viernes, 23 de diciembre de 2011

¿Por qué no un ángel?



San Josemaría nos enseñó a convertir la lectura del Evangelio en una aventura emocionante. Con un poco de fantasía y un mucho de corazón, es posible entrar en la vida de Jesucristo y ser un personaje más en cada una de las escenas: ayudar a Jesús a distribuir los panes y los peces en la montaña del milagro; beber el vino nuevo de Caná de Galilea en compañía de la Santísima Virgen, de Jesús y los apóstoles; buscar, con María, al Niño que se nos perdió en Jerusalén; salir de pesca al anochecer, en el Mar de Tiberíades, con Pedro y los demás. Y ahora que llega la Navidad, ser el borrico del portal, la estrella que guía a los Magos, el pastor que descubre a Dios entre pañales, y, ¿por qué no? también el ángel que dirige el coro con batuta de plata para que suene bien el primer villancico de la historia.
Te contaré un secreto, Caty. Hablo contigo porque probablemente me entenderás mejor que los otros. Ya no me da vergüenza confesar que siempre he querido ser ángel.
Algunos chicos de tu edad y de la mía sueñan con tener poderes, como Superman, Batman o Harry Potter. Pero no hay color: ser ángel mola muchísimo más. Primero, porque los ángeles existen de verdad. Son millones de millones de millones, y, como hay tantos, seguro que no les importa que se incorpore otro a la familia. Además vuelan mejor que los superhéroes de la tele o que Harry Potter con su escoba: son capaces de trasladarse a donde quieran en un instante. Y, lo más importante de todo: están siempre muy cerca de Dios y, a la vez, de aquellos a los que deben custodiar en la tierra.
Oye Ignacio, ¿no te gustaría ser el ángel custodio de la Virgen sólo por unos días? ¿Y acompañar a San José en su taller o a cualquiera de los personajes que aparecen en el Evangelio?
A mí me encanta ponerme las alas de fiesta y jugar con Jesús a que soy su ángel junto a la cuna. Os parecerá una tontería, pero esta Navidad volveré a hacerlo y, como ya os lo he contado, no me dará vergüenza que me reconozcáis. Espero encontraros a todos allí.  

¡Feliz Navidad, globeros!


11 comentarios:

Magda dijo...

Don Enrique deseo que tenga usted una FELIZ Y SANTA NAVIDAD! Abrazos desde Paraguay.

Antuán dijo...

Pues me parece muy bien que cada cual eliga quien quiere ser, hay para elegir porque la verdad yo desde hace tiempo no me identifico con nadie; aun asi en un villancico me parecio oir que: "arde la hoguera muy cerca del niño" y como a veces me encuentro hecho leña: ¡quiero ser la hoguera! para estar más cerca que nadie del Niño. Adiosle-pido

Rosario dijo...

Allí estaremos. Junto a la cuna. Espero no perderme en el camino. ¡Feliz Navidad! Don Enrique.

José Herrera dijo...

Nunca me había puesto a pensar la idea de ser un ángel, o quizás sí, pero no a analizar sus virtudes. Y en serio que es fabuloso sentir esa idea.
Que tengas una excelente Navidad!!, los mejores deseos para ti.
Un abrazo

Caty dijo...

hola don Enrique y muchas gracias.
No sé si hay ángelas o no, pero me gustaría ser una.
Un beso de Caty

Antuán dijo...

Acabo de mandar una carta al periodico pero como dudo que salga os la paso, ademas dice 1000 caracteres y no me moleste en contar. Ahí va:
Perderse la Misa del Gallo es pasar de lo más genuino de la Navidad nos hemos quedado atrás, pasados de moda si estamos pendientes del cordero y la sopa de almendras, vale que si... muchos reciben y mandan felicitaciones pero ¿por qué motivo?. esto tiene su poquita y grandiosa historia. Es un Dios que nace. Puede hacerlo Él que crea de la nada, elige una madre virgen y viene a quedarse entre nosotros. ¡Ciegos! No os dais cuenta si está presente en cada Misa, dia a dia se hace presente. Este mundo en que vivimos. Nuestro pequeño mundo. Estamos a por uvas. Acelerados, así vamos por la vida, descerebrados ¿que hay en nuestra cabeza? Pajaros. Ya se oyen bajo las tejas de mi buhardilla, han visto salir rayos de sol en diciembre y empiezan a hacer el nido. Pronto empezamos y ¿nosotros? preparamos nuestra casa para recibir a Dios. Que todavia despues de 20 siglos sigue buscando posada en nuestro corazón. No dejeis pasar esta oportunidad. ¡Vivir el hoy! ¡FELIZ NAVIDAD! -Sabiendo que teneis esto presente- Adiosle

Ignacio Sevillano dijo...

Si seria muy chulo y feliz Navidad

Vila dijo...

¡¡Feliz y Santa Navidad!! D.Enrique, y gracias por ayudarnos a rezar de esta manera.
Nos encontraremos en el portal de Belén.

Maria Rosa M dijo...

A mi me gustaría ser la pastora que vive al lado del portal. Estaria pendiente de Maria. Les llevaria el desayuno,(ver amanecer a mi familia me encanta), le tendría los pañales listos para ser usados y tendría la suerte de ver la sonrisa agradecida de Maria.
FELIZ NAVIDAD A TODOS!!! y muy particularmente a usted, Don Enrique y gracias por ofrecernos este globo tan chulo.

Clara dijo...

FELIZ NAVIDAD, Padre!!
Estamos leyendo en familia El Belén que puso Dios, y grandes y chicos coincidimos, por ahora, que el capítulo en el que se presenta a Zabulón es un trocito de Cielo.
Un abrazo enorme.

Fernando dijo...

Feliz Navidad don Enrique. Que Dios le bendiga.