sábado, 17 de octubre de 2009

Demasiada gente normal


—¿Dos millones? ¡No, por Dios. Cómo va haber toda esa gente! Cuatro gatos, te lo digo yo. Vamos a ver, ¿cuántas papeleras se han roto? Ninguna, ¿verdad? Eso te demuestra que de millones, nada. ¿Y cuántos contenedores han ardido? ¿Y borrachos, viste alguno? ¿Y cargas policiales? No me negarás que en cualquier fiesta que se precie lo indicado es que haya varias. O sea, que lo que yo te diga: si hubiera habido toda esa multitud, las ambulancias no habría parado; los hospitales estarían colapsados y las calles habrían quedado hechas una guarrería. Esta mañana, sin ir más lejos, cuando he salido de casa por la mañana, he tenido que ir arrastrando los cascos de las botellas, los vasos de plástico, las bolsas y alguna que otra cosita que no especificaré y todo por una pequeña fiesta nocturna de los chicos del barrio. Imagínate eso multiplicado por…, ¿cuántos dices? Además, yo he andado por allí y todos eran de un normal y corriente que daba asco: chicas monas, chavales estirados, señores gordos, madres con carritos, niños vestidos de fiesta, policías sonrientes, botellines de agua…

—No seas cabezota, colega. Ya has visto la televisión…

—¿La televisión? ¿Todavía crees en eso? Fotochós, puro fotochós Es como lo del viaje a la luna; todo mentira. Es imposible que haya tanta gente normal en Madrid un sábado por la tarde.

34 comentarios:

AleMamá dijo...

Yo fui a la manifa en Santigo de Chile frente a la embajada de España....

Almudena dijo...

Pues sí. Yo me he sentido, por primera vez en una manifestación, rodeada de personas normales. No sé cuántos seríamos. Dicen en la tele que algo más de un millón. No sé si quienes me han rodeado eran del PP o del PSOE, católicos, musulmanes o ateos, pero tenían claro porqué estaban allí. Algunos habían venido de muy lejos y casi me dió vergüenza porque yo vivo al lado y aún así me daba pereza ir. Me he sentido muy orgullosa y muy parecida a todos los que me rodeaban. Y he tomado una decisión: nunca más faltaré a una convocatoria justa, aunque luego parezca que no sirve de nada. A mí ésto me ha servido para tomar conciencia de mi responsabilidad. Ah,... gracias a los que habéis ido y a los que me habéis convencido con vuestros argumentos para que yo misma fuera.

Ana dijo...

Todos muy normales pero con las ideas muy claras. Si a la vida, le pese a quién le pese ¿Se conseguirá algo? confianza mucha no tengo, pero alguno viendo imágenes o leyendo artículos puede cambiar de opinión. Pero ha merecido la pena

GAZTELU dijo...

Demasiada gente normal frente a autenticas fieras no le parece?
GRACIAS

Anónimo dijo...

Efectivamente había un "mogollón" de personas y debería haber más.
Pero el día anterior hubo una manifestación contra la pobreza (el hambre...)que también mata a millones de personas -niños y adultos- y ahí éramos cuatro gatos, eso sí, también normales y sin romper nada. Y también para exigir como en la de ayer algo al gobierno, que cumpla con los compromisos internacionales.
Mi reflexión: ¿por qué tanta gente en una -¡que está muy bien!- y tan poca gente en otra si se trata también de defender la vida y del derecho a vivir? Creo que estas acciones nos restan credibilidad a los católicos aunque, por otra parte, de los cuatro gatos, dos o tres éramos cristianos.

Yuria dijo...

Esperaba su crónica, ya que no pude ir, aunque habría tenido que estar. Y, es de portada.

Bernardo dijo...

Recomiendo vivamente leer las palabras de Benigno Blanco al cierre de la manifestación.

http://www.larazon.es/documents/get_document/25302

Página 35.

Un saludo

Anónimo dijo...

Yo no pude ir pero para aportar mi pequeño granito me fui de peregrinación desde Wroclaw a Trzebnica (Polonia) a pie para pedirle a Santa Jadwiga, madre de siete hijos, que nos echara una mano. Durante la marcha me concedieron el honor de rezar una décima del rosario, (Segundo misterio gozoso no podía haber estado más relacionado con los no nacidos) por nuestra causa. Por las agujetas que tengo me parece que el granito ha servido de algo.

Por cierto Don Enrique para mi su blog también es una estación de servicio (No es adulación, es justicia). Dios se lo pague!!!.

David Beltrán

Isa dijo...

Fue impresionante. IMPRESIONANTE.
2 millones de personas normales, de cualquier edad y condición luchando por lo mismo...¡y qué ambiente más bueno! a ver si nos hicieran algo de caso...

Isa dijo...

Y dicen que fuimos decenas de miles de personas...no se cansarán nunca de no decir la verdad...¡calro que éramos decenas de miles! ¡hasta 2 millones!

Adaldrida dijo...

