sábado, 23 de febrero de 2013

El Papa al final de su retiro


A las 9 horas de hoy, en la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico Vaticano, con el canto de Laudes y la Meditación final, concluyeron los Ejercicios Espirituales en presencia de Benedicto XVI. Las meditaciones estuvieron a cargo del cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, y tuvieron por tema: "Ars orandi, ars credendi. El rostro de Dios y el rostro del hombre en la oración de los salmos". He aquí las palabras que el papa ha dirigido a los presentes al terminar los Ejercicios Espirituales.



¡Queridos Hermanos, queridos Amigos!:

Al final de esta semana espiritualmente tan densa, queda solo una palabra: ¡gracias! Gracias a vosotros por esta comunidad orante a la escucha, que me ha acompañado en esta semana. Gracias, sobre todo, a usted eminencia, por estas "caminatas" tan bellas por el universo de la fe, por el universo de los Salmos. Hemos quedado fascinados por la riqueza, la profundidad, la belleza de este universo de la fe y permanecemos agradecidos porque la Palabra de Dios nos ha hablado en modo nuevo, con nueva fuerza.
"Arte de creer, arte de orar" era el hilo conductor. Me ha venido a la mente el hecho de que los teólogos medievales tradujeron la palabra "logos" no solo con "verbum", sino también con "ars": "verbum" y "ars" son intercambiables. Solo en las dos juntas aparece, para los teólogos medievales, todo el significado de la palabra "logos". El "Logos" no es solo una razón matemática: el "Logos" tiene un corazón, el "Logos" es también amor. La verdad es bella, verdad y belleza van juntas: la belleza es el sello de la verdad.
Y además usted, partiendo de los Salmos y de nuestra experiencia de cada día, también ha subrayado fuertemente que el "muy bello" del sexto día –expresado por el Creador– es permanentemente contradicho, en este mundo, por el mal, el sufrimiento, la corrupción. Y parece casi que el maligno quiera permanentemente ensuciar la creación, para contradecir a Dios y para hacer irreconocible su verdad y la belleza. En un mundo así marcado también por el mal, el "Logos", la Belleza eterna y el "Ars" eterno, debe aparecer como "caput cruentatum". El Hijo encarnado, el "Logos" encarnado, es coronado con una corona de espinas; y sin embargo justo así, en esta figura sufriente del Hijo de Dios, empezamos a ver la belleza más profunda de nuestro Creador y Redentor; podemos, en el silencio de la "noche oscura", escuchar todavía la Palabra. Creer no es otra cosa que, en la oscuridad del mundo, tocar la mano de Dios y así, en el silencio, escuchar la Palabra, ver el Amor.
Eminencia, gracias por todo y hagamos todavía “caminatas", ulteriormente, por este misterioso universo de la fe, para ser cada vez más capaces de orar, de pedir, de anunciar, de ser testigos de la verdad, que es bella, que es amor.
Al final, queridos amigos, querría dar las gracias a todos vosotros, y no solo por esta semana, sino por estos ocho años, en los que habéis llevado conmigo, con gran competencia, afecto, amor, fe, el peso del ministerio petrino. Queda en mí esta gratitud y también aunque ahora acaba la "exterior", "visible" comunión --como ha dicho el cardenal Ravasi- queda la cercanía espiritual, queda una profunda comunión en la oración. En esta certeza vayamos adelante, seguros de la victoria de Dios, seguros de la verdad de la belleza y del amor.


Gracias a todos vosotros.

13 comentarios:

pacita dijo...

Ooooh profundo y precioso.

yomisma dijo...

Gracias Don Enrique.

Rocky Balboa dijo...

A mí si fuera el Papa de los nervios de ir a retirarme se me habría paralizado la actividad cerebral... Ya se ve por qué el Papa es un Papa filósofo y pensante aún más claro que antes.

Vila dijo...

Yo tambien le doy las gracias por hacernos mas facil seguir los pasos del Papa.
Feliz Domingo!!

Fernando Q, dijo...

qué claridad, que maestría argumentando la Fe con la razón.

"Creer no es otra cosa que, en la oscuridad del mundo, tocar la mano de Dios y así, en el silencio, escuchar la Palabra, ver el Amor." Sobran los comentarios, todo está dicho ahí.

Gracis por compartir, don Enrique.

Anónimo dijo...

Impresionante la profundidad y la claridad

Antuán dijo...

Es un poco profundo para mi, tendria que leerlo otra vez. pero me atrevo a decir que viene a ser: el arte, la belleza y el sufrimiento como cosas que se entrelazan y se suman en una misma cuenta. No sé, algo así. Estamos a en otro nivel pero podemos entenderlo. Adiosle

Merche dijo...

¡Qué bonito! ¡Qué bueno es el Papa!

Patricia Jauregui dijo...

Creer no es otra cosa que, en la oscuridad del mundo, tocar la mano de Dios y así, en el silencio, escuchar la Palabra, ver el Amor.

GRACIAS SU SANTIDAD!!!!

Papathoma dijo...

Como remate a estas palabras, las del Angelus de hoy domingo... Ha sido una despedida muy dulce, muy sobrenatural -es el Señor quien le pide que se retire con Él "a la montaña" para rezar intensamente por la Iglesia-.

No nos abandona, es más, qué fácil nos está poniendo acoger al nuevo Papa, qué bien nos está preparando...aunque nos duela tanto dejar de verlo!!!

Anónimo dijo...

Seguros de la victoria de Dios de la verdad de la belleza y del amor.
Benedicto XVI,el Papa de la gratitud y de la contriccion.
Tenemos mucho que aprender de el,un lujo de pensamiento,y muy refinado en su espiritu
Para el solo existia el servicio mas humilde a su Redentor
Que Dios le bendiga!

Isabel dijo...

¿qué significa "caput cruentatum"?

Enrique Monasterio dijo...

"caput cruentatum", cabeza ensangrentada. Alude el Papa a un conocido himno atribuido a San Bernardo:

"Salve, caput cruentatum,
Totum spinis coronatum,
Conquassatum, vulneratum,
Arundine sic verberatum
Facie sputis illita
Salve, Cuius dulcis vultus,
Immutatus et incultus
Immutavit suum florem
Totus frente en pallorem
Quem coeli tremit curia.
etc.