jueves, 25 de julio de 2013

En la víspera de Santiago Apóstol


No he publicado tu comentario, amigo “ateniense” porque, como tú mismo dices, era “provocativo”, y en este globo no nos gustan las provocaciones.
 
Sin embargo te haces una pregunta justa, la misma que está en la mente y quizá en la boca de casi todos: el Señor “se ha llevado” de golpe casi a un centenar de hijos suyos que iban a celebrar la fiesta de Santiago. Después de ver las imágenes tremendas del accidente, ¿podemos seguir diciendo que “Dios es Amor”?.
 
No voy a escribir aquí un tratado sobre la cuestión. Sólo haré unas breves consideraciones:
 
Si Dios no existiera, este mundo, en efecto, sería absurdo; ninguna tragedia tendría sentido. Lo diré con palabras de Benedicto XVI: “sin Dios, viviríamos en un lugar muy peligroso. Con Él, aunque a veces no le entendamos, sabemos que siempre caemos en sus manos”.
 
Ha sido una gran calamidad, pero especialmente para los parientes y amigos de los fallecidos. Para los muertos, quizá no. Hay otra vida mucho más plena y feliz que la que han dejado. Gracias a ella, y por la misericordia de Dios, podemos vislumbrar algo del misterio del dolor y la muerte.
 
Ahora mismo, en cientos de lugares de este Planeta están ocurriendo tragedias semejantes y aun más graves, que duelen mucho menos: miles de muertos de hambre, huracanes que asolan una región… La prensa, la televisión y la radio nos lo cuentan fríamente, como una noticia más; pero para Dios todos somos iguales. Y Él “se lleva a sus hijos” (cito tus palabras, ateniense) a una vida nueva, realmente gloriosa, donde “no hay muerte, ni llanto, ni dolor”.
 
En el Evangelio de la Misa de hoy, Jesús pregunta a Santiago y a Juan, que aspiraban a tener un puesto de privilegio  en el Reino del Cielo: “¿seréis capaces de beber el cáliz que yo voy a beber?”; o, con otras palabras, “¿seréis capaces de pasar por la Cruz, aunque no la entendáis, aunque sea más injusta que cualquier catástrofe humana?
 
—Ellos contestaron que, sí; que serían capaces; pero es evidente que sin fe en Dios, nadie podría abrazar esa Cruz.
 
Pero el misterio persiste. Y cuando preguntamos al Señor cuál es el sentido del dolor, no responde; hace algo aún más desconcertante: se pone a nuestro lado con la cruz sobre sus hombros. Y entendemos que todo aquel que padece, quiera o no quiera, tendrá siempre como compañero de sufrimiento al mismo Jesús. Y, como el buen ladrón, podremos gritarle:
 
—¡Somos colegas; padecemos la misma pena. Acuérdate de mí cuando llegues a tu casa!

21 comentarios:

Merche dijo...

Parece que el conductor del tren iba a 190 en una zona limitada a 80.
Ahí entra la libertad del hombre, para hacer lo correcto o lo que le da la gana.
Y Dios sigue siendo Amor.

yomisma dijo...

Don Enrique, este Post me lo voy a aprender de memoria. Somos tan ruines que hasta en estos casos al primero que le damos una patada es a Dios. El no invento el dolor, ni la enfermedad, ni siquiera la muerte. Pero sí el amor que los traspasa y los convierte en gloria. Gracias.

Caminando dijo...

Cómo la Virgen al pie de la Cruz, en silencio.... Y Seguiría, pero tengo estrujada el alma, no se entiende el misterio del dolor ni en la Cruz de Jesús ni ahora, espero q las familias sientan la compañía que nunca abandona, Jesús, q también sufre.

Todoslosnombres dijo...

Se hace difícil comentar cuando hay tanto dolor en el Globo y en nuestro querido país. Hoy, más que comentar, necesitaba esas palabras suyas, Padre.

Sigo rezando por las víctimas, por sus familias, por sus amigos y por supuesto también por los maquinistas.

Gracias Padre por sus letritas que nos alivian.

Anónimo dijo...

D. Enrique, gracias por haberse tomado la molestia de responder extensa y amablemente a mi comentario. Y gracias por llamarme amigo. Reconozco que su exposición es coherente aunque yo no comparto esa visión de la realidad. Respeto su creencia en un Dios personal y providente pero me temo que Dios no es más que un concepto creado por el hombre. Yo no quiero molestar a nadie, sólo quería dar mi punto de vista. En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira.

Ateniense

ALEJANDRA dijo...

Todo lo malo que ocurre no es porque Dios se aparte del hombre, sino porque es el hombre quien se aparta de Dios.

Antuán dijo...

Hablamos de eso durante la comida y pude ver ya anoche y hace un rato las imágenes escalofriantes que solo invitan a rezar por todos ellos. Adiosle

Clo dijo...

"Ateniense" agradece su extensa respuesta a su comentario. Yo también, con la diferencia de que yo sí comparto esa visión de la realidad pero me hace falta que alguien como usted me recuerde los porqués. No es un dolor cercano, espero que el Señor me regale poder verlo así cuando lo sea.

Recemos por las familias y por las almas de los fallecidos.

Gracias D. Enrique

Compostelana dijo...

La noche más mágica y festiva del año en Santiago se ha convertido en la más dramática.
Hoy la ciudad permanece muda, tan solo habla la solidaridad de todos los que de una forma u otra han aportado su granito de arena para ayudar. Pedimos al Apostol Santiago fortaleza y consuelo para las familias, la sanación para los heridos. Seguro que "el amigo del Señor" ha acompañado al Cielo a todos los fallecidos en la última etapa de su camino.
Esta tarde no hacía falta pedir silencio por la megafonía de la catedral, todos unidos en oración!

