

Enrique Monasterio dijo...

¿Y por qué no hay forma de encontrar libros de Numenor en Madrid? Me dicen que está agotada la antología de D'Ors y la de Bartolomé Llorens.
¿Es cierto?