domingo, 28 de julio de 2013

De cabeza

Así he ido durante todo el día; de cabeza, más o menos como los dos personajes de esta sorprendente película, que protagonizan una especie de metáfora sobre la falta de comunicación y el amor. Todo en 3D. A mí me ha gustado.

10 comentarios:

Marocoal dijo...

¡Qué casualidad! La mujer siempre con los pies en la tierra, aunque inicialmente pareciera lo contrario. Y encima, con buenas ideas. ¿Por qué será?

Todoslosnombres dijo...

Padre, ¿qué le ha hecho ir de cabeza de esa manera? ¡Menudo mareo! Repóngase.

A mí también me han gustado esos 10minutos de película. Cada vez me gusta más el cine de animación actual, aunque los temas que trata son muy anteriores al cine mudo.

No hemos cambiado nada y nuestra negligencia con lo verdaderamente importante hace que se vaya diluyendo la alegría de vivir, de compartir, de darse, de comprometerse con un proyecto de vida...

En muchas parejas, como en los protagonistas, el amor dura más que el matrimonio, y entonces remiendan los viejos zapatos y siguen caminando juntos; otras no pueden hacerlo porque enseguida tiraron aquellos zapatos.

Gracias por sus letritas y por el buen cine de domingo que las acompaña.

Enrique Monasterio dijo...

Te preguntas, Marocoal, por qué es la mujer quien tiene los pies en la tierra, etc. Elemental, colega; porque la peli ha sido producida y dirigida por un hombre.
Somos así de galantes

Caminando dijo...

Yo más q elegante, diría con sentido común ;) sino acabarán cómo el del chiste del otro día, dormidos xq no saben hacer nada sin nosotras jaja...

Anónimo dijo...

Pues en mi humilde opinión, se tengan donde se tengan los pies... aquí es el hombre el primero que intenta rectificar... hay un vídeo precioso que aconsejo a "tó quisqui" y es éste:

https://www.youtube.com/watch?v=qAGs74CCkEo

¿quién es el que tiene que empezar a arreglar la situación? no el que pueda y/o deba, sino el que más quiera, el que más sabe amar... en éste caso ¿qué más dará que las mujeres tengamos los pies en la tierra?? ¿quién rectifica primero?? ejem, ejem...

Me ha encantado el vídeo!! (aunque no lo pueda aplicar en la práctica puesto que todavía no he tenido la suerte de conocer un buen hombre con quien compartir mi vida... pero Dios sabe más...aunque se agradece un recico...jeje)

D.Enrique, muchas gracias por compartir su estado "de cabeza", no le pasa sólo a usted, como bien puede ver...

Beatriz.

Anónimo dijo...

La riqueza del verbo "querer"...
Aunque la acepción puramente afectiva y emocional flaquée, se balancea con la volitiva, la de la voluntad: hay que querer querer.

Y me ha gustado mucho la referencia de los zapatos, Todoslosnombres.

Un vídeo precioso, D. Enrique. Gracias.


Marita

yomisma dijo...

El viernes estuve en una boda. En la homilía el sacerdote mencionó que en el matrimonio raras veces todo es perfecto. Que se trataba de buscar la perfección. Pero no la perfección del otro si no la perfección del amor, que se da, que se olvida de uno mismo, y quiere al otro como es. Muy bonito el video.

Clo dijo...

La película es preciosa. Cuántas veces con mi orgullo separo mi mundo del de mi marido... Es una metáfora preciosa que conmueve y lleva a la reflexión. Como decía Beatriz el que más quiere rectificar es el que da el primer paso, y eso es lo importante. Lo importante es cuidar el amor.

Gracias D. Enrique

Ana dijo...

HERMOSA PELÍCULA !!!! Me encantó: nos deja una verdadera lección... Precioso Cine de Domingo D.Henry, gracias por compartirlo con todos nosotros... Debemos cultivar el Amor de cada día, las relaciones personales, la comunicación...
LA PERFECCIÓN DEL AMOR que se olvida de uno mismo, quiere y respeta al otro siempre, como decía el sacerdote... Hombres y mujeres seamos así de galantes unos con otros, juntos construiremos UN MUNDO MEJOR !!!!!!
A dormir que ya es muy tarde pleaseeee...

Papathoma dijo...

Me hace gracia que la expresión que utilizan para el título y que usted traduce para dar nombre a esta entrada, es muy utilizada...sobre todo con el verbo "enamorarse" (=fall in love) y vendría a significar "estar perdidamente enamorado". Vamos, que se quieren con locura pero lo han olvidado...
Sorprendente final: no acaban los dos en el mismo plano , sino que se aceptan en su diversidad, se quieren como son.