jueves, 11 de marzo de 2010

¿Iguales?


—Todos los hombres son iguales. Cuanto más se les consiente, más egoístas se vuelven.
La terrible afirmación salió, por supuesto, de unos irritados labios femeninos.
—Cuando hablas de “todos los hombres”, ¿me incluyes a mí también o sólo a tu marido?
—A usted no; usted es como nosotras.
Preferí no profundizar en el tema, y añadí:
—Ya. Y tu marido equivale a todos los hombres.
—¡Si es que son todos iguales!, ¿no cree?
Volví a casa un tanto deprimido. Kloster trataba de levantarme el ánimo:
—No te preocupes, colega. Todas las mujeres son iguales.
—¿Iguales?
—Sí, encantadoras.

19 comentarios:

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

¿ENCANTADORAS?...¿DE SERPIENTES?
ja.ja.ja...verdaderamente todos los hombres somos iguales pero tambien todos somos distintos. tambien todas las mujeres son iguales y todas son distintas.
Solamente depende del punto de vista desde el que uno lo mire.

adela dijo...

Ese Kloster es un tipo listo.

GRACIAS

Anónimo dijo...

Ese corporativismo "de género" que mantenemos los unos y las otras es poderoso cuando lo lanzas-media humanidad- y terrible cuando lo padeces -tu sólo frente a la otra media humanidad-.

Andrés dijo...

Kloster me parece un acompañante de lo más metafísico, la verdad es que hace unos comentarios muy buenos, felicitele de mi parte.

Saludos a los distintos y a las distintas en esta igualdad de ser human@s.

Anónimo dijo...

Kloster te amamos por ser asi.....simplemente decis lo es en el momento preciso. Yo tengo la costumbre de generalizar igual q la amiga "Todos los hombres son Iguales!" pero realmente kisa lo hago por simular indeferencia....no todos son iguales... siempre hay uno mas listo q otro,
un abrazo y gracias por esta magnifica entrada.

Burbujita de Mani.

Almudena dijo...

Y el caso es que casi todos los hombres son igual de egoístas... incluídos los sacerdoles (ahí disiento de su interlocutora). Pero, ¿Cómo podríamos santificarnos si no fuera por los benditos hombres que nos procuran todos los medios y ocasiones necesarios (incluídos los sacerdotes, insisto)?
Además, a veces, también ellos son encantadores...

Anónimo dijo...

Aquella mujer quiso hacerle un cumplido diciendo que usted no era como el resto de los hombres y usted se deprime por eso?
Chon

Historias del Metro dijo...

Jajajaja!!! estoy de acuerdo con Almudena. ¿Qué sería de nuestra santidad sin esos pequeños egoístas que son capaces de darle la vuelta a todas las tortillas con tal de aparentar tener razón?

ann dijo...

Mi padre es UNICO.

Andrea Rodil de del Valle dijo...

Hoy en una clase de Biblia que estoy tomando, comentaba el sacerdote que ¿qué sería de nosotros si Dios hubiera dispuesto que los Evangelios fueran escritos por mujeres? No acabaríamos de leer nunca!!!
Todos los hombres son iguales.... pero gracias a Dios tambien son muy diferentes. A mi, me encanta el mío (aunque a veces me entra la tentación de ahorcarlo... je, je, je)

Isa dijo...

¡Ja ja ja! Acertada afirmación esa última...aunque yo conozco a unas cuantas no tan encantadoras...

Calvinyhobbes dijo...

...

GAZTELU dijo...

Me encantó el comentario de Andrea,buenisimo lo del sacerdote y que gran verdad!!!
Por otro lado pienso que hay de todo,desde luego mi marido no es nada egoista,bastante más lo soy yo,aunque a veces tenga ganas de "matarlo" por otras cuestiones.
GRACIAS poe la entrada D.Enrique,muy buena.
Supongo que será la frase más escuchada en su "armario" que es como le llama mi cura al confesionario.
GRCACIAS

Pierre Nodoyuna dijo...

Lo que hay que aguantar.... En fin, todo sea por la audiencia.

Enrique Monasterio dijo...

Gaztelu, del "armario" no hablo jamás

GAZTELU dijo...

Lo doy por hecho,pero no se enfande!!! era un simple comentario.
GRACIAS

Pierre Nodoyuna dijo...

Repito: lo que hay que aguantar!

Historias del Metro dijo...

ahora que vuelvo a leer mi comentario, me parece un poco fuerte, además de mentira. Pero es que estaba enfadada con los hombres en ese momento. Así que lo retiro, va.

Varón anónimo dijo...

Cuánto comentario femenino en en esta entrada. Cómo se ve que tuvo a Kloster de ayudante en la capellanía de Aldeafuente.
En fín.......¡Todas las mujeres son iguales!
¿Encantadoras?.... a veces ¿Mandonas?.....siempre
Un varón anónimo, por si acaso