viernes, 26 de julio de 2013

Las historias de don Fernando (IX)


 Un tratamiento de silencio 


No se llevaban bien el marido y la mujer. La relación se puso tan tensa que decidieron no decirse ni media palabra. Empezaron a darse mutuamente el tratamiento del silencio.
Aquella noche el marido se acordó de que el día siguiente tenía que tomar un avión temprano. Era necesario, por tanto, que su mujer le despertara muy pronto.
Como no quería ser el primero en romper el silencio, escribió en un papel, “Despiértame a las cinco de la mañana”, y lo dejó en la mesilla de noche de su mujer.
Se despertó a la nueve. Había perdido el vuelo. Indignado y un tanto furioso, decidió ir a ver a su esposa para cantarle las cuarenta, pero nada más ponerse en pie vio que en su propia mesilla había una tarjeta de color rosa con sólo cuatro palabras:
“Son las cinco, despierta”.

16 comentarios:

Marocoal dijo...

El modelo de comunicación lo escogemos nosotros y todos tienen sus ventajas e inconvenientes. Al respecto, recuerdo el librito sobre Jonás ,de Jiménez Lozano, donde dice que cuando se enfadaba con su mujer pasaban, no recuerdo exactamente, pero unos 600 días sin comunicación verbal. ¡Qué antigüedad en la modernidad!

Anónimo dijo...

Las osas se arreglan hablando,o incluso chillando,pero nunca con silencio,donde hay silencio...no hay nada.

Caminando dijo...

No sabia de las 'osas' anónimo jaja no en serio ahora, los silencios muchas veces arreglan muchas cosas y la palabras lo fastidian, el silencio también significa confianza, miradas, gestos, y sobre todo respetar a la otra persona, aunque aquí claramente significa enfado....

yomisma dijo...

En el silencio habla Dios.

Pedazo de anonímo dijo...

JAJAJA,LO CONTARÉ CON SU PERMISO.ES VERDAD DONDE HAY SILENCIO NO HAY NADA.PERO A VECES ES LA SALIDA MÁS AIROSA.MUCHAS VECES ES MEJOR HACERTE EL LOCO...YA SE LE PASARÁ.CUANDO LO HACEN CONMIGO LO AGRADEZCO MUCHISIMO.

Antuán dijo...

Eso no vale! no es manera de avisar, a no ser que lo hagas adrede para que duermas pero hay que comunicarse con la palabra mejor porque quien sabe si tiene que coger el bus y lo pierde ¡menuda gracia! Estos días estamos viendo como el Papa Francisco no para de hablar y con sus gestos dice ¡tanto! tenemos que aprender mucho. Adiosle

Enrique Monasterio dijo...

No os pongáis tan serios, chicos, que esto es solo un chiste

Caminando dijo...

Bueno es q el chiste tiene tela ehhh!!! La mujer un 10, se comprueba nuevamente q los hombres necesitan de ellas... Jaja, encima d enfadado, no le quiere hablar y le pide cosas... Un puntazo q no pierda los papeles y veo a la mujer diciendo a si?? Pues ya te aviso ya... Y por el mismo medio de comunicación :)

Caminando dijo...

Bueno es q el chiste tiene tela ehhh!!! La mujer un 10, se comprueba nuevamente q los hombres necesitan de ellas... Jaja, encima d enfadado, no le quiere hablar y le pide cosas... Un puntazo q no pierda los papeles y veo a la mujer diciendo a si?? Pues ya te aviso ya... Y por el mismo medio de comunicación :)

Ana dijo...

Empezemos el Finde con una hermosa sonrisa!!! Gracias D.Henry y D.Fernando por hacernos sonreir siempre... Vamos mujeres todavia!!! somos lo mas... Ahhh me olvidaba hoy es "San Joaquin y Santa Ana" Padres de la Virgen Maria... Felices Vacaciones !!!!!!

Anónimo dijo...

¡Es genial!
Dicen que las mujeres tenemos por memoria un disco duro, imposible de resetear... Pero ellos...típico, cuando necesitan algo, borran el pasado que da gusto.

Anónimo dijo...

Me encantan éstos chistes porque no están alejados de la realidad,te ríes un rato y cuando surja la tentación de dramatizar,su recuerdo te puede ayudar a tomar las cosas con otro aire.
Gracias
Lucía

Anónimo dijo...

Cambiemos el sexo de los protagonistas de esta historia. No quiero ni pensar lo que dirían las féminas: machista sería el adjetivo más benigno con el que calificarían al chiste.

Vicente

Papathoma dijo...

Bueno, bueno....que D. Fernando de tres, dos veces nos da "leña" a las féminas y el personal no se ha alterado, ¿eh? ;-)
P.D....y además al revés la historia no sería creíble, jejjeje.

Cordelia dijo...

El chiste es buenísimo. Querido Vicente, seamos realistas, cambiando el sexo de los protagonistas la cosa es menos verosimil. Las mujeres para estas cosas somos mucho más retorcidas.

Caminando dijo...

Vicente, no diríamos nada xq es imposible cambiarlo, una mujer no le diría a su marido q le despertará, pondría el despertador, móvil, pero claro... jaja todo de buena onda, como diría Ana, vamos todavía las mujeres!!