miércoles, 23 de marzo de 2016

Tenerife (III) Miércoles Santo

El abrazo 


Lo cuenta San Juan en el Evangelio que hemos leído hoy:
 
Acaba de empezar la última cena. Cristo ya ha lavado los pies de los Apóstoles; también los de Judas. Ahora hace un último intento por recuperar a la más descarriada de sus ovejas. Con la voz quebrada por el dolor, al borde mismo del llanto, exclama:
 
—"¡Ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido."
 
El traidor comprende que Jesús conoce hasta sus más íntimos secretos. Quizá duda un instante, pero su corazón se ha convertido en piedra. Aprieta los dientes, se levanta de la mesa y se sumerge en la noche. Nadie trata de detenerlo.
 
A Dimas, el buen ladrón, el Señor, desde la Cruz, le regalará el Cielo en un segundo. Sin embargo, a un pobre ladronzuelo, rencoroso y taciturno, que fue Apóstol durante tres años, parece castigarlo por toda la eternidad. ¿De qué otra forma si no podrían interpretarse las terribles palabras de Cristo?
 
—…más le valdría no haber nacido
 
—¿Y la misericordia de Dios? ¿Acaso no es cierto que el Señor perdona todos los pecados por muy espantosos que sean?
 
—Así es. Pero el perdón nace de un encuentro libre y amoroso entre dos partes enfrentadas. El Padre del hijo pródigo espera siempre con los brazos abiertos —como Cristo en la Cruz— a que llegue el pecador a pedir perdón. Pero si el hijo no quiere regresar al hogar, si se niega a dejarse abrazar, la infinita misericordia de Dios se pierde en el vacío y el Creador del universo sólo podrá llorar como lo hizo ante la Ciudad Santa:
 
—¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que son enviados a ti! ¡Cuántas veces quise juntar tus hijos, como la gallina junta sus polluelos bajo sus alas, y tú no quisiste!
 
El Sacramento de la Penitencia nos hace sentir el abrazo de Dios.

8 comentarios:

Blancanieves dijo...

Y sin embargo, sin ánimo de enmendarle la plana al Señor, cada año pido por Judas. Igual cae en saco roto, pero...

Merche dijo...

Reconciliación

La sangre del justo
y la del malvado
pasan por tu mismo corazón.

La espalda del que golpea
y la que recibe el latigazo
son parte de tu mismo cuerpo.

En tus lágrimas lloran
el dolor del bueno
y la confusión de su agresor.

Tu misma ternura abraza
el rostro de tu madre María
y el del soldado que te clava.

En tu corazón no hay excluidos,
en tu cuerpo todos cabemos,
en tus lágrimas todos lloramos,
en tu ternura todos existimos.

¡Déjame entrar contigo,
Señor, en tu misterio,
y vivir en el hogar de tu pasión
donde reconcilias lo imposible!

Benjamín G. Buelta, sj

Cordelia dijo...

Qué triste, pensar que la misericordia de Dios se pierde porque la rechazamos. Porque la despreciamos. Qué terrible.

Antuán dijo...

Es el Papa Francisco quien dice que el nombre de Dios es Misericordia. He hecho alguna, el proximo lunes iré a Torreciudad donde podré ganar el jubileo. ¿Que más tengo que hacer? Me confesaré por supuesto. Rezaré por todos los que pasan por aquí, por mis familiares y amigos. Adiosle

ALEJANDRA dijo...

(Mañana hace un año que se fue mi madre. No me han dejado encargar el Oficio de mañana por ella, "no se puede" me ha dicho el párroco.No me lo creo, la verdad. El mismo sacrificio que celebramos todo el año y ofrecemos por tantas cosas, ¿habrá mejor ofrenda que una Misa?, justo el Jueves Santo no se puede. D.Enrique, ¿es así?. )

El cuadro que pone creo que es de Rembrandt. Hay un libro que seguro todos conocéis y que se titula igual. "El Regreso del Hijo Pródigo", su autor lo escribió basándose justo en ese cuadro. Es un libro 10. Si no lo habéis leído os lo recomiendo. No entendí la parábola del hijo pródigo hasta leerlo.

Enrique Monasterio dijo...

Algunas veces los sacerdotes nos explicamos mal. Todos los días del año es posible ofrecer la Santa Misa por un difunto o por cualquier otra intención. Por tanto, Alejandra, hoy rezaré especialmente por tu madre, aquí, en Tenerife.
Otra cosa distinta es el carácter litúrgico de cada Eucaristía. Es razonable que en los días más solemnes del año no se digan Misas de difuntos (con oraciones y lecturas propias, ornamentos morados, etc.). Es lógico que el Jueves Santo, por ejemplo, se centre por completo en lo que la Iglesia celebra y recuerda: la Institución de la Eucaristía, el Sacerdocio, el Mandamiento Nuevo, la agonía de Cristo, etc.
PERO, POR SUPUESTO, EL SACERDOTE PUEDE SIEMPRE HACERSE ECO DE LAS INTENCIONES DE LOS FIELES Y OFRECER LA SANTA MISA POR ELLAS.

ALEJANDRA dijo...

Se lo AGRADEZCO infinito!!. Yo también me expliqué mal. No pedí un funeral al uso de primer aniversario. Eso es lógico no que no se pueda,y que no se deba hacer!. Sólo pedí que en las intenciones se la incluyera. Le aplicarán otra Misa el 5 de abril que era su santo y era el día que quedaba hueco. Sólo Dios sabe si está en el cielo, claro, pero pido por ella y mi padre en cada Misa que oigo y digo "y si no les hace falta, que lo repartan". Siempre habrá alguien que lo necesite.

Una tontería: Tengo un desagüe en la cocina mal hecho, que a la mínima se atranca. Quién me lo desatranca? Jaja, un equipo de fontaneros del Purgatorio, les digo, este PNuestro pa quien le falte menos pa salir, otros días pa quien le falte más, el caso es que cojo mi desatascador y una vez acabado el PNuestro el sumidero hace gluuuuup y se arregla!!.

Anónimo dijo...

Blanca Nieves ¿tú crees que tus oraciones caen en saco roto? Medítalo y verás que no. ¿Qué tal si tus oraciones llegan a mí y las mías a ti? No sabemos y Dios es el que las aplica