jueves, 12 de noviembre de 2009

Ed è subito sera...


Algunas veces la vida termina como las buenas películas americanas: con un plano general, un crepúsculo dorado, una figura humana que se aleja y un the end que nace de una estrella y se agranda en el cielo. Para entonces, los espectadores ya se han levantado de sus butacas y empiezan a abandonar la sala. Nadie, por supuesto, leerá los créditos finales.

Otras veces, en cambio, la vida es una novela a la que alguien ha arrancado el último capítulo. Termina de improviso, sin desenlace, a mitad de una frase o incluso de una palabra cuyo significado nadie entenderá; viene así, tan de rep...

Sin embargo, para Dios todas las vidas tienen sentido. También estas últimas. ¿Quien sabe? Una existencia truncada a mitad del camino puede ser en el Cielo una novela maravillosa.

"Ognuno sta solo sul cuor della terra / trafitto da un raggio di sole: / ed è subito sera". Cada uno está solo en el corazón de la tierra, traspasado por un rayo de sol. Y, de pronto, anochece.

(Perdonadme este pensiero melancólico, que me asalta al salir de un hospital, y la torpe traducción del poema más famoso de Salvatore Quasimodo)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi vida han sido arrancadas de cuajo varias personas en diferentes etapas,de repente y previo aviso, sin derecho a créditos finales, aunque para Dios tenga un significado yo nunca se lo he encontrado y es una cosa que me hace ponerme en contra de El, y me cuesta mucho volver a su lado sin agriamientos.

Bernardo dijo...

Todas las muertes tienen sentido, otra cosa es que no las entendamos a la primera. Pero cuando nos toque el turno a cada uno de nosotros, sí lo entenderemos. Ese pensamiento me reconforta.

Isabel Riñón dijo...

De viejo uno se va, de joven a uno se lo llevan.

Sin embargo, sabemos que no sabemos cuándo. Inconscientemente pensamos que ha de ser tarde.

Clara dijo...

Sí, a veces la vida se vuelve insoportablemente dura de repente.

Y a veces me pregunto por qué algunas personas sufren tantos reveses mientras otros tenemos los justitos y naturales. Y me conmueven aquellos que, contra toda lógica humana, le dan la vuelta y encuentras en ellos una sobrenaturalidad luminosa y pacífica, que te hace desear estar cerca porque intuyes que viven muy pegados al Corazón de Jesús, en paz con Dios a pesar del dolor humano que les acompaña.

Sí, la vida se vuelve dura de repente. Cuánta comprensión necesitan los que así sufren. En esos momentos recuerdo una de las jaculatorias a la Virgen: "Consoladora de los afligidos, ruega por nosotros". Quizá si la repetimos muchas, muchas veces, encontremos en el regazo de la Madre el bálsamo que necesita el alma dolorida.

Paco Cabrera dijo...

la noche no es más que un momento pasajero, aún durante la noche hay luces colgadas en el cielo y siempre queda el lucero de la mañana para arrebatarle su ficticio poder. Animo que la victoria sobre ella está asegurada.

maría dijo...

Anónimo, si quieres busca en youtube un vídeo donde una chica (Carlota Ruiz de Dulanto) que ha sufrido varias contrariedades como quedarse paralítica a los 20 años (o por esa edad), tener una hija que casi se muere al nacer y que tuvo muchos problemas y por último morir su marido que era "sus piernas", cuenta en una entrevista el sentido que ha tenido para Dios todo eso. Es muy bonito e igual te ayuda. Rezo por ti en cualquier caso.

Enrique Monasterio dijo...

Ese video del que habla María está también en mi blog. Lo publiqué el 3 de agosto de 2008

Isa dijo...

Me ha encantado su entrada don Enrique.
Cierto, un día sin previo aviso alguien se nos va. Lloramos y decimos que no sabemos por qué. Pero El que se la ha llevado sí lo sabe; y sabe que era su momento y que le tocaba disfrutar de Su presencia eternamente.

Anónimo dijo...

Gracias Maria, gracias Don. Enrique y por supuesto gracias a Carlota por ese testimonio Acabo de ver el video y a mí también me gustaria poder decir: Es verdad todo tiene un sentido, pero es algo que me cuesta , por que como os decia todavía no lo he encontrado, pero confio que llegará ese día, y entonces prometo una entrada y decirlo a gritos. Que la ayuda que hoy he recibido de vosotros la sepa devolver.

ann dijo...

Tambien en mi vida han sido arrancadas de cuajo varias personas, pero en una ocasion en que me avisaron de la muerte de un ser muy querido, estaba leyendo a Sta.Teresa, y decia: Dios, es como un jardinero, que arranca las rosas en su mejor momento.

Esto me dio mucha paz.