domingo, 26 de febrero de 2012

Excursión a Molinoviejo



Kloster me dijo ayer que debía huir de Madrid y, por una vez, le hago caso.
―Pero sin móvil, sin ordenador, sin prismáticos pajareros, sin boli para tomar notas, sin clases que preparar ni meditaciones pendientes.
―Algo tendré que llevar…
Con gesto adusto, acepta que meta en el macuto dos poemarios: el “Libro de la Pasión”, de Ibáñez Langlois, y “Casa propia”, de Enrique García-Máiquez.
―¿Cómo podré descansar sin un par de poetas de compañía?
Después del desayuno enfilo en la carretera de La Coruña con música de Vivaldi en la radio. Tres cuartos de hora más tarde me recibe en Molinoviejo el repique inconfundible del pico picapinos, que sigue a lo suyo sin percatarse de mi presencia.
Abro la puerta del viejo oratorio, donde el aleteo de los ángeles es estruendoso para cualquiera que haga silencio en su alma. Hay tal densidad de recuerdos dentro de esas paredes, que el santo se me va al cielo y yo con él. 
Salgo del oratorio veinte minutos más tarde. En el jardín, llamo a los pájaros para que me hagan compañía y vienen, obedientes a la voz de su amo. Son pocos y casi domésticos; aún no han llegado las aves de primavera. Rezo el rosario entre los pinos, y las aves repiten conmigo la letanía lauretana.
Al fin leo un poema, uno solo: el que Enrique dedica a Nuestra Señora escudándose en Gonzalo de Berceo.
―¿Y ya está? ¿No has hecho nada más?
Kloster me riñe porque no tengo nada que contarle.
―¿Te parece poco? He visto a la Mujer muerta amortajada en blanco. He charlado de poesía con un petirrojo. He rezado por libre… Y las chicas de la administración han conseguido que me olvide de la Cuaresma.
¡Dios mío, qué tarta!

8 comentarios:

yomisma dijo...

Jo, que envidia....

Vila dijo...

Efectivamente Yomisms, que envidia!!. Solo he echado en falta el seguro saludo que le dió a la Virgen en la ermita, pero doy por hecho que sigue rezando por los encargos especiales.

Me encanta lo de rezar por libre. A ver cuàndo nos dice algo del libro o al menos la segunda parte del libro.
¡AY... Capón! hombre no se enfade por qué pregunte, que seguro que no soy la única con sana curiosidad....

Mañana me espera la odisea de la vuelta, pero llegaremos a tiempo para la primera confesión del pequeño ajedrecista.

Belen dijo...

Pues sí,envidia,pero de la sana eh!

Un cariñoso saludo.

Papathoma dijo...

Jejjeje...vaya "envidia" más sana que nos despierta.

Pues nosotros tuvimos celebración familiar: el cumpleañero, el abuelito, 91 años, Alzheimer moderado, feliz con casi todos sus nietos, la tarta, los besos y hasta la corona de rey que le puso la más pequeña.

Y los papás de las criaturas nos portamos bien. 0:)

Cordelia dijo...

¿Nadie dice nada de la tarta? Que hay que ver cómo se come en Molino, y si quieren mimar a alguien, no me puedo imaginar cómo sería.
Un abrazo, mañana es martes

Antuán dijo...

Ha conseguido alucinarme! Le diria un par de cosas, si pudiera pero me reservare si alguna vez nos encontramos que no es la primera. Dsde luego es un lugar paradisíaco. Adiosle

pacita.. dijo...

me alegro quee haya descansado!!!!!!!!yo subí una vez a la mujer muerta

Enrique García-Máiquez dijo...

¡Muchas gracias por llevarme de excursión! Y cuánto me gustaría haber oído esa conversación con ese petirrojo.