miércoles, 11 de septiembre de 2013

Disgustos

Los curas algunas veces recibimos disgustos que no podemos comentar con nadie, sólo con Dios.
Es verdad que hay muchas más alegrías de las que tampoco sería discreto hablar, pero éstas no ensombrecen el alma; la iluminan y ayudan a seguir trabajando.
Hoy he recibido un disgusto serio, pero tengo un consuelo: saber que, después de tantos años de sacerdote, el Señor no ha permitido que el corazón se me atrinchere para dejar de sufrir.
El corazón del cura no se convierte en piedra, gracias a Dios.


13 comentarios:

Todoslosnombres dijo...

Padre, es de lo más bonito que he leído últimamente.

Gracias por estas letritas; me ha recordado que el sufrimiento, los disgustos, esta vida rara a veces, no han hecho de mi corazón un mármol y tengo que darle gracias al Señor.

Anónimo dijo...

Le doy toda la razón, cuando algo duele es porque ese algo importa...y es señal de estar vivos.
No obstante, no quita que a sus blogeros no nos guste verle sufrir por disgustos ni por lo que sea, así que... si me permite decirlo, como le queremos mucho y bien, lo que a usted le disgusta o le hace sufrir, a nosotros...también (aunque no sepamos el por qué) asi que al menos, cuente con nuestra oración y nuestro "disgusto", de éste modo será menos.

Y anímese, que con estas cosas las alegrias, que llegarán, porque siempre llegan, son más alegrías todavía...ya que sino, no se valorarían igual, o qué??

Beatriz.

Anónimo dijo...

Animo queridisimo D.Enrique, se perfectamente de lo que habla, por que sufro a diario mis problemas y los de la gente que me los cuenta. A veces me reprocho a mi mismo " por que no sere mas indiferente " pero que seria de este mundo si no sufriesemos las penas ajenas..
Un abrazo y mucho animo Goyo

Anónimo dijo...

Por cierto he pasado por la Fuencisla y he rezado por usted y tengo en casa un libro de pajaros para usted...Aunque usted no me ha de la foto que amablemente le solicite Goyo

Merche dijo...

Cuente con mi oración y mi afecto, don Enrique.

Tumismo dijo...

Sea lo que sea lo siento y ánimo,que sólo Dios sabe porque da estos golpecillos.

Anónimo dijo...

Cuanto lo siento. Hoy rezo especialmente por usted.

Antuán dijo...

Es un alivio tener Ese Gran Amigo que es Dios y además saber que cuenta con nuestro apoyo y oración. Mi madre decia: las penas con pan son buenas. algo es algo. Adiosle-pido

Cordelia dijo...

Me sumo al resto de globeros. Un Acordaos y un abrazo.

pacita dijo...

Ostras q pena!!!! pediremos Pater

Enrique Monasterio dijo...

He rechazado el resto de los comentarios. Eran todos demasiado..., personales y cariñosos. La culpa es mía, pero el globo no debe convertirse en un paño de lágrimas.

Volvamos al tono alegre y optimista de siempre. Tú también, Goyo.

Alobel dijo...

Hace un tiempo leí un grafiti en una valla de la antigua cárcel de mi ciudad(eternamente en obras para convertirse en Museo)¨Tiene su emoción estar vivos¨y lo sigo leyendo cada vez que paso por allí,que es a diario.Me ayuda y estimula...con las luces y las sombras el cuadro es perfecto.Yo también quiero que no se me ätrinchere¨el corazón.Mil gracias,D. Enrique

Caminando dijo...

"me alegra" pensé que de mayor la gente estaba inmune al apretujón del corazón.. ;) a mi me gusta pararme en el cuadro de el Greco de la oración en el huerto. Se sufre menos cuando es compartido con El... Hasta al Señor le consoló un Ángel... debe ser chunguillo guardarlo sin compartir, tendrá un bolsillo a parte en el alma para guardar allí los disgustos??? ahora en serio rezaré...