sábado, 16 de febrero de 2013

Contemplar


Esta paloma carece de nombre en español.  Pertenece a la especie Treron vernans. Vive en los bosques húmedos, los bosques de montaña y los manglares tropicales y subtropicales. Se la puede ver en Camboya, Indonesia, Malasia, Birmania, Filipinas,Singapur, Tailandia, y Vietnam. Así que, ya sabes, Cordelia...
Comprar una pintura de Rembrandt para decorar el salón es un error. Lo lógico es construir un salón que sea digno del cuadro, y no al revés.
Utilizar la quinta sinfonía de Beethoven como música de fondo para leer el periódico es como empapelar el cuarto de baño con trozos de Las Meninas, para que quede mono.
Ir al campo sólo como terapia contra el estrés, porque “el aire de la sierra relaja un montón”, es tan lamentable como emplear un vino reserva “Vega Sicilia” para hacer calimocho.
Los grandes cuadros, las grandes obras musicales y la gran sinfonía de la naturaleza no deben ser un medio, sino un fin. Y el fin se alcanza con la contemplación.
Contemplar es salir de uno mismo, dejarse deslumbrar por la belleza y entregarse a ella generosamente, por completo. Al que contempla, las horas le parecen segundos, y cada segundo de contemplación es un anticipo de la eternidad. El Cielo será contemplación.
(Ya sé que no me he explicado bien. Son las tantas de la noche y hemos disfrutado de un día precioso en La Acebeda). 

17 comentarios:

yomisma dijo...

Aaahhh, por eso no me centro yo cuando intento leer algo con música de fondo.

Doublebassist dijo...

me temo que he de discrepar un poquitín. mi experiencia personal con el arte es que, como expresión del potencial de la naturaleza humana (tanto las maravillas como las mayores miserias), hacen que sea algo por lo que merezca la pena detenerse a contemplarlo y a disfrutarlo. pero en el fondo, siguen siendo uno de los medios por los que intentamos expresar aquella belleza y perfección de la cual sabemos su existencia, pero que resulta inalcanzable. En pocas palabras, un medio para conocer a Dios a través de lo bello, que aunque humano, hay veces que Dios se digna darle un toque y hacerlo un poco más divino y así, el arte cobra significado!!

Enrique Monasterio dijo...

Ya decía yo que me expresaba mal...
No discrepamos en nada. No siquiera un poquitín.

Clo dijo...

Este mismo año vimos mi marido y yo una paloma así en Valencia. Tanto nos sorprendió (y tan poco sabemos de palomas) que pensamos que la habían pintado, a.saber.con qué finalidad. Era preciosa. Pero leyendo donde dice usted que vive...¿qué hacía por aquí?

Sonia dijo...

Me apasionan más las sencillas cosas, los colores de los pimientos, tomates, berenjenas; el sonido de los pasos de las gentes, de los objetos de todos los días, del agua hirviendo..y hasta las macetas, de mi alacena.
En esto estoy con el mistero de las pequeñas cosas.

Anónimo dijo...

Contemplar,salir de uno mismo,para conocer el misterio de la vida.El hombre es contemplativo y enferma cuando la tension permanente agarrota su alma.
solo el amor y la belleza consiguen en el alma humana efectos terapeuticos

Isabel dijo...

¡Anda!, no sabía que una paloma puede ser tan bonita, con la manía que las tengo. Voy a bajarme la foto al móvil y se la voy a enseñar a las de mi ciudad, a ver si se limpian y se visten de colores.

Pues por eso no compro yo un Rembrandt, porque no tengo un salón adecuado, je, je.

A mí me ocurre lo que a yomisma, aunque el libro sea de esos que te hacen contemplar la Verdad. Es una terrible decisión, si seguir haciendo el esfuerzo de leer sin escuchar, o abandonarse a la escucha.

Rocky Balboa dijo...

Pues a mí me han gustado muchísimo tanto la entrada como el comentario de doublebassist, que debe ser un músico...

Altea dijo...

Una pasada, la Acebeda, ciertamente.

Doublebassist dijo...

Rocky Balboa: Buen ojo!

Antuán dijo...

Pues a mi me parece un arco Iris en pequeño y el de verdad si que es un milagro de la Naturaleza. Adiosle

Antuán dijo...

Pues a mi me parece un arco Iris en pequeño y el de verdad si que es un milagro de la Naturaleza. Adiosle

Cordelia dijo...

Pues yo debo ser sacrílega perdida. Estudio con música de fondo, habitualmente Puccini, Mozart, Verdi, Mike Olfield... La pintura no me dice nada, pero la música me suliveya, aunque soy incapaz de escucharla sin más. La tarareo, la canto, la bailo, lo que sea.
Afán de protagonismo, probablemente.

yomisma dijo...

La pintura no te dice nada????,!!!! Amiga, será que la miras poco y mal. Vente un día y te llevo de visitas....

Isabel dijo...

Ja, ja, ja, Cordelia, me parto con tu comentario. Tienes toda la razón. En mi caso depende de la música. Hay ciertos géneros que me sirven para bailar, para levantar el ánimo. Y a sus autores los considero genios, aunque no sean clásicos.

Es que la alegría y el baile son muy humanos, y lo humano en un ser humano está cerca de lo divino (creo yo).

Cordelia dijo...

Yourself, ya lo ha intentado mi madre, que va al Prado todas las semanas. Me gustan muy contadas pinturas... La Sibila de Delfos (de la Capilla Sixtina), y pocas más. Ahora, la música... La música me llega dentro.

yomisma dijo...

Ahora te gusta más, verdad?