miércoles, 31 de diciembre de 2008

Don Carlos


Esta tarde ha fallecido en Madrid don Carlos Escartín, sacerdote del Opus Dei. Llevaba bastantes años enfermo y muy limitado. Cuando me llamaron a Asturias para darme la noticia, recordé aquello que suele decirse en estas fechas: "año nuevo, vida nueva". San Josemaría prefería hablar de "lucha nueva" para animarnos a comenzar el año con propósitos de renovar las batallas de la lucha interior.

Para don Carlos, sin embargo, la vida nueva sí que se hace realidad: una vida feliz y para siempre.

Ya descansa en paz. Pidamos por él y demos gracias a Dios, porque tenemos un nuevo intercesor en el cielo.


2 comentarios:

Alfredo Quirós dijo...

Conviví con Don Carlos varios años en Canarias.Recuerdo sus bromas en Nochevieja.Divertidísimas.
Hoy le encomendaré muy especialmente en mi Misa.
Alfredo Q.

Anónimo dijo...

Qué buen día para morir. El dia en que uno está preparado. Estranará anyo en la Gloria