miércoles, 21 de octubre de 2009

El perdón

Bernardo dejó ayer este comentario en mi post "Consenso". Lo reproduzco aquí porque vale la pena leerlo: hasta ahora no habíamos hablado de perdón, y era necesario escribir esa palabra.


"Puede que el PP derogue la ley del aborto de Zapatero. Pero no habrá vuelta atrás de la inicua Ley de 1985 hoy vigente sin montañas de perdón. El daño es tremendo, y sobre todo es humanamente irreparable. Eso es en parte lo que más me duele: que no se puede deshacer ni compensar. Sólo podemos aspirar al arrepentimiento y sobre todo al perdón. Y llegará un momento en que los partidarios de la vida tengamos que acoger con los brazos abiertos a madres, médicos y políticos arrepentidos."


Pienso que es un buen modo de poner el punto final a esta serie de entradas en defensa de la vida. De ahora en adelante, volvemos al tono habitual de "pensar por libre", donde cabe casi todo, pero siempre con un aire positivo y esperanzado, sin perder nunca el buen humor.

12 comentarios:

GAZTELU dijo...

Yo tambien pienso lo mismo que usted D.Enrique y estoy convencida que lo que dice Bernardo se cumplira en mayor o menor medida,tendremos que abrir los brazos a mucha gente arrepentida.
Ojala Dios lo quiera!!!!!
GRACIAS

Enrique dijo...

No somos los partidarios de la vida quienes hemos de perdonar a nadie. Eso se da por supuesto. Es Dios, Quien nos tiene que perdonar a todos.

Enrique Monasterio dijo...

Decimos lo mismo, Enrique. Nadie ha escrito aquí que debamos perdonar nosotros, sino acoger con los brazos abiertos a quien ha recibido el perdón.
No podemos ser como el hijo mayor de la parábola.

Gerardo dijo...

DOn Enrique!!!, sugiero un nuevo post para hoy!. La nueva prelatura anglicana católica!!...es un notición y una gran alegría saber que 400.000 anglicanos vuelven a la comunión con Roma y el Papa. Desde Enrique VIII...cuanto tiempo ha pasado!. Sigamos rezando por la labor ecuménica tan grande que esta llevando a cabo el Santo padre y la Iglesia entera!.

El sábado me caso....encomiende!lo hará verdad??

Gonzalo dijo...

Por supuesto que habrá que acoger con los brazos abiertos... Lo que no termino de ver es a esos políticos arrepentidos, ya que de la ley del 85 están todos encantados, empezando por esos que el sábado pedían el rechazo de la "ley de Aído y Zapatero" pero no pedían la derogación de toda legislación que permita el exterminio inmisericorde de cientos de miles de vidas inocentes.

¿Verán la luz? ¿Recibirán una señal? A día de hoy yo no confío en ninguno de ellos. Espero que el error sea mío. Y que si es así, por supuesto los reciba entre abrazos y lágrimas de júbilo.

MS dijo...

Hola D. Enrique,
He descubierto hace poco el blog y me estoy poniendo al día con las entradas. Enhorabuena y muchas gracias. Me encanta. No soy antigua alumna de Aldeafuente, pero sí de un colegio primo-hermano. En aquellos años andaba por allí una hermana de Kloster, que me regaló El Belén que puso Dios. Al descubrir este blog lo he "recordado" y esta Navidad empezaré a leérselo a mis hijos.
Lo dicho, muchas gracias.

Anónimo dijo...

Me parece muy buena reflexión. Ante el arrepentimiento de corazón, el perdón es el primer paso en el camino de su curación, que apuesto será dura y larga. G. AC

INÉS dijo...

Pues sí...amnistía personal para todos los que sabemos rectificar aunque hayamos metido la pata.
Yo me apunto...

Isa dijo...

De acuerdo, a ser optimistas, a vivir la caridad y a no perder nunca la esperanza...

carlos esteve dijo...

Me gusta.

No entiendo al PP. 4 años de mayoría absoluta y ni un dedo para HACE cUMPLIR LA LEY. Hipocresía barata, a mi juicio. Todo por los votos.

Un saludo

Isabel Riñón dijo...

A mí la manifa del 17 me pareció una fiesta. Nos alegrábamos de tantas personas a favor de la vida, a favor del ser humano. Y sin política por medio.

Si tanta gente como había allí nos movilizamos para ayudar a las madres (a todas, también las que tienen "programados" los hijos), para hablar bien de la maternidad, para crear una cultura de la vida y de la esperanza, la sociedad irá cambiando y la ley del aborto no tendrá sentido.

Estoy segura de que en muchos paises, en los que se está tramitando su primera ley del aborto, se sentirán animados al ver la muchedumbre que se congregó. Y dar esperanza es muy bueno.

Al final puede ocurrir con el aborto como les sucedió a tantos europeos que apoyaron a los nazis por miedo, por no enfrentarse a la verdad, que volvieron la cara cuando veían a sus conciudadanos judíos tratados como animales. Y nos sentiremos avergonzados por haber pensado que eran los políticos los únicos que tenían la responsabilidad de cambiar las leyes y habernos cruzado de brazos.

Así que, seremos muchos los arrepentidos.

yomisma dijo...

Aúpa Isabel!