miércoles, 15 de abril de 2015

La Templanza




Acabo de leer “La Templanza”, la tercera novela de María Dueñas. Me resistía a terminarla, pero, al fin no ha habido más remedio que llegar al largo epílogo de “agradecimientos”. ¡Qué maravilla! La historia me atrapó desde la primera página y me ha tenido prisionero más de un mes. Nunca he  sido crítico literario, pero esta vez necesito  dedicar un aplauso entusiasta desde el globo a la novela que más me ha fascinado en los últimos treinta o cuarenta años.
Con un lenguaje brillante y eficaz, colmado de aromas coloniales, aztecas y caribeños, María Dueñas nos traslada a México, a la Habana y a Jerez de la Frontera en las botas de un indiano que se arruina en la primera página y trata de rehacer su fortuna sin perder nunca su señorío ni abdicar de su dignidad.
Sólo añadiré un detalle: las novelas de María Dueñas empiezan por el principio y acaban por el final, como hacen siempre los grandes. Uno empezaba a estar harto de escritores mediocres que necesitan amanerar su estilo literario para que el lector empiece a enterarse de qué va la cosa en la página 35. Yo casi nunca logro alcanzar esa página.



12 comentarios:

Luis y Mª Jesús dijo...

voy a ver si lo hay digital

MVE dijo...

Me lo apunto. Me resistía a leer el tiempo entre costuras, y ya lo estoy terminando. No puedo parar.......y si este lo recomienda usted, pues a por él que voy.
Gracias Don Enrique.

MARU

Anónimo dijo...

Gracias por la recomendación. Me encantó la primera novela, no leí la segunda y no sabía de esta tercera, pero con semejante recomendación...

ALEJANDRA dijo...

(Epílogo/Epitafio:
La Misa del entierro la dijo D.Ricardo, que iba cada martes a ver a mi madre. La del funeral, antes de ayer, D.José Antonio, que iba cada sábado. Dos misas. Dos curas distintos, que además no viven en la misma casa. Pues los dos dijeron lo mismo. Que siempre los despedía con un "rece por mí", y que jamás, en muchos años que la visitaron, vieron un mal gesto, siempre una sonrisa.
Hay algo más. Tengo un hermano agnóstico,no obstante fue a las dos. Luego nos juntamos los hermanos a tomar algo en un café. Éste dijo que iba con "prevención" porque estas cosas de la iglesia le dan repelús. Pero que se sorprendía porque había estado muy tranquilo, y también había percibido (sic) que TODA la gente que había allí era gente buena. A eso le llamo yo el "Bonus odor Christi"...
Otra anécdota de D.José Antonio. Contaba que mi madre, con valentía y delicadeza a la vez le dijo algo que a él le sirvió mucho: Mire, D. José Antonio, en vez de guardar al Señor en el bolsillo derecho de la chaqueta, mejor póngalo en el de la izquierda. Y a su pregunta que por qué? le contestó, "porque ahí está el corazón2.
Gracias.

Cordelia dijo...

Apuntado

ALEJANDRA dijo...

Me encanta María Dueñas, te hace meterte dentro del libro y te sientes como un espectador en primera fila de la historia. Sólo he leído el primero y me gustó mucho. Quedan pendientes los otros dos. Gracias por la recomendación!.

Sinretorno dijo...

con envidia, pero también admiración veo crecer su número de seguidores, su éxito, sus andanzas, le eché en falta en Riaza...estoy con el tiempo entre costuras que me está gustando. Feliz Pascua D. Enrique!!!!!!

Merche dijo...

Yo leí el primero, pero no me gustó mucho. Me esperaba algo más, después de tanta publicidad.
Le daremos una oportunidad a este otro.

unidad nacional de la esperanza dijo...

He leído la otras dos novelas de ella..ahora voy por esta!

CristinaV dijo...

Precisamente lo había comprado la semana pasada.
Si dice que le ha gustado, lo voy a coger con mas ganas.
Gracias.

Sebastian Flyte dijo...

Lo adquirí fiado de su buen gusto literario de usted y me lo he leído en pocos días. Extraordinario cómo escribe esta mujer y cómo se ha documentado. Gracias por señalar esta obra, don Enrique y quedo servidor de Vd.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la recomendación, ayer lo termine.

Saludos,Roberto de la Vega