martes, 30 de diciembre de 2008

Ante la clínica Dátor

José Ignacio Moreno me envía esta noticia, que reproduzco con mucho gusto
Jesús Poveda
El doctor Jesús Poveda fue golpeado, esposado y detenido el domingo por la policía nacional al lado de la madrileña cámara de muerte abortista Dator.

Yo estaba allí. Desde las 8 de la mañana un grupo de personas que defienden la cultura de la vida se concentró en frente de la Clínica Dator para testimoniar la crueldad del aborto, la falta de seriedad en el cumplimiento de la ley actual, y las estupendas alternativas existentes al aborto que se le presentan a la mujer –de las que no se informa en el negocio abortista-. En un clima simpático, sin ningún insulto y con nula violencia, el grupo de personas por la vida –la mayoría jóvenes- pasaron, a las 10, a sentarse en la acera de la Dator sin impedir la entrada.

La policía avisó de que no tenían permiso para estar sentados ahí. No se hizo caso y se permaneció. Pasadas las once, la policía perdió la paciencia: un chico de dieciséis años fue fuertemente golpeado por un policía en la cara y comenzó a sangrar. A una chica le desgarraron el abrigo. Otra muchacha fue zarandeada y detenida con una especie de cuerdas en la mano. El Doctor Poveda fue golpeado, tirado al suelo y esposado. Conviene destacar que nadie de la concentración por la vida emitió ningún insulto ni ofreció ninguna resistencia. Jesús Poveda se comportaba al más puro estilo Gandhi. También resultó contusionada Esperanza Puente, Presidenta de Red-Madre, que había abortado en esa cámara de muerte 13 años antes y cuyo conmovedor testimonio a favor de la vida pronunciado en el congreso de los diputados hace unas semanas fue silenciado por los medios sectarios adictos al pensamiento único que defiende el gobierno.

Por la tarde me acerqué a la comisaría de Tetuán donde un buen grupo de amigos esperaba para ver qué sucedía con los detenidos: Silvia y Jesús. La policía les había acusado no de falta sino de delito –algo bastante más grave- por resistirse a la autoridad. Finalmente salieron Silvia y posteriormente Jesús, ambos con paz y buen humor. Posteriormente me enteré que el Doctor Poveda se había quedado toda la noche anterior haciendo una vela al Santísimo por la vida en la iglesia de San Germán. Nos hicimos unas fotos en un ambiente festivo propio del día de la Sagrada Familia. El juicio se celebrará próximamente. El Doctor Poveda no quiso interponer denuncia contra los policías por el trato recibido.

Me pregunto: ¿Por qué la policía y el Estado no ha comprobado a lo largo de estos años la legalidad del homicidio prenatal de más de un millón de vidas humanas, salvo en las esperpénticas cámaras de muerte del Dr. Morín? Sinceramente creo que aplicar la fuerza pública violentamente contra un grupo de jóvenes pacíficos y desatender la legalidad en motivos penales donde se cometen homicidios es puro fraude al derecho hecho desde el poder, es decir: fascismo.

José Ignacio Moreno Iturralde.


8 comentarios:

Orisson dijo...

José Ignacio, enhorabuena por tu ilusión y por tu voluntad. Pero no mezclemos las cosas: no es fascismo, es liberalismo en estado puro.

En cualquier caso, el asunto de Morín es interesante: creo que demuestra que contra el aborto hay que luchar en todos los frentes, también en el judicial.

Un saludo

trozosdevidas dijo...

¡Viva la democracia, la libertad de expresión y el derecho a la manifestación!
Si señor, así son las cosas,meten en la carcel a un médico que defiende la vida y a cambio mueren 248 niños al día en España.
Por otra parte, según datos de la Comunidad de Madrid, unas 5.000 familias quieren adoptar un niño, pero menos de mil lo han conseguido, a pesar de que 30.000 menores viven tutelados en instituciones públicas.

En cualquier caso, me uno y doy la enhorabuena a todas a Jesús por su tenacidad y su valentía y todos los que estuvieron allí.

Anónimo dijo...

Claro, "los intolerantes" son los Provida que se "pelean" con la policia. Que forma de "manipular" al personal desde el poder.....

Juanan dijo...

¿Pero tenían o no tenían permiso para esa concentración? No digo que no sea desproporcionado el empleo de la violencia, pero si es verdad que los manifestantes no tenían derecho a estar allí concentrados, la Policía puede desalojar con todo el derecho del mundo.

Nuestra democracia pone a nuestra disposición una serie de recusos que podemos utilizar, por ejemplo las manifestaciones, pero hay que pedir permiso al ayuntamiento con antelación para hacerla.

pablogo dijo...

¿Manifestación? ¿Pedir permiso?
Aquí hay dos varas de medir...

http://www.outono.net/elentir/?p=3915

Anónimo dijo...

Los demás me figuro que también, pero este chico Jesús Poveda lleva tanto tiempo defendiendo la vida, que ya era hora de que le pasara algo. El del rabo emplea también la violencia, ¿o nos creíamos que todo era cánticos?. He descubierto que en ocasiones, plantar cara al mal, conlleva enfrentarse violentamente. Porque son violentos y malos no lo olvidemos. Aunque se tengan toda clase de permisos, ya ha enseñado el rabo. Enhorabuena a los de la concentración, lo estais haciendo chupi. Esta es la prueba.

Boo dijo...

¡Qué vergüenza! Cada vez el mal presenta más clara su cara! será el momento en que los dormidos despierten y los atontecidos espabilen?

Altea dijo...

Me parece un error no poner denuncia contra la policía.