miércoles, 27 de febrero de 2013

Desmitificaciones



El “teólogo” brasileño Leonardo Boff afirmó hoy que la renuncia de Benedicto XVI es "el gran legado" de su pontificado por su carácter inédito y por haber "desmitificado la figura del papa" (ABC).
La verdad es que el Papa no necesita “desmitificarse” porque no es un mito, sino el Vicario de Cristo. Boff en cambio sí que lo es. Seguro que predicará con el ejemplo y se desmitificará a sí mismo un día de éstos. 

16 comentarios:

Isabel dijo...

¡pobre hombre! no tener fe ya es una desgracia, pero además ser teólogo o pretender serlo...
Y claro, la comparación con otro teólogo, el actual Papa, que además ha establecido este año como el de la fe, surge irremediablemente. Y queda "al nivel de la zapatilla rusa". Pero no se trata de comparar, ¡ojalá se convierta!

Fernando Q. dijo...

Que se puede esperar de alguien que sembró la semilla de la discordia con la "teologia" de la liberacion y se dedica a justificar el terrorismo islámico como medio de acabar con la economía liberal, a quien califica de "fundamentalista".

Alguien que tuvo la desfachatez de acusar al Santo Padre de "terrorista religioso". Y es que tuvo varios enfrentamientos con Benedicto XVI cuando el Papa dirigía como Cardenal la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Un regalito de "teologo", vamos...

Antuán dijo...

Tiene usted razón con que el Papa no es un mito y más que en estos dias lo está demostrando, es un hombre que se ve con sus limitaciones y quiere ser relevado de su fardo, si se puede decir eso. Quier segir sirviendo a la Iglesia pero como bien hemos escuchado esta mañana desde la radio en la cocina, es lo más que podiamos hacer -luego vimos la gravación- servir pero de otra manera. ¡VIVA EL PAPA! Adiosle-pido

Anónimo dijo...

Hay Teólogos que estudian y conocen a Dios y nos lo dan a conocer como Benedicto XVI, y otros que parece que se estudian a sí mismos y se dan a conocer. Este debería llamarse Boffólogo o algo así...¡qué pena!Pido que de verdad un día encuentre a Dios.
Lucía

Madre dijo...

Buenas tardes Don Enrique,
este correo no es para que sea publicado, pero me apetece contárselo a alguien y ahí va. Esta mañana al leer el Evangelio de hoy (los dos apóstoles que quieren sentarse uno a la dcha y el otro a la izda..)me he fijado en una cosa nueva, que la que hace la petición es la "madre de ellos" y que Jesús le escucha. Me ha dado una gran alegría como madre que soy de dos hijos y que le pido TODOS los días a Dios que les aumente la fe, la esperanza y el amor.
Muchas gracias por el "globo", que no pinche...Entre tantas oraciones por el Papa una irá por usted

Lourdes dijo...

Me da mucha pena que una persona se llame teóloga y no conozca a Dios y el evangelio donde, El mismo le dijo a Pedro: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Sobre mitos creo muy poco se puede edificar; más bien te la cargas con todo el equipo; porque desaparecido tú, allí no queda nada.
Ya lo dijeron en tiempos de los Apóstoles: Si es un invento del hombre caerá solo, si Dios está detrás nadie podrá destruirlo.

doublebassist dijo...

Pido perdón de antemano por incordiar un poquitín: según la rae, un mito puede ser una persona o cosa a la que se le atribuyen cualidades o excelencias que no tienen o bien una realidad de la que carecen. Y que el papa tenga que mantenerse en sus funciones hasta la muerte es una cualidad que le ha atribuido gran cantidad de gente y que, según este papa, no es necesaria.

doublebassist dijo...

Sin embargo, para nada es la rununcia su gran legado. Supongo que el mejor legado que deja un padre a sus hijos es su amor y sabiduría. Y eso es lo que Benedicto XVI ha dado a la Iglesia.

Anónimo dijo...

Este hombre es un liante!!Benedicto XVI lo silenció sine die.
Pero este hombre respeta al Papa,dice de el que es fino inteligente y timido.
Fue sacerdote,se fue por liarse demasiado,ya no lo es.
Olvidalo!,

Pollo con almendras dijo...

Tuve la oportunidad de conocer en persona a Leonardo Boff y es realmente un maestro, una persona maravillosa...
Me da mucha pena que usted, don Enrique, siembre la discordia entre los cristianos. Creo profundamente en la unidad de toda la iGLESIA (con minúscula) universal y creo que este tipo de comentarios solo nos hacen retroceder en todo lo que se ha construido en términos de fraternidad y reconciliación.
¡Qué pena! ¡Esperaba mucho más de usted!

Pd: creo que las comillas, de su parte, como de parte de otros que comentan más arriba, están demás.

Pd 2: Por cierto, apoyo y admiro al Papa profundamente y no creo que eso signifique ir en desmedro de mi admiración por otros grandes teólogos latinoamericanos, como L. Boff en este caso.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo,pollo con almendras.
Si no te gusta silencialo como hacen los caritativos
Ademas de que sirve nombrarlo!!!!!!

Enrique Monasterio dijo...

¿Así que soy yo y no Leonardo Boff quien siembra "la discordia entre los cristianos"?
Yo no he conocido a Boff, pero soy teólogo (sin comillas) y he leído sus escritos.

Pollo con almendras dijo...

Yo nunca he dicho que él no la siembra.

Aunque creo que sus intenciones no son esas a pesar de lo que causa con sus declaraciones.

Y ¿Leonardo no es teólogo?

Enrique Monasterio dijo...

En mi opinión, no hace teología. Utiliza un lenguaje espiritual y teológico para vender otra mercancía.
Pero, lo siento, no seguiré con este tema, que ya es demasiado viejo.

Anónimo dijo...

No sigue con el tema porque no le gustan los derroteros que toma....
Boff no es un "teologo", es un TEOLOGO, de los buenos, de los de verdad....
La teologia de la liberacion, tan denostada por alguno de sus asiduos no es mas que situarse del lado del debil y del necesitado; recuerdan quien hacia eso enfrentandose a los poderes de su epoca?

Enrique Monasterio dijo...

Querido Anónimo, no sigo con el tema porque es una cuestión ya superada y yo decido de qué se habla aquí.
La llamada "teología" de la liberación ha sido suficientemente estudiada, calificada y condenada por al menos cuatro Papas.
Como instrumento de lucha revolucionaria ha sido muy útil a determinadas ideologías, pero teológicamente no se tiene en pie.
No quisiera discutir latiguillos y frases hechas ("la teología de los pobres y marginados", etc)
El caso es que los políticos que asumieron con entusiasmo esa "teología" han hundido en la miseria a sus países. Juan Pablo II conoció muy bien esa historia.
Gracias a Dios, el muro se cayó solo.

Punto final.