Sonia dijo...

El dolor y el sufrimiento también muestra lo mejor del hombre: la solidaridad, la compañía, la ternura y el darse al otro, al desconocido.Los bomberos, los médicos, los ciudadanos que dan su sangre, anónimos...
Y ese sentimiento también viene de lo más divino del corazón humano.
PS:La verdad, que tenía miedo, como usted está de vieje de acápara allá,pero me da gusto ver que siga al pie de la letra, de la línea, y del consuelo, gracias Enrique.
Un abrazo a todos.

manuela dijo...

Gracias D. Enrique. Rezare por los familiares, respecto a las personas q no creen en Dios , me hago una reflexion. El dia 16 festividad de la Virgen del Carmen fallecio un familiar muy querido 47 años y tambien una amiga en accidente de moto , tiene Dios la culpa? aunque sea un fallo humano? si Dios no existe porque es culpable? Si existe pero no le trato porque le culpo? Doy gracias por la fe pido Esperanza para todo y oraciones por mi familiar y su amiga .gracias.

Fernando Q. dijo...

"El Señor te lo da, el Señor te lo quita. Bendito sea el Nombre del Señor"

Recemos pidiendo el consuelo de los que quedan, y la curación de los heridos. Este mundo no es el Paraiso, no.

Miriam dijo...

Que en el cielo esten

Anónimo dijo...

Ante tragedias de tal calibre y ante tantísimo sufrimiento,uno se queda sin saber muy bien que decir,vamos que se queda uno sin palabras...sólo sale rezar y rezar.

Papathoma dijo...

La muerte es una verdad que no depende de opiniones.
La muerte colectiva es una gran tragedia.
Para muchos de nosotros, es un montón de gente anónima que muere de repente, en circunstancias dramáticas...y nos sobrepasa.

Decía BXVI que para Dios no es una muchedumbre que muere, que Él está al lado de cada uno en ese momento, acogiéndolos personalmente.
Ninguno de ellos ha estado solo.

Rezo para que sus familiares puedan encontrar consuelo en El único que no defrauda.

Ana dijo...

QUE DIOS LOS TENGA EN SU GLORIA !!! A éste centenar de fallecidos y consuele a sus familiares y amigos...DIOS ME LO DIÓ, DIOS ME LO QUITÓ: BENDITO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR !!!!!!! Recemos todos unidos, y pidamos la intercesión de Santiago Apóstol ante ésta desgracia, ya estarán gozando de la Vida Eterna...

Ana dijo...

JESUS DIÓ SU VIDA POR TODOS NOSOTROS !!! El nos ha dado el ejemplo ante el Misterio del Dolor, muchas veces incomprensible ante los ojos humanos... Aprendamos a DAR GRACIAS A DIOS TODOS LOS DÍAS: al abrir los ojos y despertar cada mañana, por la salud, nuestras familias y amigos, nuestro hogar, trabajo... Vivamos cada día intensamente, pues no sabemos ni el día, ni la hora: con ESPERANZA, ALEGRÍA Y DEJÁNDONOS SORPRENDER POR DIOS !!!

Anónimo dijo...

Queridos todos.
Las preguntas que nos hacemos los cristianos son las mismas que se hace todo el mundo,no somos especiales somos humanos.Recuerdo en el verano del 87 cuando un primo mio acababa de aprobar una oposicion durisima, un chico bueno culto educado, pues bien , para celebralo se fue a las fiestas de un pueblo y de regreso el coche donde iba se estrello contra un arbol, mi primo murio, recuerdo la llamada de sus padres a las 7 de la mañana y los sollozos de mis padres, y las palabras de mi padre " Nacho se ha matado ".Aquellas palabras las recuerdo como si hubieran sido esta misma mañana lo primero que piensas es ¿ por que ? ¿ por quue eres tan injusto señor ? señor no existes !! eres malvado !!estos pensamientos son logicos y humanos muy humanos, pero despues el Espiritu Santo te va dando paz y piensas tu sabes mas Señor tu sabras, la muerte siempre llega hay que estar preparados si no tuviesemos a Dios mas nos valdria no haber nacido. Hay que estar preparados nunca sabemos el dia la hora y las circunstancias, Señor perdona a las victimas y proteje al maquinista. Un abrazo GOYO

Anónimo dijo...

En el universo están presentes desde el inicio el desorden y la muerte porque está presente la libertad, que trae tantas cosas buenas, pero también el egoísmo y la culpa. En este caso es, probablemente, la imprudencia humana la causa fundamental del accidente. No es un "decreto" de Dios. Es cierto que Dios no lo impide: él sabe que no todo se acaba con la tragedia, porque es final real está siempre en sus manos. Tras el munod de "prueba" viene el otro, el "definitivo" y en ese no hay dolor.

Pentamamá dijo...

Ateniense: no, si yo te entiendo. Léete el Canto Espiritual de Joan Maragall, que expresa estupendamente este tira y afloja del hombre que ama la vida, y también la Vida, pero que teme a la muerte.
Por mucho que sepamos que esto no es todo, que lo mejor está por llegar, lo cierto es que abandonar este mundo duele de mil maneras.
Pero no te creas esta falsa religión que considera a Dios una especie de titiritero que nos maneja caprichosamente, porque no es eso.

Papathoma dijo...

Goyo, gracias por acordarte del maquinista. Uno de mis hermanos díce -con conocimiento de causa, te lo aseguro- que lo más fácil es echarle la culpa al maquinista...
Y este hombre llevará sobre su conciencia a todas esas personas que han muerto: fue una de las cosas que dijo en esos primeros momentos... Recemos por él,