lunes, 10 de diciembre de 2012

En el año de la fe (34)

Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.


 En Madrid hay un monumento al Ángel Caído, es decir, al Diablo
―¿Los pecados están en el Credo?
―No te extrañe, amigo; también está Poncio Pilato.
Creo firmemente que existe el pecado, que los hombres somos capaces de ofender al mismo Dios, de “entristecer al Espíritu Santo”, como escribió San Pablo.
Algún teólogo, al considerar este tremendo misterio de iniquidad, afirmó que el hombre es infinitamente poderoso para el mal, no para el bien. Pienso que se equivocaba: el hombre es capaz de ofender a Dios porque también es capaz de amarlo. Dios “siente” nuestras ofensas igual que siente nuestro amor. Tenemos el grandioso poder de tocar el corazón de Dios.
Creo firmemente que el pecado es la mayor herida que el hombre puede provocarse a sí mismo. Y creo que Jesucristo se encarnó para cicatrizar esa herida.
Creo firmemente que cada uno de nuestros pecados, por muy ocultos que parezcan, afectan a la Iglesia entera ―Cuerpo de Cristo― y aun al conjunto de sociedad humana. Las guerras, la violencia, el odio, el terrorismo, nacen del corazón herido del hombre, de todo hombre.
Creo firmemente que el cosmos entero sufre por el pecado del hombre. Y creo que la redención obrada por Jesucristo librará de ese dolor al universo entero.

17 comentarios:

eva pons dijo...

¿Hoy te levantaste enfadado? Seguro que crees, firmemente también, que Dios es más fuerte

yomisma dijo...

Y sin embargo es el pecado el que ha abierto el corazón de Jesús y ha hecho salir a borbotones la infinita misericordia de Dios. Mis pecados en algún sentido me llevan al Amor de Dios.

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Pues que yo sepa el cosmos no sufre ¿acaso tiene sentimientos o alma?
El cosmos se mueve y ya veremos...
menos cosmologia y mas cristologia

Cordelia dijo...

Felix culpa, Yomisma?

Enrique Monasterio dijo...

8:19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.
8:20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;
8:21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
8:22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; (san Pablo a los romanos).

David, lo que he escrito no es ninguna novedad y no se trata de cosmología. La dimensión cósmica del pecado está bien clara en el Antiguó Testamento y en el Nuevo. También, por cierto, en el Concilio Vaticano II.

Fernando Q. dijo...

"Tenemos el poder de tocar el corazon de Dios..."

Que responsabilidad más hermosa !!!

Asumpta dijo...

El Amor de Dios irradía su Universo,que es el que nosotros intuímos,pero no llegamos a comprender y mucho menos a controlar.Lo que nosotros creemos como universo,es una partecita del suyo,y lo unico que sabemos es que somos su centro.Somos el centro del Universo porque El lo ha querido porque somos su delicia,y siendo su delicia,nos ha dado el poder de construir o destruir,de amar o de odiar.Como no vá a repercutir en el cosmos,la manifestacion de los hijos de Dios???Como vamos a ignorar lo Creado separandolo del Creador???

Papathoma dijo...

A veces me da por pensar que los desastres naturales, que tanto sufrimiento y destrucción causan, son de alguna manera consecuencia de ese desorden que introdujo el pecado en el Universo creado.
A veces pienso que cada una de las víctimas es preparada por Dios en el momento de su muerte, para que esa muerte violenta y trágica le sirva de purificación y puedan gozar rápidamente de su Gloria.
Seguramente esto no es nada teológico, pero es mi forma de intentar entenderlo: esas almas que se van, se encargarán de velar por los q estamos aquí y aún no nos damos cuenta de la magnitud del daño que nos causa el pecado.

Antuán dijo...

Es un alivio esto de que todos nuestros desvarios y errores tienen remedio ¡que suerte tenemos! lo siento por los que viven sin saberlo, no son mala gente pero estarian más contentos. Adiosle

Sonia dijo...

Nunca entenderé cómo los gobernantes que hacen guerras, o participan en ellas, son recibidos posteriormente por el Papa.
Lo siento, no lo comprendo.
Sí creo que estamos interrelacionados, y que nuestras acciones tienen largo alcance.
Debemos de ser responsables, por ello y a la vez trabajar con alegría por ello.
Ser buenos, si podemos.
Y hay que hacer un poder.

Cayo coco dijo...

Cómo él Pápa no vá ha recoger en sus brazos las ovejas descarriádas,si Dios se hizo hombre para rescatar lo perdído.

Papathoma dijo...

Sin entrar en detalles que desconozco, como representante de Jesús en la tierra, recibe a todos, supongo.
Otra cosa es lo que les diga en esas conversaciones privadas.
De todos son conocidos algunos de los cambios en favor de los derechos humanos, la libertad religiosa, etc han conseguido muchos papas, algunos tan cercanos a nosotros como JPII o BXVI.
El Papá siempre habla muy claro, pero no siempre lo que dice llega a los gobernantes. Mejor que los reciba a solas y les dé un buen repaso.

Enrique Monasterio dijo...

David, perdóname. No publico tu comentario, aunque es respetuoso como siempre, porque en "el año de la fe" me limito a hacer un acto de fe sintetizando las verdades del Credo en muy pocas líneas.
No me parece que deba entrar más a fondo en cuestiones cristológicas, que solo servirían para irnos por las ramas.
Ahora me importa el tronco, no las ramas. Y el tronco es éste: es una verdad de fe que el pecado existe y que adrmas de ofender a Dios, daña al propio pecador, a la Iglesia entera, a la humanidad y a toda la creación.

Anónimo dijo...

Efectivamente tenemos el poder de tocar el corazón de Dios,pero tambien nos dió "la lbertad de queror hacerlo",
¡¡ Querer,Responsabilidad,Libertad.............¡¡cuanto nos quiso Dios para darnos tantos caminos que nos lleven a EL T.(Cadiz)
T

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Me parece bien eso del tronco...
Animo D.Enrique...oido cocina...

Anónimo dijo...

Que hay pecado es seguro, que vendrá a juzgarnos es seguro... y que es misericordioso es nuestra salvación.

Escuchen, escuchen esta canción...
http://youtu.be/15hOJBrF6Z4

Papathoma dijo...

La canción genera cierto desasosiego, Anónimo de las 9:03. Está claro que el Apocalipsis describe escenas terribles pero en esta composición parece no haber lugar para la esperanza...

Menos mal que antes haces ese comentario tan esperanzador: "que es Misericordioso es nuestra salvación".