Millón y medio le pese a quien le pese. Yo estuve y fue alucinante. Ahora, papeles y globos por el suelo al final sí que había. Muchísimos.

Isa dijo...

Adaldrida, eso era normal...

Juanan dijo...

Yo estuve. No sé si llegamos a los dos millones, que no lo creo, pero millón y un buen pico sí. Desde abajo todo se veía muy normal, ambiente de fiesta, pegando saltos y coreando los lemas.

Hakuna Matata: vive y deja vivir!!

Anónimo dijo...

Tuve la oportunidad de entrevistar a un antidisturbio que habian mandado a la manirfestacion.

Estaba sorprendido. Apenas se veian botellas y latas por el suelo, ni un desperfecto...

Anónimo dijo...

soy anticatólico pero me gusta leer este blog. todas las semanas leo lo que ha escrito el cura que escribe esto. porque me gusta comprender todos los puntos de vista de la sociedad.
eso sí, esta entrada, con ese tono irónico, a la par que estúpido, es para seguir teniendo asco a todos esos que no tienen ni pizca de inteligencia (la misma que la entrada) y que con su pensamiento retrógado hace que españa sea un país en el que da asco vivir.
curilla....deberías leer a lutero.

Anónimo dijo...

Tambien hay gente normal que no fue a la manifestación: chicas monas, chavales estirados, señores gordos, madres con carritos, niños vestidos de fiesta, policías sonrientes, botellines de agua…
y que tranquilamente sin alarmarse por estar en un estado de derecho la vieron respetando a los manifestantes.

Marta dijo...

Lo de ayer fue increible!yo estuve de voluntaria y es una pasada ver que tantos jovenes normales estuvimos ahi aguantando desde bien pronto y hasta bien tarde...por algo importante estariamos alli digo yo!

Anónimo dijo...

Pues yo creo que ni pa tí ni pa mi, ni 250.000, ni 2.000.000.
Yo no pude asistir, lo vi por el canal intereconomía, y he de decir que me llevé un chasco porque la gente que se veía era muy standar, muy de familias que van a Torreciudad o "adoles" que van a los "clubs". El tema es demasiado grave cómo para que no hubiera una mezcolanza más palpable. Y todos los que el canal entrevistó (salvo los q iban al plató) cortados por el mismo patrón y diciendo obviedades tontas. Cuántos habitantes tiene España? No hace falta pertenecer a asociaciones provida o ser católicos practicantes para darse cuenta que el aborto es un genocidio. Madrid, tendría que haberse colapsado este sábado. Nerea Arreche.

Enrique Monasterio dijo...

Como bien saben los habituales de este blog, aquí no suelo admitir insultos. En cuanto llega un comentarista faltón, se me hincha la vena dictatorial y lo elimino por las bravas. Así soy de intolerante y de censor. ¡Qué le vamos a hacer!
Hoy, sin embargo, he querido publicar el comentario de un valiente “Anónimo” que empieza por definirse “anticatólico” (chúpate esa) y me llama “estúpido” y “retrógado” (sic). También me dice “curilla” (lo tomo como un elogio) y me hace responsable de que en España dé asco vivir.
Estoy de acuerdo, querido y sutil pensador, en que mi inteligencia es limitada, pero me desconcierta que me recomiendes la lectura de Lutero. ¿Podrías decirme, en concreto, qué libro o pasaje te parece más adecuado para amueblar mi elemental sesera? ¿Tiene algo que ver Lutero con el tema de este post, que es, en definitiva la defensa de la vida? Tal vez hayas descubierto que Lutero estaba a favor del aborto. Sería todo un hallazgo, desde luego. No dejes de contarme dónde y cuándo lo has leído; pero, por favor, sin insultos, que uno ya está muy mayor para que le llamen cosas.

Enrique Monasterio dijo...

Tienes razón, Nerea. No hace falta pertenecer..., etc. Por eso deberías haber ido tú, ya que estás de acuerdo en que el aborto es un asesinato. Quejarte por que los asistentes son "standars" me suena raro. ¿Qué hacemos? ¿Les decimos que no vayan? ¿Les pedimos que se disfracen de niñas góticas o de punks?
Tienes razón... Hay un millón de personas, más o menos, que van a clubes y a Torreciudad. Es indignante

María dijo...

Lo que más me impresionó: ver a personas con el Síndrome de Down manifestándose bien contentas con sus vidas. Concretamente, vibré al ver a un papá orgulloso de llevar a su hijo pequeño a hombros. ¡Qué bella escena y cuanto hablaba po si sola! Pena que me falló la cámara...

Enrique Monasterio dijo...

Gaztelu: no publico tu comentario. No insultemos a nadie; tampoco a los que insultan.

chon dijo...

D. Enrique, gracias por publicar el comentario faltón del anónimo anticatólico. Me ha confirmado algo que llevaba pensando hace tiempo. Ya lo iré contando.

Anónimo dijo...

