jueves, 11 de diciembre de 2014

Escupitajos aforados


Hace unos días, en un viejo bar de pueblo, vi que colgaba en la pared un vetusto y entrañable cartel de la posguerra en el que a duras penas podía leerse:
"Por higiene, prohibido escupir".
Mi amigo Kloster me hace notar que hemos mejorado mucho: ya nadie escupe en los bares.
—Los únicos que escupen son los futbolistas —continúa—. ¿Te has fijado? Cada vez que la tele nos presenta el primer plano de un jugador, escupitajo que te crió. Supongo que lo hacen para mantener bien regado el campo.
—Tienes razón, amigo; pero hay otras escupideras igualmente distinguidas. Internet, sin ir más lejos…
—Y el Parlamento —me interrumpe—.
—¿Tú crees?
—Lo creo. Claro que son escupitajos con inmunidad parlamentaria; gargajos aforados, salivazos democráticos.
Cuando Kloster se embala, lo mejor es no interrumpirle.
—¿Has visto lo que está ocurriendo con el fútbol? Nuestras sabias autoridades han decidido cerrar los estadios en los que se insulte gravemente al árbitro o al equipo contrario. De ahora en adelante los aficionados del Betis no podremos decir a gritos lo que pensamos del Sevilla y del sevillismo. Y ya no nos dejan mentar a la mamá del árbitro, como es tradicional en nuestra Patria.
—¿Y te parece mal?
—No, por Dios. Yo comprendo que para ser verdaderamente progresista, será necesario prohibir un montón de cosas más. La libertad es reaccionaria, colega…
—No te pases, Kloster. Hablábamos de los escupitajos.
—Eso. Pues ahora resulta que una parlamentaria del montón, de esas que no hablan nunca, ha recibido al recién nombrado Ministro de Sanidad llamándolo "verdugo de las mujeres".
—¿En serio?
—Completamente.
—Por mucho menos cerrarían el Bernabeu. ¿Crees que cerrarán el Parlamento?
—No te quepa la menor duda. Y pondrán un letrero: "por higiene democrática, prohibido escupir". 


8 comentarios:

Caminando dijo...

a los futbolistas no les ponen bolsillos para llevar pañuelos... lo malo es q los políticos si los tienen, pero para guardar tarjetas opacas ;-)

Fernando Q. dijo...

es lo que tiene, la complacencia.

en "este País", que se ma olvidaba la coletilla, sorry.

Papathoma dijo...

Querida Doña Inspiración:
Te ruego que visites a D. Henry en estos días...al menos el tiempo suficiente para que nos saque del foro del escupitajo. Prometo ser buena y no decir tacos.
Muchas gracias.
O.Papathoma

Papathoma dijo...

Propongo que escribamos un relato navideño entre todos.
Usted pone solo la primera frase. Luego, los creativos de este blog, continúan.
Y los demás, hacemos lo que podemos.
P.D. Si Doña Inspiración sigue de vacaciones, sirve un tradicional "Érase una vez..."

Anónimo dijo...

, cuando el tiempo no contaba ni separaban las distancias,

Narrador 2 dijo...

cuando para demostrar que se amaba, solo hacia falta quererse.

Altea dijo...

De momento el relato navideño va bastante bien.

Anónimo dijo...

Cuando el sueño y la fatiga eran ausentes; y el dolor no dolía; y la muerte era amiga.