viernes, 20 de noviembre de 2009

Contra la pornografía infantil

Los cientos de millones de páginas pornográficas que llenan la red no están ahí porque las haya puesto el diablo. Las han puesto los hombres. Hoy, 20 de noviembre, es un día dedicado a luchar contra las más repugnantes de todas: las que utilizan a los niños: la pornografía infantil.

Con mucho gusto me uno a esa campaña e incluyo en mi blog el vídeo correspondiente. Pero seamos sinceros: hay que ir a la raíz. Cuando la pornografía "adulta" se ve como un derecho y se fomenta en nombre de la libertad individual, es inútil tratar de ponerle límites.

Hay que luchar por defender la dignidad del hombre y de la mujer. El cuerpo humano no puede ser un objeto banal de consumo. La sexualidad es un don de Dios que nos permite participar de su amor y de su poder creador, no un juguete para obsesos.

La pornografía infantil es sólo el último (o penúltimo) estadio de un proceso de corrupción que es preciso atajar con energía si no queremos que esta civilización nuestra quede sepultada por tanta basura.




8 comentarios:

angel miquel aymar dijo...

Estupenda iniciativa.
Una cosa es la libertad y los derechos y otra muy distinta actuar como pervertidos desenfrenados. Esos gobiernos que tanto se preocupan por la ecología debieran actuar bloqueando esta basura que contamina internet, igual que la China "antidemocrática" le paró los pies a Google con estos temas.
Es una pena que esta sea otra campaña "en contra". Pero hay muchos que no necesitan tolerancia sino un buen par de galletos. Yo creo que "pensar por libre" es al menos una bofetada moral a toda esa pocilga.
Ánimo don Enrique que cada vez menos serán los diablos y más los hombres arrepentidos.

Yuria dijo...

Cómo se degrada el hombre. Es muy amargo esto.Tanto por lo infantil como por lo adulto.
Le agradezco que se haya unido a esta campaña con tanta naturalidad.

Almudena dijo...

Sintiéndolo mucho, no encuentro comparable ni de lejos la pornografía adulta con la infantil.
A un niño se le puede destrozar el presente y frustrar un futuro, siendo absolutamente inocente e indefenso. Eso jamás ocurre con un adulto.
El daño no es comparable.
La crueldad, tampoco.

Enrique Monasterio dijo...

Aunque me gusta dejar los comentarios como están, sin rebatirlos ni apostillarlos, algunas veces resulta difícil no entrar al trapo.
Almudena, yo no comparo nada; digo sólo que la pornografía, la "cosificación" del cuerpo y su mercantilización pornográfica está en el origen de todo. La pornografía es un caballo desbocado que lleva en muchos casos a cometer las mayores aberraciones. La bestialidad o zoofilia, el sadismo, la violencia sexual, la utilización de los niños etc., no surgen de la nada.
La pornografía despersonaliza al prójimo y lo convierte en puro objeto de placer, en un cacharro de usar y tirar.
A partir de ahí, el temperamento o los desequilibrios de cada uno hacen el resto.

yomisma dijo...

Solo recordar que el Domingo es el bautizo de Cecilia, y a la vez su santo, y pedir oraciones por la neófita. Ya mandaré alguna fotillo.

Enrique Monasterio dijo...

... y además es la Fiesta de Cristo Rey. Espero esas fotos y, si me dejas, las coloco en el blog con todos los honores.

Isa dijo...

Qué barbaridad; no me entra en la cabeza que haya gente tan salida y cruel que pueda hacer estas cosas, pero las hay.
Gracias por su entrada, me ha gustado mucho y me ha dado que pensar...

yomisma dijo...

Tiene Ud mi permiso