viernes, 19 de diciembre de 2014

Por el jardín de Solavieya


Después de apenas una hora de estudio, salgo al jardín de Solavieya con los prismáticos colgados al cuello y un teléfono con cámara de fotos. Ha amanecido un día de sol radiante. No espero ver pájaros exóticos, pero quién sabe; estamos cerca del mar y de vez en cuando sobrevuelan la finca bandadas de aves oceánicas u otras especies costeras. 
 El jardín de Solavieya ha madurado con los años, y hoy me envuelve en una sinfonía silenciosa de luces verdes. La mayor parte de los árboles son de hoja perenne y se mantienen lustrosos como si fuese primavera. El prado, muelle y acogedor, no despide al paseante con esos letreros tan habituales en la Meseta: "respeten el césped". Aquí la mejor forma de respetarlo es usarlo como alfombra y sentarse  en el suelo para vivirlo y descansar en él.
A mi lado camina deprisa una motacilla  alba —la familiar lavandera blanca— que mueve rítmicamente la cabeza a cada paso. De vez en cuando cruza el cielo una pareja de tórtolas turcas, las mismas que se posan por la mañana en el balón de mi dormitorio.

Rezo el Ángelus en la ermita antes de regresar a casa y doy gracias a la Virgen por haberme traído a Asturias un año más.






4 comentarios:

Cordelia dijo...

¡Qué bonito todo! Magnífico lugar para descansar y pasar la Navidad. Haga más fotos, plis.

Altea dijo...

Cordelia, puedes visitar la pagina web www.solavieya.org. Tiene más fotos. No es porque la haya hecho mi amiga Esther, pero la verdad es que está muy bien (je)
Ufff, lo de respeten el césped en la meseta.... no sé. Creo que en mi infancia (allá por el Pleistoceno) se llevaban esos carteles. Pero aun así, aquí en Castilla solemos disfrutar del césped como está mandado, la verdad.

Isa dijo...

Solavieya parece muy descansante, espero que así sea.

Caminando dijo...

Altea lo tiene puesto en la entrada, en el link....la verdad es q me entro morriña de la tierrina, así q le pido cómo siempre foto del belén del "otro lado " q este año es una pasada!!