jueves, 5 de septiembre de 2013

Junto al puente


He vuelto a verle esta mañana en el muelle de Las Arenas. Fuimos muy amigos hace cien años y creo que podríamos seguir siéndolo a pesar de lo que me dijo hace algunos meses:
―Me he distanciado de todo. Ahora soy agnóstico católico. Soy católico por tradición y cultura, pero intelectualmente no puedo creer en Dios.
Entonces no le respondí nada. No era cuestión de ponerse a debatir cuestiones filosóficas a la puerta de una panadería. Hoy, sin embargo, nos hemos visto en circunstancias más favorables: los dos caminábamos a buen paso junto a la ría sin más propósito que el de hacer un poco de ejercicio.
Se le ve en forma; un poco gordo, pero con buen aspecto. Lo peor, el chándal: verde y amarillo con unas hojas de roble bordadas en el pecho.
―Te ha tocado en una tómbola, ¿o qué?
―Es ecológico ―responde satisfecho―. ¿No te gusta?
―La verdad..., me parece un pelín hortera.
―Los curas no sabéis nada de esto. Además, ya te acuerdas lo que dice Jesús: “no juzguéis y no seréis juzgados”…
―Veo que sigues con tu agnosticismo católico. 
Tuerce el gesto y me invita a un café. Me cuenta que anda con problemas “de bronquios”; que no debería fumar y fuma. Además le han quitado un riñón por “un tema” serio y la semana que viene le van a hacer un chequeo completo.
―Tú reza para que no me encuentren nada.
―Con una condición ―le digo―: que tú reces por mí.
No ha dicho ni sí ni no. Ha preferido salirse por la tangente.
―¿Has visto como han pintado el Puente Colgante? Eso sí que es hortera.

9 comentarios:

Vila dijo...

Qué estupendo paseo y con estupenda compañía. Nada como los amigos, que aunque pase el tiempo la amistad perdura.

Ya veo que sigue con su eficaz técnica de poner a la gente a rezar haciendo que recen por usted. De seguro que le vuelve a dar fruto (conozco unos cuantos casos con los que ha funcionado de lo lindo, comenzando por mi persona :) ...)

yankee dijo...

Pues yo creo que de agnóstico no tiene nada...

Caminando dijo...

Mientras que no se pase al ateísmo católico... Vamos bien jaja, pero hay ciertas amistades que hacen que a los agnósticos católicos se les vaya el nombre y se queden con el apellido, incluso con "chandales" horteras.. Rezaré tb x los dos, esa suerte q tiene d tener un amigo blogero ;)

Rocío dijo...

A ver si se convierte y se compra otro chándal...

Cordelia dijo...

Rezaré para que se convierta; lo de que le encuentren "algo" no tiene remedio. A partir de los 35, los puñeteros de los médicos siempre te encuentran alguna cosa. Lo mejor, no ir.

Enrique Monasterio dijo...

Qué razón tienes..., doctora

Madreconcarné dijo...

¡Vaya chándal! Algo grave sí que tiene...
(fuera de bromas, espero que no sea nada).

yomisma dijo...

Yo sigo la receta de mi amiga Cordelia que es mi médico de cabecera, y no voy al doctor ya más. Ea.

Igo dijo...

que problema tiene el puente? justo vuelvo a la Kapi de vacaciones y veo que esta aquí. hasta el domingo? encomiendo a su amigo....