El problema D. Enrique es que nos creemos que tenemos derecho a opinar de todo y de todos. A NErea le digo, que se estaba mejor en casa que gritando si a la vida y luego comentas que era gente a fin al Opus Dei? ( habla claro chica que no nos vamos a alarmar) pues si, porque defendemos la vida, pero también habia monjas, personas que nada tienen que ver con lo anterior... que más dá la forma cuando lo importante es el fondo. Que alli estábamos muchisima gente, dá igual el número para decir NO AL ABORTO y si a la vida. Y por supuesto ser personas civicas y educadas que van a lo que van y ya está.
Al anonimo que critica a los curillas y encima nos recomienda a lutero, le digo que la ignorancia es lo que dá pena y en lo fácil es ir al insulto y no al respeto. ELisa

Pascalle dijo...

Me da pena que haya gente que de entrada se defina a sí misma "anti"... Esa es la actitud que hace difícil la convivencia.

CARMINA BOZALONGO dijo...

Anónimo, he de decirte que para nada me considero retrograda, tengo 38 años, es más mis alumnos (Escuela Pública), dicen que tengo la mente abierta y realista en cuanto a ver la vida tal como es y se vive. Siento llevarte la contraria, soy Católica, y estoy en contra del aborto ¿Acaso lo uno esta reñido con lo otro?, pues creo que no. Me considero muy normal, y el sábado hice 475 Km. por asistir a la manifestación. ¡Ah! otra cosa no pertenezco al Opus (lo digo con el mayor de los respetos, cada uno tiene su opción en la vida).Hasta otra, que va a tocar la chicharra y he de entrar en clase.

Olga Papathoma dijo...

Y dale...Que defender la vida no es cosa de ser católico, aunque ya se ve que son los que más se comprometen con ello. Y yo también eché de menos a los góticos, punks, "antis"...pero supongo que si no fueron sería porque no quisieron. Yo he visto a una "gótica" llorar amargamente porque su amiga había abortado (16 años). Por cierto, que sí fue a la manifa: a lo mejor se "disfrazó" y por eso no se la vió. Me impresiona los que se han unido a distancia: chapeau al de Polonia, hizo algo que no vio nadie ni salió en la tele.

Clara dijo...

Fue una delicia. Me alucina lo que hacen las ganas, la ilusión de hacer algo. Doce horas de viaje entre ida y vuelta que me supieron a poco, unas horas en Madrid que me supieron a gloria, encuentros con hermanos que viven en otros lugares, abrazos, sonrisas, un día radiante y tibio, niños y padres por todas partes, banderas de todos los colores, todo era alegría. Nosotros no llegamos ni a Cibeles desde Sol que salimos. Era la marabunta. Cantamos, gritamos y coreamos los eslóganes. Lo mejor, ver a los hijos en la mani: felices, conscientes de que vivían un momento histórico y de la razón por la que estaban ahí.

Pierre Nodoyuna dijo...

Pues por más que miro las fotos no veo a nadie conocido....y eso que me ha pasado la vida yendo a clubs y a Torreciudad...No sé, debe ser que se han escondido para no salir en la tele... Sólo he reconocido a un amigo que es ginecólogo por la vida. Y, por cierto, que gusto ver gente joven que se moja, como los alumnos de Don En.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Jajajajaja. Y yo que creo que el valiente Anónimo es un infiltrado de don Enrique para darle vidilla a los comentarios del blog y hacernos pensar más...

(Los insultos hay que tomárselos con humor. Como usted dice, don Enrique, es un halago el que cierta gente le insulte a uno. Claro que no insulta el que quiere, sino el que puede...)


Por cierto, ¿también Lutero fue a la manifestación, o es que me he perdido algo?

Clara dijo...

En la mani estuvieron protestantes evangélicos con su pancarta. Se puede ver el álbum de fotos que HazteOir.org hahecho del 17-O

Isa dijo...

Certo, yo vi con mis ojillos la pancarta...
¿Habéis visto este vídeo? ¡es muy chulo!
http://www.youtube.com/watch?v=sYB6BMj9veM

Ulin dijo...

¡No haga caso al anónimo anticatólico, don Enrique!¡Los retrógrados seguimos aquí, armando escándalo y evitando que el país progrese hacia un mundo feliz (el de Huxley)!¡Y aquí seguiremos!¿Quién culpa a nuestro progresista por estar de mal humor? Yo también lo estaría si pensase como él y acabase de ver la manifestación del 17-O. ¡Debe ser tan deprimente ver a tanta gente resistiéndose a avanzar hacia la utopía el Bienestar Absolutísimo, y prefiriendo en cambio el viejo mensaje de "No matarás", ni siquiera a los niños que obstaculicen tu placer! En cuanto al insulto final, "un perro que orina en la ladera del Fujiyama no le quita ni un ápice de su grandeza".

Galahad dijo...

Yo estuve allí. Me siento orgulloso de ello. Era mi deber.

¡No al aborto!¡No a la muerte de inocentes!¡No a matar por comodidad!