martes, 10 de noviembre de 2009

Patriotas

Ubi bene, ibi patria, escribió Cicerón: donde te encuentras bien, allí está tu Patria.

Ahora entiendo por qué me siento patriota de tantas patrias distintas; por qué me niego a menospreciar a ninguna; por qué me gustan las banderas cuando pueden estar juntas sin ser estandartes de banderías; por qué me encuentro a disgusto donde se odia o se ofende al vecino... Porque el vecino siempre soy yo.

En mi ventana cabe el Cielo entero con tal de que esté siempre abierta.



(Mientras escribía esta reflexión recordé el punto 525 de Camino):

Ser "católico" es amar a la Patria, sin ceder a nadie mejora en ese amor. Y, a la vez, tener por míos los afanes nobles de todos los países. ¡Cuántas glorias de Francia son glorias mías! Y, lo mismo, muchos motivos de orgullo de alemanes, de italianos, de ingleses..., de americanos y asiáticos y africanos son también mi orgullo.

—¡Católico!: corazón grande, espíritu abierto.


13 comentarios:

INÉS dijo...

Universal, católico...pero del mismo Bilbao ¿no?
Es compatible D Enrique no fastidie...

Felicitas dijo...

Desde la gran patria del odio institucionalizado hacia España, morituri te salutant!

bueno, un poco exagerao, pero por ahí van los tiros....
;o)

Almudena dijo...

Una sola duda: ¿Qué suceso le ha sugerido esta entrada? Me quedo dando vueltas en la cabeza... En cualquier caso, cien por cien de acuerdo en todo.

Historias del Metro dijo...

Vaya, iba a preguntar lo mismo que Almudena.
Me encanta la última frase de ese punto de Camino.
Se lo voy a reenviar a quien yo me sé.
Qué fácil es escudarse en resentimientos ficticios y creados, en normas absurdas, en odios inventados... y tener el soberano morro de llamarse católico. Como si ser católico fuera ser cuadriculado, o ser de un lugar o de otro, tener una ideología determinada, cuanto más opresiva y cerrada al resto del mundo mejor...

JMM dijo...

Decía San Agustín: Ama a tu prójimo y sólo más que a tu Patria a Dios. San Agustín y San Josemaría noe enseñan que el deber del católico es amar a su Patria. Además, en palabras de Juan Pablo II, España es "Tierra de María". Eso de las varias patrias no acabo de entenderlo.

Un abrazo

Javier M.-M.

Enrique Monasterio dijo...

JMM: puedes no estar de acuerdo conmigo, pero creo que me he explicado bien.
Hace dos años lo expresé con más claridad aún. Lee esta entrada:
http://pensarporlibre.blogspot.com/2007/03/patriotismo-y-ombliguismo.html

Y, por supuesto, hay que amar a la patria: es una virtud cristiana derivada del 4º mandamiento

yomisma dijo...

Que ha pasado en España? Me he perdido algo?

Isabel Riñón dijo...

De más pequeña, en el cole, me animaban a preocuparme de los "niños negritos de Africa". Era lo que se llevaba. A mí me parecía que eso estaba muy bien, pero sólo podía ayudarles con dinero. A los que de verdad yo quería era a los que tenía cerca, a los que veía: mi familia, mis amigas, mis conciudadanos de mi misma ciudad y mis compatriotas de mi misma patria. A los negritos no los quería, y eso me hacía pensar que yo era muy egoista.

Como decía aquel, es cuestión de orden. Pero también es cierto que, el que no va más allá de la patria es porque mira por un canuto.

Isa dijo...

Pues claro que sí, hay que tener un alma universal...¡todos somos hijos de Dios seamos de donde seamos!
Y, por supuesto, amar a la madre patria; eso siempre.
Cuánto me gusta ver los partidos de fútbol entre dos selecciones cuando tocan los himnos y se ponen todos (unos más que otros) tan solemnes...

Boo dijo...

Me parece que ése espíritu abierto es el que te lleva a hacerte inglés con los ingleses si vives en su país, americano con los americanos, nigeriano con los nigerianos y hasta... francés con los franceses (que ya es difícil, ¡es broma!)Lo cual no quita que uno ame su Patria con pasión y sienta una especial atracción hacia sus paisanos al encontrarse en otros países ( es curioso el fenómeno de unión extraterritorial que sentimos hacia gente, compatriota, con la cual no nos uniríamos en nuestro país)

yomisma dijo...

Lo malo es que nunca acabas de ser americano de verdad.... incluso si tus hijos lo son. No sé, hay algo que te separa. Ni siquiera hemos crecido con los mismos programas de TV, la pop culture es diferente,no han oído a Nacha Pop, y la manera de hacer y ser amigos, nada que ver. Pero uno se acostumbra. Y salen lágrimillas al escuchar el "Jose cayu siiiiii", o el America the Beautiful. Ahora, todavía no han conseguido que recite el Pledge of alegiance (ni sé cómo se escribe....)

Clara dijo...

Para mi, el amor a la patria, la chica, la grande, es tan natural como el que siente uno por su familia. Y esos amores no excluyen el cariño y/o admiración a otras patrias o familias con lss que te vas topando en la vida.

SOFIA dijo...

Acabo de recibir una carte de una preciosa e inteligente joven que lleva 3 días en Congo. No hace mucho decidió ser monja, de la Congregación de su colegio. Entre otras muchas cosas dice: "Hemos desayunado y a las 8:00 hemos salido de casa en procesión, porque fuera nos esperaban todos los alumnos para izar cuatro banderas: la del Congo, porque es nuestro pueblo; la del Vaticano, porque somos iglesia; la de la Pureza, porque es nuestra familia; y la de España, porque de nuestro país salió Madre Alberta, quien recibió de Dios un carisma para enriquecer al mundo."