martes, 18 de diciembre de 2012

La generación de la plastilina

 
En el chalet de Gaztelueta, en un rincón de la "sala de juegos" me he topado con este sorprendente belén. Observadlo atentamente haciendo click sobre la fotografía, que vale la pena.
En efecto, está hecho de plastilina. Su autor es un chiquillo llamado Iñaki que aún no ha cumplido los 50 años y es padre de uno o varios alumnos del colegio. Me dicen que cada una de las figuras representa a un personaje real.
(Confío en que algún profesor corrija, matice y/o complete estos datos).
Es evidente que los que no hemos sido educados en nuestra infancia con plastilina tenemos un notable déficit intelectual. Los niños de ahora crecen entre plastilina; juegan con plastilina en la guardería y seguramente la devoran al menor descuido. En primaria ya crean muñecos de todos los colores; en la ESO, la abandonan provisionalmente, pero con la edad adulta el instinto creador de muchos se encauza de nuevo hacia la plastilina.
La plasticine generation ya ha cumplido 50 tacos. Pronto dominará el mundo.

6 comentarios:

elsillóndepapá dijo...

Realmente impresionante este Belén. A mí me encantaba la plastilina, a ver si mis hijos empiezan pronto y vuelvo a recobrar recuerdos de la infancia. Un abrazo y Feliz Navidad

yomisma dijo...

Pero que currado que esta! Los ojos, el pelo, la coleta de las señoras... La máquina de fotos! Supongo que cada año habrá más figuras. A ver si uno de estos a parece la de don henry buscando pájaros.

ALEJANDRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Historias del Metro dijo...

Yo me llevé plastilina a Mozambique para los niños con los que iba a estar. Nunca la habían visto y aunque les resultó curioso, no soportaban el olor. ¿? Cosas que pasan. Hasta entonces nunca me había planteado que hasta en los gustos por los olores las culturas se diferencian.
En cambio, se pasaban las horas muertas pintando o recortando. Tampoco habían recortado nunca.

Antuán dijo...

Y a mi que me gusta, yo si que he usao la plastilina y el barro recuerdo que una vez hicimos un Belen grandecito y cada quien escogio una figura con la que realmente se identificaba yo escogí un pastor adorando al Niño. El misterio lo hizo una persona que dominaba mejor el material. Quedó francamente bien. tengo que irme. Adiosle

Altea dijo...

Es curioso. Yo estaba pensando en completar mi Belén con algún artículo a base de plastilina y voy y me encuentro esto. Somos de lo más previsibles.