domingo, 31 de marzo de 2013

¿Como novios? ¡Oh no!

"Yo he visto de reojo a menudo a mi mujer darme unas generosas limosnas de cariño cuando menos las merecía, y uf, gracias a Dios." 


Se trata de otro artículo genial de Enrique García-Máiquez. Lo ha publicado en la revista Nuestro Tiempo, y lo recomiendo a todo el mundo, pero de una manera especial a esos matrimonios que atraviesan su primera, o segunda, o tercera crisis. Leedlo aquí.

9 comentarios:

Rocky Balboa (el verdadero) dijo...

Muy bueno!! Se lee muy rápido y es sencillo pero claro.

Antuán dijo...

Una vez me dijo una persona: que el amor se acaba por eso se separó. Por eso estoy de acuerdo con C. Lewis que todo amor acaba recurriendo a la caridad. Sino de que, a buenas horas aguantariamos tantas pequeñas cosas. Adiosle

Cordelia dijo...

Para leerlo despacio, y considerarlo aún más despacio. Gracias.

Enrique García-Máiquez dijo...

Lo genial de EG-M son sus amigos y tocayos. Muchas gracias por el enlace; y ojalá sirva un poco.

Anónimo dijo...

Qué llena de contenido la frase final...
El noviazgo debería ser tan trabajado, tan valorado, para poder superar esa aventura... Difícil lograr un matrimonio "de calidad" sin un noviazgo "de calidad" (si se me permite la expresión...)
Sólo echo en falta un ingrediente para salir airosos: la Gracia de Dios.

Marita

pacita dijo...

A veces sin un noviazgo de mucha calidad(empieza el tiempo) surge un matrimonio de calidad, q verdad es lo de la caridad sin ella todo se estropea

Lady_kaos dijo...

yo no estoy casada, y no creo k me case, este año mis padres hacen 50 años y en ellos veo reflejada esa frase final, k decia el anonimo,menuda frase, pero espero poder hacer llegar este articulo a mucha gente k si k conozco y esta casada,o en camino de..., empezando por mis dos hermanos casados.

Pentamamá dijo...

Todavía recuerdo, D. Enrique, la preciosa homilía que nos regaló en la boda de mi hermano.
Ya sabe, aquello de que, igual que un virus chiquitito puede matar a un hombre hecho y derecho si no lo ataja, las pequeñas cositas pueden también carcomer un sano matrimonio.
Que hay que ser fiel en lo poco, vaya.
Así que, con unos añitos de retraso, gracias por aquellas palabras (ya ve que nunca caen en saco roto).

Nuevepornueve dijo...

JO! A EGM de verdad que le cunde el pluriembleo articulista que es una maravilla. Es de LO MEJOR que he leido sobre el tema. Yo, que ni estoy casada, ni -como decía otr@ comentarista- creo que vaya a estarlo, encuentro estas recomendaciones IMPRESCINDIBLES. Qué bien contado, y ... ¡cómo se nota que sabe de lo que habla! Gracias por traerlo, D. Henry. Me voy corriendo a Rayos y truenos a felicitar a su tocayo el "poeta"; domina las rimas y, cada vez es más evidente que domina el sentido común.